logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Bruselas eleva la presión sobre Alemania para que aumente su gasto e inversión

"La semilla por fin parece que está plantada, no creo que debamos pasarnos ahora con el agua. Hay que ser prudentes". Con esta imagen tan gráfica resumía ayer una alta fuente diplomática el dilema en el que se encuentra ahora mismo el núcleo duro de la Eurozona. Alemania, al borde técnico de la recesión, afronta por un lado una presión constante de socios comunitarios e instituciones internacionales para que aplique un giro de 180 grados a su política económica y empiece a gastar. Tiene el paro y la deuda en niveles bajo, el déficit es un concepto que les resulta ajeno y superávit comercial. Pero aun así, o por eso según los críticos, el crecimiento no llega.

Pero además, y por primera vez de forma muy clara, hay en el seno del país un runrún creciente que pide cambios de calado. Llegan, desde luego, desde el SPD, el socio de Gobierno de Merkel y siempre partidario de una política económica menos ortodoxa. Pero también desde asociales empresariales, think tanks, economistas y algunas voces dentro de la CSU, que se suman a las de fuera. Este viernes, en Helsinki, la tónica del Eurogrupo volvió a ir en esa línea. "Los países que disponen de cierto margen presupuestario deberían utilizarlo para hacer frente a la desaceleración de la economía", aseguro el ministro portugués y responsable del ente Mario Centeno, haciendo suyas casi una por una las palabras de hace unos días de Christine Lagarde.

"La política monetaria no lo puede hacer todo", coincidió el letón Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea con Juncker y que repetirá la próxima legislatura como uno de los vicepresidentes ejecutivos de la alemana Ursula von der Leyen. Repitiendo también él, palabra por palabra, lo que Mario Draghi reiteró por enésima vez el jueves desde Fráncfort.

Es innegable que en Berlín algo se mueve. Y mucho. En la última semana se han publicado importantes novedades. Handelsblatt, Reuters y Bloomberg han tenido acceso a altas fuentes que abren la puerta de forma bastante clara a aceptar, por fin, el Fondo Europeo de Garantía de Depósitos, el tercer pilar de la Unión Bancaria que Alemania lleva bloqueando desde más de un lustro, al estimar que los riesgos en la periferia continental siguen siendo demasiado altos. Hay también planes más o menos definidos para intentar una ejecución presupuestaria más expansiva, mediante partidas "en la sombra" que puedan sortear las ajustadas reglas de gasto aprobadas. Y ayer, en una entrevista con un medio holandés, el alemán Klaus Regling, presidente del Mede, el mecanismo de rescates de la Eurozona que a partir de ahora amplía sus funciones, sorprendió mostrándose a favor de prestar menos atención al ratio del déficit en favor de centrarse en la deuda. Algo que tiene sentido y que él elabora con matices, pero que no es ni casual ni inocente, en boca de uno de los máximos profetas de la ortodoxia de la Eurozona en la última década.

En Helsinki, el ministro germano de Finanzas, Olaf Scholz, no participó del debate, ni a nivel nacional ni general. Ni se esperaba. Esta semana ha presentado un borrador presupuestario que, una vez más, resulta neutro. Pero en su equipo destaca la figura de su asesor principal, Jakob von Weizsaecker, otro socialdemócrata cuya visión es bien conocida en círculos bruselenses y mucho más partidario de la inversión pública que sus antecesores en el cargo de economista jefe del todopoderoso ministerio. Alguien que poco a poco trata de cambiar la filosofía del departamento y la cosmovisión tan moralizante que impera desde hace décadas en Berlín. Por eso en algunas capitales y en la propia Bruselas, hay quienes abogan por cierta paciencia. No se puede forzar a un gigante como Alemania a cambiar y todo el mundo sabe que si llega un giro será por cuestiones internas. Después de muchos años se abre ahora una ventana de oportunidad muy interesante. "Dejemos que caiga por su propio peso", apunta la misma fuente diplomática, con la posible entrada en recesión el próximo trimestre en mente.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO