Venezuela
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Fuerza trabajadora larense aporta a la recuperación económica

Edgar Alexander Gómez Ramírez, vocero del Conglomerado Industrial para la Recuperación Productiva (Cirepro), alentó los esfuerzos que, hasta la fecha, han demostrado los trabajadores de más de una decena de empresas, contribuyendo en la recuperación económica del estado Lara (Barquisimeto), durante el año 2022.

Gómez Ramírez, hizo referencia al aporte decidido de la clase trabajadora larense, durante el primer encuentro de las fuerzas productivas, actividad organizada para el impulso del Motor Productivo desde la experiencia de Cirepro, realizado este jueves 22 de septiembre, en la sede de la empresa Tubhelca.

Ahí, se dieron cita voceros de los Consejos de Trabajadores de doce empresas, entre ellas la anfitriona Tubhelca, Polyplast, Alentuy, Uraplast, Lácteos Los Andes, Roca Esmeralda, Construbar y Agropivot.

Fundacite, Cirepro y los Consejos de Trabajadores impulsan la economía en Lara

Caso exitoso: Tubhelca

Tubhelca es una empresa adscrita a la cartera de Atención a las Aguas, nacida en medio de la crisis económica, cuya característica principal es el bloqueo financiero en contra de Venezuela. Los trabajadores asumieron su gestión con sentido de pertenencia, disciplina y espíritu innovador.

En medio de ese proceso de crisis, informó Gómez Ramírez -también jefe de operaciones de Tubhelca-  «asumimos un proceso de innovación, redireccionando la producción, no solo fabricando tuberías sino fabricando silos, tanques de combustible, resistentes de presión, cilindros de presión, planchas, anclajes, cocinas industriales, entre otros productos propios de una empresa metalmecánica».

Comprendieron que más allá de fabricar tubos debían convertirse en una gran empresa metalmecánica para todo el desarrollo del motor, dedicado al hierro y el acero.

Tubhelca fabrica tuberías helicoidales de acero al carbono de 16 hasta 100 pulgadas de diámetros, con longitudes de 12 metros.

Actualmente, se abrieron a otros productos y proyectan que su gestión impactará transversalmente a todos los motores productivos del país, puesto que fabrican los tubos que llevan agua a todas las poblaciones y zonas industriales del territorio nacional.

La sede principal de la mencionada empresa se encuentra en Barquisimeto, a la altura del kilómetro siete de la autopista vía Quibor y cuenta con un despacho administrativo en el Distrito Capital (Caracas).

Fue creada en 1975 y nacionalizada en el año 2009, por lo que ya cuenta con 13 años de haber iniciado un proceso de «lucha y de transición» detalló Gómez Ramírez, quien a su vez enfatizó que «los trabajadores han jugado un papel fundamental y esta empresa forma parte del legado del Comandante Hugo Chávez, quien procuró que estas empresas fueran productivas, con dirección de los trabajadores».

La empresa cuenta con talleres automatizados, máquinas y herramientas, talleres eléctricos, una flota liviana y pesada de transporte, con capacidad logística.

¿Cómo lo lograron?

Gómez Ramírez, explicó que los trabajadores, desde el 2020, aplicaron una metodología diferente a la gerencia tradicional.

Convocaron a todos los trabajadores quienes iniciaron los procesos de diagnóstico exhaustivo en las áreas administrativas y operativas, logrando caracterizar lo productivo y administrativo, para luego elaborar un plan de trabajo marcado por la participación directa de la clase trabajadora.

A la par, establecieron alianzas con las empresas del Estado venezolano y algunas empresas estratégicas aliadas e iniciaron dando respuestas concretas a la redirección de la producción de productos nuevos. «Todo en el marco de la agudización de la crisis», enfatizó el vocero de los trabajadores.

«La metodología de participación directa y democrática de los trabajadores por medio de asambleas permanentes bajo el liderazgo formado en sus Consejos Productivos de Trabajadores (…) forjado al calor de la lucha de los trabajadores, terminó orientando el plan y las acciones concretas, que sin dudas llevaron a Tubhelca a una empresa potencia».

Primer encuentro de fuerzas productivas se reunió en Lara

Asumieron riesgos para la recuperación económica

Para  los hombres y mujeres de Tubhelca, recuperar la empresa se constituyó en un proceso sistemático, cuyo inicio fue el diagnóstico pasando por un plan, su ejecución, control y seguimiento, lo que permitió obtener resultados concretos, para a su vez garantizar el  estudio de mercados.

«Las mismas acciones llevaron a realizar encadenamientos productivos con otras empresas aliadas y dar resultado oportunos y concretos», acotó Gómez Ramírez.

Se incorporaron al desarrollo del Ministerio de Hábitat y Vivienda (Mpphv), además de atender los requerimientos de todo el sector hídrico del país (centrales e hidrológicas).

A través de ensayos y pruebas con una tubería, requerida por la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para un sistema de enfriamiento en las refinerías, lograron la certificación de las mismas, con la finalidad de fabricar tubos de acero al carbono en soldadoras helicoidales.

Asimismo, aplicaron la economía de recursos y asumieron riesgos obteniendo resultados positivos, de allí que «clase trabajadora está llamada a asumir estos procesos», reconoció el trabajador.

Recuperación

Desde hace dos años, Tubhelca experimentó una recuperación importante de su planta física; acondicionaron fachada (incluyendo murales y embellecimiento en general), torre principal, sistema de aguas servidas. Actualmente, todas las máquinas se encuentran operativas, con una inversión importante definida por sus trabajadores.

Entre las acciones señalaron, el mantenimiento de las líneas de tornería de máquinas y herramientas; energizar las líneas de reparación de tuberías, así como las pruebas hidrostáticas y de presión de las tuberías para verificar soldaduras; recuperaron todo el sistema de transformadores y compresores de la empresa.

«Nos ha tocado pernoctar y enfrentarnos a algunos mal intencionados que querían acabar con la empresa. Hemos peleado, luchado, eso vale y tienen sentido y se llena uno de moral y de autoestima impulsando este proceso de transformación. Ahora con el conglomerado vamos a una etapa a mejor nivel de organización», manifestó Gómez Ramírez.

Enseñan con el ejemplo

En Tubhelca hay 110 trabajadores, con capacidad demostrada para atender los proyectos de tubería, no solo del ministerio al cual pertenecen, sino de otras empresas nacionales tales como Polyplas y Tomás Gres.

Sobre las citadas empresas, Gómez Ramírez reseñó que el Consejo de Trabajadores de Tubhelca y los integrantes de Cirepro, brindan apoyo a las llamadas Juntas Administradoras, conformadas luego de ser abandonadas por sus dueños ante la crisis inducida a Venezuela por el bloqueo de Estados Unidos.

«Cuando los patronos abandonaron las empresas y el Ministerio del Proceso Social del Trabajo designó sus Juntas Administrativas, hemos venido apoyando con fuerza, solidaridad revolucionaria; entre hermanos trabajadores, atendiendo sus nudos críticos y sus puntos neurálgicos», acotó.

Los voceros de los trabajadores, actualmente, han develado el paso de muchas gerencias, y alegan darse «cuenta que en dos años que llevamos dirigiendo la empresa la llevamos a un punto de recuperación al 90%; más allá de la tesis (de) que son los trabajadores los sepultureros del capitalismo, yo diría que demostramos que en algo tan sencillo que es el tema de la innovación, los trabajadores sí somos capaces de enrumbar el país en un proceso productivo para la satisfacción de las necesidades, a través de la elaboración de los productos y de los servicios que requiera la población», refirió Gómez Ramírez.

Apoyo de las universidades

Por su parte, Miller Guevara, vocero estadal de los Consejos Productivos de Trabajadores, afirmó que el trabajo se ha desarrollado con el apoyo del Consejo Científico Tecnológico del estado Lara , donde participa Fundacite y las universidades experimentales «Ándrés Eloy Blanco» y la Alma Mater «Martin Luther King».

De esa alianza valoró el aporte de los especialistas en la reparación de varias máquinas de la empresa Polyplas, la cual se encontraba paralizada y en articulación de esfuerzos «se sacó del abandono y se puso en funcionamiento con la elaboración de bolsas plásticas», dijo Guevara.

También reconoció que Cirepro nació en el estado Lara, con un importante propósito, «el de reactivar las empresas que se encuentran paralizadas producto de que alguna maquinaria le hace falta reparación, para así recuperar la economía en la entidad larense».

Llamado

Concluyeron en un llamado a los trabajadores y trabajadoras de Venezuela, a seguir profundizando en cada uno de los procesos productivos, entendiendo que el pueblo exige que las empresas sean dirigidas con mucha «conciencia y sentido de pertenencia».

Remarcaron que «ya no es la etapa de la indolencia, que los recursos son finitos y hay que cuidarlos y reproducirlos».

Igualmente, destacaron que «sin duda alguna junto al presidente Nicolás Maduro, al frente de la República, los trabajadores seguiremos avanzando en la propuesta de esas empresa nacionales», finalizó así Gómez Ramírez.