Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Manifestación histórica del Partido Popular; miles en contra de la amnistía de independentistas catalanes

EFE/AFP
Miles de personas asistieron este domingo en Madrid a un acto convocado por el Partido Popular (PP) para apoyar la investidura de su líder, Alberto Núñez Feijóo, como presidente del Gobierno y en contra de la hipotética amnistía que piden los independentistas catalanes para los que participaron en el proceso secesionista de 2017.

El acto, en el que también participaron los dos expresidentes del Gobierno que ha tenido el PP, José María Aznar y Mariano Rajoy, se produjo 48 horas antes de que comience en el Congreso el debate de investidura de Núñez Feijóo, para la que, hasta ahora, no cuenta con mayoría suficiente.

El líder del PP prometió ante unas 40.000 personas, según la delegación del Gobierno, que defenderá una España “de ciudadanos libres e iguales” le “cueste lo que le cueste”, incluida la presidencia del Gobierno, y por ello, dijo que se opone a una amnistía que no se votó en los pasados comicios del 23 de julio.

“Lo que no votó ningún español, al menos el 94 %, fue un cambio en el régimen constitucional”, dijo. “Eso no se votó, es un fraude, (...). No vamos a negociar los fraudes”, concluyó.

En las elecciones del pasado julio el PP consiguió 137 escaños, que junto con los 33 del ultraderechista Vox, que lo apoya, y dos más de sendos grupos regionalistas, reúne 172 votos a favor de la investidura de Feijóo, y le haría falta el apoyo de 176 diputados de los 350 que componen el Congreso, pero el resto ya anunció que votarían en contra.

Esa hipotética amnistía que piden los independentistas catalanes para sus líderes que participaron en el proceso secesionista de 2017 la quieren negociar con los socialistas a cambio de su apoyo al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para que vuelva a reeditar su gobierno.

El PP considera que esa amnistía sería inconstitucional. En este sentido, Aznar, con un gran predicamento entre los conservadores, arengó a alzar la voz y no callar frente a la “infamia” de una amnistía a la “intentona golpista” del proceso independentista y reclamó que “todos los que puedan decidir decidan en conciencia” en defensa de la igualdad.

Ese mensaje coincide con el de múltiples dirigentes del PP que han llamado en los últimos días a los socialistas críticos con Sánchez a apoyar la investidura de Feijóo, algo que desde el PSOE se considera que es promover el transfugismo, lo que Sánchez consideró “la peor de las corrupciones”, en un mitin al que asistió en Barcelona.

En un Congreso español dividido en dos grandes bloques, pero sin mayoría, el conservador (PP y Vox) y el progresista con PSOE y el grupo a su izquierda Sumar, ambos necesitan el apoyo de los partidos nacionalistas, tanto catalanes como vascos, para conseguir una mayoría, pero el hecho de que el PP cuente con el apoyo de Vox, impide que estos partidos apoyen al bloque conservador.

Los manifestantes, venidos de toda España, apoyaron a Feijóo con gritos de “presidente, presidente”, mientras que las protestas se centraron en Pedro Sánchez con sonoros “fuera, fuera” o “Sánchez dimisión”.

En el escenario intervinieron también el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta regional madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

Por su parte, el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, dio por hecho que logrará ser investido nuevamente jefe del Ejecutivo, aunque le pese a Feijóo.

Sánchez, que participó ayer en un mitin de los socialistas en Barcelona, cargó contra el líder del PP, al que calificó como “candidato fallido”.

Sánchez argumenta que, aunque su partido tiene menos votos que el PP (121), puede conseguir los apoyos suficientes de otras formaciones de izquierda y nacionalistas.

Debate de investidura

Feijóo se someterá a partir de mañana, martes, a un debate de investidura en el Parlamento español, sin opciones de éxito, pero que usará para criticar las cesiones de Pedro Sánchez a los independentistas catalanes para tratar de mantenerse en el poder.

Desde que el rey le encargó presentarse al examen del Parlamento por ser ganador de las elecciones legislativas del 23 de julio, el líder del PP ha intentado infructuosamente conseguir los cuatro votos que le faltan para ser investido como presidente del gobierno.

“Aunque me cueste la presidencia del gobierno, voy a defender que España es un conjunto de ciudadanos libres e iguales”, dijo y agregó que no aceptará al “chantaje” de los partidos regionales catalanes. Pese a ser derrotado, el debate de investidura le puede servir a Feijóo “para presentarse con un programa y con una alternativa y contrastando muy claramente con Sánchez” de cara al futuro, estimó Astrid Barrio, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Valencia.

Al igual que este domingo, el líder de la derecha ha dedicado las últimas semanas a atacar a Sánchez, por las concesiones que éste tendría que hacer a los independentistas catalanes para retener el poder.

Debate de investidura y próximos pasos

El debate de investidura se abrirá mañana, martes, con un discurso del líder conservador, Feijóo, y las votaciones serán el miércoles, cuando el candidato necesitará una mayoría de 176 de los 350 diputados, y el viernes, donde le bastarían más síes que noes. Salvo sorpresa mayor, que no está prevista según analistas locales, el líder del Parido Popular no tendrá los apoyos necesarios.

Sin investidura, empieza entonces un plazo de dos meses, al término de los cuales se convocarían nuevas legislativas, en el próximo enero según los plazos legales establecidos en la Constitución de España, a menos que el actual jefe de gobierno, el izquierdista Pedro Sánchez, logre formar gobierno antes.

En vilo por polémica amnistía

El actual jefe de Gobierno de España y secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, cuenta con adjudicarse los necesarios apoyos de los partidos independentistas Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) y Juntos por Cataluña (JxCat), como ya ocurrió días pasados cuando una socialista fue elegida como presidenta del Congreso o se levantó la prohibición de expresarse en catalán, gallego o vasco en el hemiciclo, otra exigencia de los separatistas. Pero aprobar la amnistía, que abarcaría a personas huidas de la justicia española por los eventos de 2017, como Carles Puigdemont, el expresidente catalán instalado en Bélgica, es una tarea de alto voltaje político para Sánchez.

La medida es rechazada por la derecha y también por voces dentro del Partido Socialista, como el expresidente Felipe González, quien el miércoles lanzó: “No podemos dejarnos chantajear”.

Aunque Sánchez, que indultó en 2021 a independentistas catalanes en prisión por la fallida secesión, aún no ha sentado posición públicamente sobre la amnistía, sí afirmó que será “coherente con la política de normalización y estabilización de la situación política en Cataluña” que ha seguido desde su llegada al poder en 2018.

Feijóo critica la amnistía para los encausados por el intento secesionista de Cataluña en 2017 que exigen los partidos independentistas de esa región a cambio de sus votos. La amnistía “no cabe en la Constitución”, afirmó. “Es un ataque a las leyes y a la división de poderes injusto y amoral”, acotó.

Sánchez advirtió a Feijóo que “se pueden perder unas elecciones, pero no se puede perder el sentido de la realidad”, al considerar que Feijóo “se boicotea a sí mismo” al manifestarse a cuatro días de su investidura “fallida”. Agregó: “Lo siento, habrá un gobierno socialista”.