El Gobierno de Castilla-La Mancha ha condenado junto al Ayuntamiento de Albacete y la Subdelegación del Gobierno de España, el repunte de asesinatos machistas y todos los casos de violencia de género, con una especial llamada de atención a la violencia vicaria, trasladando su solidaridad junto al resto de instituciones públicas, a las familias de las víctimas, en el minuto de silencio convocado por la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), desarrollado hoy en las puertas del Consistorio municipal de la ciudad de Albacete.

El delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos; y las delegadas y delegados provinciales de Igualdad; Bienestar Social; Sanidad; Economía, Empresas y Empleo; y Hacienda y Administraciones Públicas de la provincia de Albacete, han asistido a esta concentración, junto al alcalde de Albacete, Emilio Sáez; el subdelegado del Gobierno, Miguel Juan Espinosa; los representantes de los grupos municipales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en un ejemplo de unidad para condenar esta violencia y aunar esfuerzos en la prevención de estos asesinatos machistas y en la protección de todas las víctimas.