Spain

El mejor arte español se reivindica en ARCO con grandes piezas

La galería suiza Hauser & Wirth, cuya colaboración con los herederos de Eduardo Chillida permitió en abril de 2019 reabrir las puertas de Chillida-Leku en el caserío de Zabalaga, dedica este año un espectacular estand monográfico al escultor vasco. La estrella es una pieza monumental, «Lo profundo es el aire XVIII» (128 por 90 por 232 centímetros), de 4,5 toneladas de peso. Inspirada en el poeta del 27 Jorge Guillén, esta excepcional pieza, de 1998, está tallada a partir de un gran bloque de granito rosa, cuyo exterior está labrado toscamente. Aunque muy reacios a dar el precio, los galeristas suizos confirmaban ayer que la obra supera los cinco millones de euros, sin especificar más. Creen que el destino natural de esta pieza debería ser un museo o institución. Acompañan a la escultura un conjunto de grabados y serigrafías.

No es la obra más cara de la feria. Que sepamos, este año lo más cotizado es un Picasso, que cuelga en el estand de la galería norteamericana Edward Tyler Nahem. Se trata de un retrato de su última esposa, Jacqueline Roque, del año 1957. El precio de este óleo sobre lienzo es de 6,2 millones de euros.

Este retrato que Picasso hizo de su última esposa, Jacqueline Roque, a la venta en el estand de Edward Tyler Nahem por 6,2 millones de euros
Este retrato que Picasso hizo de su última esposa, Jacqueline Roque, a la venta en el estand de Edward Tyler Nahem por 6,2 millones de euros - MAYA BALANYÁ

Cerca de él, una obra de Roy Lichtenstein que ha adquirido la galerista-coleccionista Helga de Alvear por 624.000 euros. Es una de las diez piezas que el primer día de la feria ya se había agenciado esta compulsiva compradora de arte. En su estand reina la abstracción. «Este año no me van a poner verde», dice. Ni rastro de Santiago Sierra.

Pero, si hablamos de compras tempranas, se lleva la palma Antonio López. Antes siquiera de que el martes colgaran en el estand de Marlborough un tríptico de este artista, que acababa de llegar a la feria, un coleccionista de Zúrich llamó por teléfono para adquirirlo por 315.000 euros. Ni siquiera dio tiempo a poner su título en la cartela: «Rosas de invierno I, II y III». Una obra sobre el paso del tiempo que tiene una especial carga sentimental, pues ha muerto recientemente su esposa, la también artista María Moreno. Marlborough apuesta claramente este año en ARCO por el arte español: junto a Antonio López, obras de Leiro (genial, su escultura «Mono», con una piedra real a cuestas), Genovés, Blanca Muñoz o el añorado Martín Chirino, presente con una cabeza de Santa Teresa (300.000 euros).

«Duat», obra monumental de Tàpies, en el estand de la galería Mayoral
«Duat», obra monumental de Tàpies, en el estand de la galería Mayoral - MAYA BALANYÁ

Desde su muerte en 2012, la obra de Antoni Tàpies parecía haberse quedado un tanto estancada en el mercado. Tampoco ha habido demasiadas exposiciones en estos años. Pero hay muchas galerías que incluyen obras del artista en esta edición de ARCO. Y no precisamente obras menores. Así, la galería Mayoral de Barcelona ha colgado en su estand una monumental pieza, «Duat» (técnica mixta y collage sobre madera), de 1994, de 250 por 600 centímetros. Cuesta 1,5 millones de euros. Explica el galerista Jordi Mayoral que «esta pieza rotunda e imponente es una obra icónica del artista, procedente de una colección particular». Cree que Tàpies se quedó algo atrás, pero «está volviendo con fuerza al mercado. Hay mucho interés internacional por su obra». Subraya que «hay piezas de gran calidad este año por toda la feria, y no en un solo estand, sino en muchos».

En esta línea, Íñigo Navarro dice que «fuera de España se está reivindicando mucho la figura de Tàpies. Ha estado un poco apagado en los últimos años. Su mercado está aún razonable». En Mayoral se exhiben otras piezas notables de Pablo Palazuelo, Chillida, Miró, Chirino, Esteban Vicente o Antonio Saura. De este último, destaca «Saeta» (1957), obra histórica que estuvo presente en la Documenta de Kassel de aquel año. Su precio: 380.000 euros. Hay también obra de Tàpies en los estands de Leandro Navarro, Fernández-Braso, Elvira González, Marc Domènech, Guillermo de Osma...

«Rosas de invierno I, II y III», tríptico de Antonio López, vendido en 315.000 euros por la galería Marlborough
«Rosas de invierno I, II y III», tríptico de Antonio López, vendido en 315.000 euros por la galería Marlborough - MAYA BALANYÁ

Este último ha llevado a ARCO una buena representación de la abstracción en España: Oteiza, Feito, Guerrero... Y alguna exquisitez, como un óleo sobre madera de Man Ray del año 23 que perteneció a Louis Aragon. El marco también es obra de Man Ray. Su precio: 120.000 euros. Otra de las galerías españolas señeras en la vanguardia histórica, Leandro Navarro, apuesta igualmente por piezas de gran calidad. Como «Frère» (c. 1973), de Alexander Calder, un artista que ha tenido recientes exposiciones en la Fundación Botín de Santander y en el Museo Picasso de Málaga. Este móvil procede del legado del artista. Su precio: 1,8 millones. Otra pieza singular es «Vénus à la giraffe», escultura de Dalí, procedente de la Colección Perrot Moore. Fundida en 1973, es el único de los seis ejemplares pintado en blanco a petición del artista. La pieza cuenta con un certificado de autenticidad firmado por Robert y Nicolas Descharnes en 2003. Está a la venta por 190.000 euros.

Y más obras de artistas españoles en la galería Fernández-Braso: Millares, Rivera, Feito, Saura (un perro de Goya pintado en su primer viaje a Cuba)... Manuel Fernández-Braso reivindica a los grandes maestros de la vanguardia clásica: «A veces han estado un poco escorados, desplazados. Hay otra manera de mirar a los artistas del pasado, ponerlos en su sitio y mostrarlos con orgullo. Es buenísimo que galerías como la suiza Hauser &Wirth apuesten fuerte por Chillida, pero es curioso que tenga que pasar esto para que en España nos demos cuenta de la calidad de los artistas que tenemos».

«El escritor prisionero», tapiz de Jaume Plensa, en el estand de la galería Lelong
«El escritor prisionero», tapiz de Jaume Plensa, en el estand de la galería Lelong - ISABEL PERMUY

Incluso destacadas galerías extranjeras hacen «marca España». Es el caso de Lelong. En su estand, dos maravillosas cabezas en bronce de Jaume Plensa (430.000 euros más IVA cada una), de 2019. Y una sorpresa. Por primera vez se muestra un tapiz del artista catalán, hecho a mano y de fabricación francesa: «El escritor prisionero» (205 por 145 centímetros). Es una edición de tres piezas. Su precio: 75.000 euros más IVA. Y más joyas, como un precioso dibujo de Miró, a la venta por 800.000 euros.

En cuanto a la presencia de artistas internacionales en ARCO, también hay piezas de calidad, aunque desde luego no tan rotundas como en las todopoderosas Art Basel y Tefaf. En el estand de Thaddaeus Ropac cuelgan dos obras de Baselitz (1,2 millones de euros cada uno), una escultura de Rauschenberg (1,1 millones)... Dentro de la sección dedicada a proyectos de artista, la galería Forsblom presenta una espectacular serie de doce cuadros creados con piezas de Lego por el chino Ai Weiwei. Su título: «Zodiac». En ella recrea los animales del zodiaco chino. El precio de cada obra es de 160.000 euros. En el estand de Elvira González, un fotogénico caleidoscopio del danés Olafur Eliasson, que expone en el Museo Guggenheim de Bilbao. A la venta por 400.000 euros. Y otro de los protagonistas internacionales es el uruguayo Joaquín Torres-García. La galería Marc Domènech ofrece «Constructivo piramidal», un fresco del 43 que tenía en casa el artista. Su precio: 2.250.000 euros.

Caleidoscopio de Olafur Eliasson en el estand de la galería Elvira González
Caleidoscopio de Olafur Eliasson en el estand de la galería Elvira González - MAYA BALANYÁ

Chile fue elegido por ARCO como el país invitado en 2021, cuando la feria cumplirá 40 años, pero el Gobierno de Sebastián Piñera ha declinado la invitación por la situación convulsa que atraviesa el país. No se ve políticamente muy positivo invertir en arte en estos momentos. Al parecer, artistas y coleccionistas del país se lamentan por la oportunidad perdida. ¿Hay un plan b? Los responsables de Ifema dicen que se están barajando varias opciones. ¿Quizá una retrospectiva de los 40 años de ARCO? Este año tampoco hay país invitado. Se sustituyó por una propuesta especial, bajo el título «Es solo cuestión de tiempo», en torno a Félix González-Torres, artista cubano de culto, fallecido a los 39 años a causa del sida. Dieciséis creadores de trece galerías abordan prácticas artísticas a partir de la obra radical de González-Torres.

Visitantes protegidos con mascarillas, ayer en ARCO
Visitantes protegidos con mascarillas, ayer en ARCO - EP

Y las primeras mascarillas aparecieron ayer en ARCO por miedo al coronavirus, tras conocerse un nuevo caso de contagio en Madrid. De los 300 coleccionistas invitados cancelaron quince.