logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain
An article was changed on the original website An article was changed on the original website An article was changed on the original website

El Ministerio de Hacienda ascienda a un cargo que retuvo impuestos de forma irregular

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso. EFE

El Ministerio de Hacienda ha ascendido como número 3 de la Agencia Tributaria a un cargo que en su anterior destino en Cataluña ordenó retener dinero a contribuyentes de forma irregular. Pese a que la medida tuvo que ser retirada y fue plasmada en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Gonzalo García de Castro fue nombrado antes de verano como nuevo director del Departamento de Gestión Tributaria.

Un cargo cuyas atribuciones plasma el organigrama de la Agencia Española de Administración Tributaria (AEAT). Por encima de él únicamente se encuentran la Dirección General y la Presidencia, ocupada por la Secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón.

García de Castro ha desarrollado casi toda su carrera en Cataluña, donde logró ascender desde inspector de Hacienda hasta ser el máximo responsable de la Agencia Tributaria durante sus seis años como delegado especial, entre 2012 y hasta julio de 2018. Un año antes de acceder al cargo, fue cuando dictó entre sus subordinados una orden que fue considerada «ilegal» por el TSJC.

La directriz violaba una norma de funcionamiento habitual en Hacienda en torno a los conocidos como «ingresos excesivos» o «duplicados», como se define técnicamente a los impuestos cobrados en exceso a los contribuyentes.

Una orden "a todas luces ilegal"

Hasta la orden de García de Castro, si los técnicos detectaban dichos cobros, y el afectado no tenía deudas con Hacienda, el dinero se devolvía de oficio y en el menor tiempo posible. Él, no obstante, cambió la práctica de manera inversamente contraria y dictó que el dinero se retuviera. Un funcionario resumió ante el juez el espíritu de la nueva norma en una frase que atribuyó a su entonce superior: «Si [los contribuyentes] no lo piden, no se devuelve un euro».

La orden fue denunciada de forma interna por una funcionaria, que se negó a aplicarla y logró que fuera retirada en cuestión de meses. La respuesta de la Agencia Tributaria sobre la trabajadora que detectó la irregularidad, no obstante, fue la de castigarla. Ella fue degradada y García de Castro ascendido a delegado especial en Cataluña. Su actuación, no obstante, acabó en el TSJC, que en 2013 dio la razón a la funcionaria en todos los aspectos.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso EL MUNDO, el juzgado ordenó que la funcionaria fuera restituida en su cargo. Sobre la orden de no devolver los cobros extraordinarios a los contribuyentes, la misma sentencia fue también explícita. Se trató de una orden «a todas luces ilegal», que contravino «de forma flagrante y palmaria» la Ley General Tributaria y que tuvo consecuencias para los contribuyentes.

Fuentes de la Agencia Tributaria sostienen que la orden de García de Castro «en ningún momento pretendía contradecir el mandato legal de las devoluciones de oficio, sino establecer una depuración previa para cancelar otras deudas que pudiese tener el contribuyente». Asimismo, añaden que las devoluciones a contribuyentes incluso se aceleraron, aunque admiten que la «instrucción indujo a confusión y, por ello, fue corregida de inmediato».

Pese a conocer su historial jurídico, Hacienda mantuvo el nuevo ascenso de García de Castro, el cual se hizo oficial en julio. Entre las nuevas responsabilidades que deberá asumir destaca la elaboración del plan para que Hacienda devuelva a un millón de madres las retenciones del IRPF que se hicieron de forma indebida, según sentenció a inicios de octubre el Tribunal Supremo.

Themes
ICO