Spain

Cuánto cuesta realmente un trabajador a una empresa

7 min

Los trabajadores siempre tienden a pensar que la empresa solo tiene que pagarles el sueldo, pero esto no es así en absoluto. El coste de un empleado para una empresa es bastante más elevado que el de la propia nómina, sobre todo ahora que ha vuelto a subir el SMI. Con la ayuda de un abogado experto te vamos a mostrar cuanto cuesta realmente un trabajador a una empresa incluyendo todos los conceptos que hay que pagar por cada asalariado contratado.

Cotizaciones a la seguridad social

La empresa tiene la obligación de pagar en nombre del trabajador las cotizaciones de la seguridad social. Nada más contratar a un empleado, la empresa tiene la obligación de incluirlo en el SNSS y hacer frente a todos los pagos y obligaciones en nombre del trabajador. Veamos los elementos básicos de la cotización para que los puedas conocer.

La base de la cotización se calcula a través de los diferentes regímenes del SNSS. Estos se publican en la Ley de los Presupuestos Generales del Estado cada año, a excepción de aquellos en los cuales los presupuestos tengan que ser prorrogados.

Los tipos de cotización se establecen anualmente a través de la Ley de Presupuestos y es el porcentaje que se aplica a la base.

Dependiendo del tipo de base de cotización, la cuota de la seguridad social será una u otra. En esa cuota a la seguridad social se podrán introducir las posibles deducciones a las cuales tenga derecho el trabajador.

Diferencias entre salario bruto y neto

Para poder comprender cual es el gasto real para una empresa, es de vital importancia comprender las diferencias entre el salario bruto y neto. Para explicarlo, hemos tenido como base este artículo de Bizneo.com de cómo calcular el sueldo neto de un empleado.

Se puede definir el sueldo neto como el importe final que recibe el trabajador en su cuenta bancaria cada mes por el trabajo realizado. Es decir, el empleado no se tiene que preocupar de posibles retenciones, ya que en el salario neto ya se ha descontado todo.

En cambio, el salario bruto es la suma del sueldo que recibe el trabajador más el resto de los importes que están presentes en la nómina. Esos importes no los recibe el asalariado, pero tienen que ser abonados por la empresa. El sueldo bruto incluye impuestos como el IRPF, la seguridad social y otros gastos que el trabajador pueda haber pactado con la empresa a la hora de firmar el contrato de trabajo.

Hay que tener en cuenta que el sueldo bruto es el importe que el SEPE tiene en cuenta a la hora de calcular la prestación por desempleo y es la base que se tiene en cuenta a la hora de estimar el importe de que cobrará el trabajador cuando se jubile tras muchos años de cotización. A la hora de calcular el despido, la base también se recoge del sueldo bruto y no del neto.

Podemos concluir que el salario bruto siempre es más alto que el neto, debido a que este último ya está libre de impuestos y retenciones.

¿Cuál es el gasto real para las empresas por cada trabajador?

No se puede establecer un coste final por cada empleado, debido a que cada uno tiene una serie de características y las reglas pueden variar de unos a otros. Pero para hacernos a la idea, el coste por cada trabajador es del sueldo bruto más un 33% aproximadamente. Hay que tener en cuenta que el coste de la seguridad social dependerá de diferentes variables como posibles bonificaciones o si el contrato es indefinido o temporal.

Este coste aumentará durante este ejercicio, debido a que la ley marcará el SMI en 950 euros brutos al mes en 14 pagas. El ascenso del SMI será de 50 euros, por lo que las empresas tendrán que hacer un esfuerzo superior para poder pagar a sus empleados. Además, muchas empresas también tendrán que pagar más para evitar que puedan perder poder adquisitivo y así sigan estando a gusto en su puesto de trabajo actual.

Según hemos podido saber, en el último ejercicio del año el coste medio por empleado fue de 1.842,62 euros al mes en concepto de salario, a lo cual hay que sumar un coste de 604,03 euros por las cotizaciones obligatorias que hemos comentado anteriormente. Esto supone que el coste medio de un trabajador en España se sitúa en los 2.499,87 euros al mes, según el INE. Por supuesto, este coste será mayor o menor dependiendo del salario que reciba. No es lo mismo cobrar el SMI que un sueldo superior a los 3.000 euros.

Teniendo en cuenta esos datos, podemos ver como el primer dispendio subió en el último trimestre de 2018 un 1.9% en tasa anual. Y si se incluyen las cotizaciones a la seguridad social, podemos ver como el dato se sitúa en el 1.4%.

Coste laboral según las comunidades autónomas

A pesar de que el SMI se sitúa este año en los 950 euros en todas las comunidades autónomas, la verdad es que el coste laboral no es igual en todos los sitios.

Según fuentes del INE, el coste laboral en el País Vasco supera en 500 euros a la media. A continuación las comunidades que más gasto tienen por cada trabajador son Madrid, Navarra y Cataluña. En cambio, por debajo del promedio nacional nos encontramos el resto de las comunidades, destacando Asturias, Cantabria, Comunidad Valenciana y Castilla y León. En el lado opuesto al País vasco se sitúa Extremadura, con un gasto medio por trabajador de 450 euros por debajo de la media.

--

Contenido patrocinado