logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El final del 'affaire' y de una cultura

Elamigo y compañero de páginas Eduardo Jordá ha traducido con su habitual finura El final del affaire de Graham Greene para Libros del Asteroide. Espero que encuentre nuevos lectores jóvenes que descubran a este gran autor. No es fácil que alguien con menos de 40 años se haga una idea de la popularidad y el prestigio de Graham Greene entre los años 30 y los 80 o los 90. Desde que en 1932 alcanzó el éxito con su tercera novela, El tren de Estambul, hasta su último best-seller, El factor humano, en 1978. Y desde que en 1934 Paul Martin dirigió la primera adaptación de una novela suya (Orient Express) hasta que, 83 películas después y con El tercer hombre (1949) como cumbre, Neil Jordan dirigió esta El fin del romance en 1999.

Me gustan estos escritores capaces de seducir a todo el mundo, desde quien sólo busca entretenimiento en novelas de espías a los críticos más exigentes. Greene era así. Y además era uno de los grandes escritores católicos -aunque a él no le gustaba que lo definieran así- que protagonizaron lo que tal vez fue el último momento de brillo creativo, éxito e influencia social de la intelectualidad y creatividad artística de inspiración cristiana. Eran los años de Waugh, Lewis, Bernanos, Mauriac, Cesbron, Merton, Greene o Van der Meersch en la literatura y de Bergman, Dreyer, Bresson, Rosselini o Pasolini en el cine.

¿Fue un último brillo en lo que a calidades, reconocimiento e influencia social se refiere? Por decirlo en cine, tal vez el medio artístico más ajeno a lo religioso: los 50 y los 60 fueron las décadas de Diario de un cura rural, Francisco juglar de Dios, Ordet, El séptimo sello o El Evangelio según San Mateo, la mejor película sobre Cristo rodada en los 125 años de existencia el cine. En los últimos años obras maestras como El molino y la cruz (Majewski, 2011) han pasado desapercibidas pese a ser premiadas o han provocado sonoras broncas en los cines palomiteros, como sucedió con El árbol de la vida (Malick, 2011). Y extraordinarias películas como El gran silencio (Groning, 2005) o De dioses y hombres (Beauvois, 2010) han tenido el público justito. Lo sagrado exige explorar los límites de la imagen llevándola a unos extremos que el público actual, a diferencia del de los años 50 y 60, no tolera. No sabe leerlo al carecer de las referencias culturales para interpretarlo. Y sobre todo, y esto es lo peor, no le interesa.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO