Spain

El coronavirus deja ya en suspenso más de 12.000 millones en dividendos

Las empresas españolas sacrifican la retribución al accionista para conservar su caja ante la incertidumbre que rodea a sus negocios por la pandemia.

Un trader con mascarilla opera en Bolsa en Wall Street. REUTERS

La irrupción del coronavirus y la drástica parálisis de la actividad económica han obligado a muchas empresas a cambiar el rumbo de su día a día y a recular en el pago de los dividendos prometidos a sus accionistas. Solo en esta última semana empresas españolas han suspendido o dejado en el aire pagos por un valor superior a los 12.000 millones de euros, según los cálculos realizados por este diario.

Los anuncios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con cambios en la política de retribución al accionista han ido sucediéndose en los últimos días, pero todo indica que la tendencia continuará esta semana si las empresas o bancos no logran despejar la incertidumbre que rodea a muchos de sus negocios. La facturación ha caído en picado y la caja comienza a resentirse con el pago de facturas y nóminas a final de mes.

"Ha habido recortes de dividendo bastante rápidos a medida que las empresas se pasan al modo de preservación de efectivo", explica Richard Carlyle, director de inversiones de Capital Group. Los recortes serán generales, pero hay sectores que son especialmente sensibles por su exposición a la crisis del coronavirus. En este grupo se situarían los bancos, la industria petrolera -con el precio del crudo cotizando a 24 dólares frente a los 70 de hace un año- y cómo no, el turismo.

Sólo en la última semana tres de las principales entidades financieras comunicaron a sus accionistas cambios en el dividendo. Santander abrió el camino la noche del pasado lunes al anunciar que suspende el pago a cuenta del dividendo previsto para el próximo mes de noviembre y revisará su actual objetivo de repartir entre el 40% y 50% de su beneficio -el denominado pay out- entre sus propietarios. Le siguió apenas 48 horas CaixaBank, que anunció que dividirá a la mitad el pago pendiente con cargo a los resultados del año 2019 y reduce el objetivo de payout para 2020 del 50% al 30%. Y Bankia remató la semana el viernes al anunciar que renuncia a su objetivo de repartir 2.500 millones de euros con cargo a su actual plan estratégico a través de un dividendo extraordinario y poner bajo análisis el pago de 2020.

El Banco Central Europeo pidió en la tarde del viernes a las entidades que suspendieran el pago de dividendo hasta el próximo mes de octubre para centrar todos sus esfuerzos en la movilización de crédito para empresas y hogares. El requerimiento abre la puerta a nuevos anuncios de cancelación en los próximos días.

Todos los comunicados o anuncios de suspensión han llevado aparejada de manera retirada la palabra "prudencia". José Ignacio Goirigolzarri repitió la palabra en dos ocasiones durante la celebración de la junta general del grupo el pasado viernes. Prudencia ante la incertidumbre de no saber cómo va a evolucionar la crisis y cómo va a impactar a sus entidades, el peor escenario al que se puede enfrentar cualquier gestor.

La endeudada industria del petróleo también hace estos días malabares para encajar una fuerte caída de los ingresos por el frenazo en el consumo de energía y el hundimiento del precio del crudo, con los acuciantes vencimientos de deuda ligada a antiguas inversiones. "Esperamos una caída de la demanda de energía de entre el 5 y el 7% este año, lo que afectará a la generación de beneficios. Inversiones más bajas en 2020 y más flexibilidad en el pago de dividendo estarán bajo presión" de revisión, explica el analista de la agencia S&P Pierre Georges.

Repsol ha sido otra de las compañías españolas que ha tocado el dividendo esta semana. La petrolera ha conseguido salvar el euro por acción que paga a sus inversores, pero deja en suspenso su promesa de recomprar hasta un 5% de su propio capital para impulsar el precio de las acciones.

En el sector del turismo y las aerolíneas, las primeras empresas que han movido ficha han sido Amadeus y Airbus. Aerolíneas y hoteles son uno de los sectores que han visto reducir su actividad de manera más drástica por la paralización mundial del turismo. Esto ha obligado a muchas empresas a acudir a los bancos en busca de nuevas líneas de crédito o refinanciaciones con las que hacer frente a sus compromisos de pago inmediato. Uno de los sacrificios exigidos por la parta acreedora para otorgar los fondos ha sido, precisamente, la suspensión del dividendo.

Pero de la suspensión o al menos del aplazamiento del dividendo no se salvan ni los accionistas de la mayor empresa cotizada española, Inditex, o de la embotelladora de Coca-Cola. "Teniendo en cuenta la situación actual de incertidumbre provocada por la pandemia del Coronavirus, la sociedad considera que no se dan, en el momento presente, las condiciones necesarias para tomar la decisión adecuada sobre el reparto del dividendo", señaló el pasado 18 de marzo el grupo gallego en un comunicado a la CNMV.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

El PSG ha acordado el traspaso del defensor Porto Téllez por 25 millones de euros
Inter quiere entre 80 y 90 millones de euros y Firpo para Lautaro. Barcelona espera vender a Coutinho por el dinero del traslado
Lionel Messi: ha tocado Mucho la noticia del traspaso de la Copa América. Sería un gran evento para mí
Artur le dijo al Barça y a la Juve que no iría a ninguna parte
El Senado rechazó la propuesta de reinicio de la Ligue 1. Ahora solo se puede lograr a través de la corte
Los clubes de la Premier League abogaron por unanimidad por la reanudación de los entrenamientos de contacto
Lionel Messi: alguien dirá que el carácter es el 40, 50 about incluso el 60% del fútbol. Esto comenzó a ser tomado en serio