Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El Fisura, el joven narcotraficante detenido que busca destronar al Betito Suárez en el Cerro y Casabó

En 2017, un joven veinteañero apodado "El Fisura" ayudó a que otros dos hombres intentaran asesinar a dos de sus contrincantes por la guerra de bandas en el barrio Casabó. 

A uno lo mataron y al otro le dieron un balazo en la cabeza que, meses después del crimen, todavía tenía el proyectil incrustado en la cabeza. El herido se negó a hacer la denuncia por lesiones, aunque la Fiscalía igual persiguió su caso de oficio.

El Fisura contribuyó con los hechos conduciéndolos en un auto Chevrolet Spark hasta el lugar. Por eso, en marzo de 2018 fue condenado por la coautoría del homicidio y las lesiones a dos años de prisión y dos años de libertad vigilada intensiva. 

Pese a eso, cinco años después de la condena, se convirtió en uno de los "mandos medios más importantes" de las organizaciones narco que hay en los barrios Cerro y Casabó. Así lo señaló el fiscal de Homicidios de 1o Turno Carlos Negro en la audiencia de formalización de uno de sus presuntos cómplices. 

Hoy, el Fisura es gerente de varias bocas de pasta base en la zona y la Policía y la Fiscalía indaga su vínculo a varios homicidios que ocurrieron en los últimos meses en esos barrios. Según reconstruyó El Observador, el motivo del incremento de la violencia en el Cerro y Casabó obedece, en gran medida, al interés del Fisura de tomar el espacio que tienen Luis "Betito" Suárez y Ricardo "Ricardito" Cáceres como principales gestores de la droga en esa zona

Aunque Betito está libre desde febrero de este año, su hermano Ricardito permanece preso en un módulo de máxima seguridad. 

En la esquina de la cuadra donde vive el narco más famoso del Cerro, se nota que algo pasa. La gran afluencia de gente que va y viene por camino Cibils no opaca la presencia de aquellos que están en las inmediaciones de donde vive Betito Suárez.

El mueble tirado en el frente de una cuadra con casas es un primer aviso que solo hace a quien pase, levantar la vista. Así, confirma el prejuicio una construcción precaria que tiene a su puerta-cortina como principal protagonista. En tan solo segundos son varias las personas que entran y salen. 

Los narcos dejan huella en el Cerro y Casabó. No solo en inscripciones que han hecho en algunas paredes y en contra de la Policía, también en los autos. En la misma cuadra, se puede ver uno completamente incendiado y una camioneta nueva y cara, sin matrícula, estacionada en la puerta de una casa de chapa. 

Foto: El Observador.

El fiscal Negro no mencionó directamente a qué banda pretendía destronar el Fisura, que es uno de los líderes de la banda llamada de los "Calidad", pero sí precisó que "todos sabemos de la existencia de líderes de bandas que hoy están presos, y la necesidad de las nuevas generaciones de ocupar esos espacios libres". "Ese es el caso del Fisura que viene a ocupar el lugar de un famoso narcotraficante que hoy se encuentra privado de libertad y que lógicamente tiene una banda", señaló en una audiencia judicial que presenció El Observador el pasado 22 de setiembre. 

El Fisura fue capturado este miércoles, después de haber estado prófugo casi una semana, y en el barrio se nota. Efectivos de la Guardia Republicana y de la Unidad Puma de la misma fuerza se despliegan en el barrio intentando prevenir probables coletazos de su encarcelamiento. 

La Fiscalía de Homicidios de 1o Turno, que está liderada por Negro, logró la imputación del hombre (que ahora tiene 25 años), por la tentativa de un homicidio muy especialmente agravado. Esa audiencia la llevaron adelante las fiscales adscriptas Natalia Pereira y Victoria Ghiorsi. 

El delito ocurrió el 9 de setiembre y por el mismo hecho también imputaron a un joven de 20 años apodado Sicario. En esa audiencia —ocurrida el viernes 22 de setiembre— Negro le explicó al juez Marcelo Souto que al imputado le decían así porque era el sicario del Fisura

Los fiscales reconstruyeron el crimen en base a los testimonios de testigos reservados y la víctima, quienes señalaron que el Fisura y el Sicario llegaron a una de las bocas de pasta base que abastecen en la madrugada del 9 de setiembre con caretas pintadas de negro. Se bajaron del auto con armas de fuego en las manos y, al ver eso, la víctima salió de la boca a fumar un cigarrillo. 

Él, adicto a la pasta base, sabía que cuando llegaba el Fisura ya no le iban a dar más droga. Él vendía la sustancia a cambio de chasquis (de pasta base) para consumir, pero eso en realidad está prohibido. 

Cuando salió, "pispeó" para adentro del auto del que se bajaron el gerente de la boca y su sicario. Según reconstruyeron, el hombre, por su adicción, miró casi instintivamente hacia adentro del auto a ver si algo de lo que había allí le servía. 

A partir de ahí, la versión de la víctima y la de los testigos difieren en algunos detalles. La víctima, que declaró en el Hospital Maciel dado que todavía se encuentra en CTI, dijo que el Sicario (a quien no conocía, a diferencia del Fisura, al que sí ubicaba) le dijo: ¿Qué mirás? ¿Sabés quién soy yo? A lo que él le respondió que no y que no le importaba.

Eso, según él, generó que el Sicario le diera tres disparos, de los que impactaron dos.

Sin embargo, uno de los testigos reservados indica que es el Fisura quien dice "este puto pasó cerca de mi auto" y luego le dispara.

Foto: El Observador.

De todas formas, todos coinciden en que los dos estaban en la escena y que los dos tenían armas. Luego de eso, la víctima logró caminar unos metros y se desvaneció. Mientras tanto, Fisura y el Sicario dieron una vuelta manzana en el auto y volvieron al lugar, donde presuntamente lo rociaron con nafta e intentaron prenderlo fuego, pero desistieron porque el encendedor no funcionaba.

No lograron conseguir más que una chispa. Eso terminó salvando la vida del herido, quien pasó minutos pidiendo ayuda "aunque nadie lo ayudaba" —dijo Negro— hasta que un auto lo levantó y lo llevó a que obtuviera asistencia. 

Aunque la víctima no recuerda haber sido rociado con nafta, sí recuerda sentir el olor en la ropa, con lo que también coincidió su madre, a quien le dieron las prendas cuando él estaba en el hospital. 

A partir de ahora, dijeron fuentes al tanto de las investigaciones a El Observador, la Fiscalía indaga su posible vínculo a otros homicidios ocurridos en los últimos meses en la zona. Especialmente, a varios de ellos donde las víctimas fueron prendidas fuego. 

De hecho, hasta hace poco lo tenían en la mira por el doble homicidio de una pareja en Casabó, a la que le prendieron fuego la casa a fines de agosto. Finalmente, lo terminaron descartando —por el momento— dado que hay varios testimonios que lo sacan del lugar. 

Se estudia su vínculo a otros crímenes dado que varios testigos de oídas lo han nombrado con insistencia a él y a la banda de los Calidad.  

La negativa a la domiciliaria

La abogada del Sicario, la defensora de oficio Jennifer Saavedra, pidió al juez Marcelo Souto que, en vez de enviar al joven preso preventivamente como solicitaba la Fiscalía, dispusiera su arresto domiciliario. La abogada argumentaba que el crimen se podría haber consumado sin la presencia de su defendido —que no tuvo participación directa— y que tampoco estaba probado que estuviera involucrado.

En esa oportunidad, el fiscal Negro se refirió a la maniobra de los narcotraficantes para evitar la prisión, ir a arresto domiciliario y luego fugarse. En ese sentido, argumentó: "Solicitar dispositivo electrónico en este momento doctora... En donde ha quedado absolutamente claro, diáfanamente claro, que no está preparado". 

"Imagínese si pudo hacer todo eso el narcotraficante, si podrá una persona con dispositivo electrónico ir hasta la casa de un testigo y dispararle. Evidentemente el tema del dispositivo electrónico ha entrado en una etapa de revisión absoluta. O por la calidad para prevenir o conjurar peligro o por la ausencia de personal preparado que controle este dispositivo", complementó y advirtió que "hasta que no haya novedades" entendía que ese tipo de solicitudes en delitos tan graves deben ser "absolutamente dejados de lado" porque son totalmente ineficaces para paliar los riesgos que se imponen.

Por otra parte, en la audiencia del miércoles, el abogado del Fisura, Diego Etcheverrito, negó que su cliente haya participado del crimen, sino que pasó por allí y le "prestó auxilio" a la víctima. 

El hombre, que dijo ser albañil, fue detenido en su casa tras haber estado una semana prófugo.