logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Dos inspectores de Hacienda destrozan una boda y embargan hasta la tarta

"Somos la Agencia Tributaria y hemos venido a embargar su boda", le dijeron dos hombres a la novia mientras iba al baño acompañada de sus primas. Eran inspectores de Hacienda y estaban dispuestos a acabar con la celebración de una boda de una pareja en Badajoz. El caso es que en pleno banquete se plantaron los funcionarios, abrieron su portátil y empezaron a hacer cuentas delante de una novia que casi se desploma del susto.

La cuestión es que no buscaban a la pareja, la deuda con el fisco con iba con ellos. Según explica el diario Badajoz Hoy, el objetivo de los inspectores era la empresa de catering que servía en el enlace y que, al parecer, tenía una deuda contraída con la Agencia Tributaria. Pero los novios no tenían ni idea de por qué estaban allí esos señores y qué pretendían.

Inicialmente, los recién casados pensaron que los inspectores se personaron para comprobar el listado de regalos y si había pagos en negro. Pero cuando se enteraron de que lo que pretendían era interceptar el pago que los novios iban a transferir a la empresa de catering...no entendieron nada. La pareja no comprendía que fueran tratados casi como culpables y les montaran un espectáculo que estaba arruinando uno de los días más felices de sus vidas.

La cosa no quedó ahí. Pese a que los afectados insistieron en que se fueran y lo solucionaran el lunes, los inspectores se quedaron y peor aún, llamaron a la guardia civil para poder identificarlos. Los más de cien invitados que viajaron a Extremadura desde Madrid e incluso algunos desde Londres, se quedaron a cuadros. Al llegar la benemérita, la novia tuvo que abandonar el baile. Su marido, al enterarse que su mujer estaba hablando con la guardia civil a las afueras de la finca, perdió los nervios y empezó a insultar a los inspectores de la Agencia Tributaria. No es para menos.

Los funcionarios no cejaban en su empeño. De allí no se irían sin el dinero. La pareja les explicó que firmaron un contrato de catering cuando dieron con la finca que querían para su boda. Tal y como alegaron, jamás la empresa en cuestión les pidió un pago B, y los novios le hicieron una transferencia previa para después pagar los gastos posteriores del banquete como suele hacerse en este tipo de ceremonias.

En medio del jaleo, apareció un responsable de la compañía de servicios del catering que pidió a los novios que volvieran al salón porque él se quedaría respondiendo las preguntas de los representantes de Hacienda. Pero, el drama fue a mayores cuando la pareja comprobó que los más de cien invitados se habían quedado sin tarta, ni postres, ni copas. El catering fue embargado en el momento tal y como exigieron los inspectores.

Tal y como contaron en el diario Badajoz Hoy, la Red Velvet sigue hoy en la nevera de la finca aunque ya congelada. Petrificada como quedaron los invitados que no pudieron digerir el mal trago porque hasta las botellas de champán quedaron bajo custodia de la Agencia Tributaria.

Denuncia por daños morales

Nadie quedó con ganas de bailar. Destrozaron el evento y ya no había nada que hacer. Pero los novios ya han anunciado que no se van a quedar de brazos cruzados. Juntos han interpuesto una reclamación de responsabilidad patrimonial contra Hacienda contra la Agencia tributaria por daños morales: "No entiendo la agresividad de ir a la boda, hablar con nosotros, llamar a la Guardia Civil... Podían notificarnos, como lo han hecho luego por escrito y por email, que no debíamos pagar a la empresa porque quieren que hagamos el pago directamente a Hacienda como acreedores. Perdimos servicios, por no hablar del daño moral", contaba el novio a Badajoz Hoy.

Los afectados se quejan de que finalmente todo se arregló el lunes con un email donde la Agencia Tributaria les indicaban la cuenta bancaria donde podían abonar el dinero que quedaba por pagar del banquete. ¿No podían haberlo hecho así? Lamenta el novio.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO