logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Congreso | Rivera se anticipa a Casado frente a los secesionistas para liderar la oposición

Constitución de las Cortes

El líder de Ciudadanos pidió la palabra en la sesión del Congreso para afear las primeras fórmulas de promesa de los diputados secesionistas

Albert Rivera habla en el Congreso ante la mirada de los secesionistas
Albert Rivera habla en el Congreso ante la mirada de los secesionistas B. DÍAZ

Albert Rivera ganó este martes el primer asalto a Pablo Casado en su pugna por el liderazgo de la oposición. El segundo y puede que definitivo, esperan en Ciudadanos, serán las elecciones del domingo. El presidente de la formación naranja acudió a la sesión constitutiva de las Cortes preparado ante el número que sabía que iban a montar los independentistas. Por eso, actuó como un resorte y pidió la palabra a la nueva presidenta, Meritxell Batet, desde que empezaron a escucharse las primeras fórmulas de promesa "con lealtad al mandato democrático del 1 de octubre" o "por la libertad de los presos y exiliados políticos".

Como la presidenta no se la dio, se puso en pie y exigió hablar. Batet se dirigió entonces a él y le dejó claro que no estaba en el uso de la palabra y que no se iba a interrumpir el acatamiento de la Constitución por parte de todos los parlamentarios para que hablara el presidente de Cs. Al término del acatamiento de los 350 diputados, la presidenta dio la palabra a Rivera por una cuestión de orden. El líder de Cs denunció que Batet había "permitido que se hable de presos políticos en una democracia". "Aquí no hay presos políticos, hay justicia: le pido que actúe para parar este tipo de actuaciones", espetó. Según añadió, los secesionistas "han humillado a los españoles" y "han pisoteado la dignidad de España" ante la pasividad de Batet.

Mientras Rivera intervenía en el Pleno, Pablo Casado permaneció en su escaño. La satisfacción de los dirigentes y de los diputados de Cs fue general. "Ya estamos liderando la oposición ante un PP deprimido y postrado", aseguró a este diario un miembro de la Ejecutiva.

Desde Génova aseguran que Casado no se levantó, como Rivera, para protestar ante Batet desde su escaño porque "no quería formar parte del circo" en que se estaba convirtiendo la sesión. "Ni íbamos a patalear ni a pedir de viva voz que se revisaran los juramentos, sino que registramos una denuncia ante la Mesa del Congreso", arguyen. "Si las formas son importantes, hay que quejarse con un escrito. Todo lo demás era formar parte del circo", repiten en el PP.

En efecto, ocho diputados populares presentaron en la tarde de este martes una solicitud a la Mesa del Congreso para que revise "todas las fórmulas" de juramento, "para esclarecer si esos diputados han expresado de forma clara e inequívoca su voluntad" de cumplir la Carta Magna.

Es decir, para delimitar si han adquirido realmente su condición de parlamentario, cosa que el PP cree que "no" ha ocurrido en algunos casos, porque se ha "viciado de nulidad" el acatamiento con expresiones que lo han condicionado. Después, el Grupo Parlamentario Popular registró ante la Mesa una propuesta de reforma del Reglamento del Congreso para prohibir los juramentos irregulares y que únicamente se pueda responder "sí, lo juro" o "sí, lo prometo", sin "ninguna otra expresión". En el documento, los populares arguyen que la aceptación "no puede someterse a condicionamientos subjetivos particulares" porque se trata de un acto "incondicionado, como expresión de sometimiento a la ley". En el documento, los populares critican el "espectáculo impropio de la institución que alberga la soberanía nacional", con "el consentimiento insólito" de Batet.

Tras la intervención de Rivera en el Pleno, la rueda de prensa ya no la dio el presidente de Cs, sino su número dos, José Manuel Villegas, que acusó públicamente a Batet de ser "cómplice de los que insultan y humillan a España". Por parte del PP compareció Casado, quien acusó a Batet de ser "condescendiente e incluso cómplice" de quienes "están dando un golpe a la legalidad y están institucionalizando la afrenta a la Constitución". Y todo para que Pedro Sánchez pueda tejer, según el líder de la oposición, sus "pactos ocultos" con ERC.

La única diputada del PP por Cataluña, Cayetana Álvarez de Toledo, apunta en la misma dirección: "Ha sido denigrante. Una vergüenza. Jamás debió ocurrir. Se tendría que haber actuado hace tiempo para evitarlo. Personas procesadas por graves delitos contra la democracia no deberían poder presentarse a elecciones democráticas".

Ciudadanos, PP y Vox registraron sendos escritos para exigir la reunión inmediata de la Mesa del Congreso y la "suspensión automática" de los parlamentarios presos.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO