logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Borja Sémper, a Álvarez de Toledo: “Mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida”

El PP vasco arrancó ayer su convención en medio de un clima enrarecido. Las palabras de la portavoz del partido en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, en las que acusaba a los populares de Euskadi de “tibieza” y de “contemporizar” frente al nacionalismo sobrevolaron como un nubarrón el Palacio de Europa de Vitoria, donde los militantes analizan su estrategia tras la pérdida progresiva de representación. Lo hacen dolidos por el contenido del ataque y también por su procedencia, un cargo del núcleo duro de Pablo Casado.

Álvarez de Toledo apuntó a que la refundación de la formación en Euskadi pasaba por un proyecto “moderno, moral y eficaz”, tras lo que criticó que la marca vasca se había alejado de la idea de que “lo moral es lo eficaz”. La reprimenda se basaba en la supuesta adopción de “posiciones más tibias frente al nacionalismo”, una “operación” que, dijo, “ya ha fracasado”.

Aunque los populares vascos siempre han mostrado una actitud contraria al giro a la derecha de Casado, hasta ayer no se habían topado con un rapapolvo similar. Menos aún en esos términos, después de décadas de acoso y hostigamiento de ETA. El líder del PP vasco, Alfonso Alonso, contestó a Álvarez de Toledo y recalcó el “comportamiento moral” de los militantes vascos, gente que “ha sufrido y se ha forjado” por la idea de España en el País Vasco. “Si alguien ha demostrado una altura moral y un compromiso ético capaz de darlo todo ha sido el PP vasco”, destacó. “Mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas –censuró el líder en Gipuzkoa, Borja Sémper–, otros nos jugábamos la vida”.

Las críticas de la dirigente alcanzaron la tradicional defensa del PP vasco de la foralidad y el concierto, de los que dudó de su encaje constitucional. Alonso destacó que la norma es un “elemento central de la convivencia en Euskadi” y con el resto de España y recordó que está amparada por la Carta Magna en la disposición adicional primera. En medio de la polvareda, los populares vascos esperan un respaldo de Casado, en su visita de hoy para clausurar la convención, que permita eliminar el sabor a- margo por el ataque de Álvarez de Toledo.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO