logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El héroe entre el maíz

Como piloto profesional, Damir Yusúpov sabe que las aves pueden causar serios problemas. Pero ni en sueños habría deseado protagonizar una versión de uno de los famosos clásicos de Alfred Hitchcock. Sin embargo, eso es precisamente lo que sucedió ayer. El Airbus A321 que pilotaba chocó con una bandada de pájaros, probablemente gaviotas reidoras. El piloto actuó con premura, apagó los motores y llevó a cabo un aterrizaje forzoso que salvó a 233 personas, 226 pasajeros más los siete miembros de su tripulación.

El avión, de la compañía Ural Airlines, despegó del aeropuerto de Zhukovski, cerca de Moscú, poco después de las seis de la mañana con dirección a Simferópol, capital de la península de Crimea, que Rusia se anexionó en el 2014. Al poco tiempo del despegue, el avión chocó con una bandada de gaviotas. La succión de algunas aves por los motores provocó un incendio en uno de ellos. La nave tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia. El piloto desconectó los motores y llevó el avión a un terreno despejado. El pájaro de hierro se posó con todo el inevitable estrépito sobre un maizal situado cerca del pueblo de Ribaki y a un kilómetro del aeropuerto

Damir Yusúpov, el piloto que salvó a 233 personas, dice no haber hecho nada extraordinario

El motor incendiado se cayó durante la maniobra y el combustible del avión se derramó. Pero, según explicó la Agencia de Aviación Rusa, “no hubo fuego a bordo”. Además, “la tripulación de cabina organizó y llevó a cabo la evacuación de pasajeros a lo largo de las rampas inflables de emergencia”.

Tras evitar la tragedia, llegó el recuento de heridos. En un primer momento se requirió la hospitalización de una mujer de 69 años y una mujer embarazada que, tras un examen, fue dada de alta. El número de heridos a última hora de ayer ascendía a 75. Pero lo importante es que el milagroso aterrizaje se saldó sin víctimas mortales ni heridos de gravedad.

Los pasajeros agradecieron la profesionalidad de la tripulación, que en ningún momento perdió la calma. Muestras especiales de aprecio recibió el piloto, tildado de héroe.

“Estoy agradecido tanto a los pilotos como a Dios, porque hemos aterrizado y porque no nos hemos estrellado”, escribía uno de los pasajeros en Twitter. “¡Todo el mundo está vivo! ¡El piloto es un genio!”, decía emocionada al Komsomólskaya Pravda otra pasajera, de nombre Olga. Nada más aterrizar sobre el maíz, el pasaje dio las gracias con un sonoro aplauso.

Yevgueni Kúivashev, gobernador de la provincia de Sverdlovsk (Urales), propuso un premio estatal para la tripulación. Precisamente el comandante de la nave, Dimar Yusúpov, es originario de Yekaterimurgo, capital de Sverdlovsk. También recibieron la felicitación del Kremlin. Su portavoz, Dimitri Peskov, dijo que son “héroes que han salvado vidas”.

“La potencia del motor no era suficiente para continuar el vuelo, incluso para mantener la altitud que teníamos en ese momento. Inicialmente, decidimos dar la vuelta, aterrizar el avión, pero cuando vi que el segundo motor también falló hubo que tomar otra decisión: aterrizar el avión de frente”, explicó Yusúpov en el Primer Canal.

“Intenté aterrizar el avión lo más suave posible, para que el golpe fuese a una velocidad mínima”. El piloto también explicó que se decidió guardar el tren de aterrizaje porque “es más seguro, pues el avión se puede dar la vuelta y puede haber consecuencias graves”. Aunque es consciente de que su forma de actuar salvó la vida del pasaje, se mostró muy modesto. “Sinceramente, no me siento un héroe en absoluto, porque hice lo que tenía que hacer: salvar el avión, a los pasajeros y a la tripulación”, explicó.

Los investigadores del Comité de Instrucción y del Comité Intergubernamental de Aviación se hicieron ayer cargo de la investigación de lo ocurrido. Pero las autoridades rusas también quieren saber si se podría haber impedido una escena que recuerda a Los Pájaros de Hitchcock. El Ministerio de Medio Ambiente exigió ayer que se revisen los vertederos de basura próximos al aeropuerto de Zhukovski. El Gobierno quiere comprobar que se encuentran a la distancia que marca la ley, precisamente con el fin de evitar que las bandadas de aves que frecuentan esos espacios se conviertan en actores de una tragedia.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO