Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La diversidad y la consigna

Basta de impunidad y saqueo de derechos”; es la consigna que la coordinadora de la marcha de la diversidad eligió para la marcha de la diversidad de 2023, que tendrá lugar esta noche. Sin dudas es una pena que una de las expresiones sociales más masivas del año tenga una consigna tan mezquina y partidaria. Pero también es clarísimo que eso no deslegitima a los cientos de miles que salen cada septiembre por 18 de julio.

La consigna es mezquina y partidaria porque no hay una sola medida de este gobierno que haya ido en desmedro de la diversidad. De hecho fue durante este gobierno que, por ejemplo, se eliminó la prohibición que inhibía a las personas homosexuales de ser donantes de sangre.

Sin dudas hemos avanzado, como sociedad, y sin dudas queda mucho por hacer. Pero poner como consigna de la marcha una expresión con connotaciones tan claramente partidarias es simplemente mezquino.

Se está dispuesto a achicar el movimiento de la diversidad con tal de crear una nueva trincherita desde la cual hacer oposición. Más allá de lo que diga la consigna, ¿alguien cree que en esa marcha no hay miles de personas afines al gobierno?

Claro que hay muchas y otras tantas indiferentes al mismo. La enorme mayoría de los que participan de este espacio lo hace por lo que el mismo representa ética y estéticamente, y no por lo que algunos escriban en una proclama.

En septiembre de 2021 escribía que el fenómeno de la marcha de la diversidad trasciende largamente a la representación que algunos quieran tener del mismo.

Hoy volverán a marchar decenas o cientos de miles de personas por 18 de Julio. La marcha de la diversidad es una de las pocas manifestaciones masivas que se escapan a los aparatos partidarios y gremiales de representación tradicional.

Un espacio predominantemente (aunque no exclusivamente) juvenil de libertad y pluralidad. Lo que expresan estos cientos de miles que salen cada septiembre es una mirada plural y tolerante de la sociedad. Una mirada ciertamente liberal.

¿Alguien de verdad cree que poniendo algo en un papel o en una pancarta transforman esta expresión masiva en una trinchera de oposición política partidaria? Desde hace mucho hay sectores y partidos que creen que la acumulación política partidaria está por encima de cualquier otro objetivo. No hace falta nombrarlos porque todos sabemos quiénes son. Desde el 1° de marzo de 2020 estas miradas se agudizaron, las de los que creen que es un deber utilizar cualquier espacio social para acumular partidariamente, ya sea un sindicato médico, una olla popular o una marcha de la diversidad. Es legítimo, en democracia eso vale, pero muy mezquino.

La mala noticia para todos ellos es que la ola pasa por encima de todos. Estos fenómenos populares corren en paralelo por los intentos de representarlos y burocratizarlos. Una enorme parte de los que marchan no lo hacen por una proclama y quizás ni siquiera se enteran de lo que ella dice.

Sin dudas es una pena la consigna y lo que probablemente diga la proclama. Pero nada de eso tiene ni de cerca la capacidad de empañar la potencia de un fenómeno tan masivo, plural y de libertad.