Spain

“En 41 años de servicio, he sido gris, marrón y también azul”

 Ha pasado por tantos destinos que le cuesta recordarlos todos(Barcelona, Sevilla, Madrid...). Horacio González, vigués de 65 años, fue uno de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que recibió ayer un diploma al reconocimiento por toda una vida de servicio. Recién jubilado, admite que de todas las unidades en las que ha ejercido su labor, la mejor ha sido el 091, donde estuvo durante 30 de sus 41 años en activo. “En la calle es donde se aprende a ser policía, por eso aconsejo a los agentes nuevos que pasen por el 091, por los zetas”, asegura.

De esa trayectoria recuerda varias intervenciones “complicadas” en las que llegó a jugarse la vida. “Mi compañero y yo acudimos a un tiroteo por un atraco  en Peniche. Al llegar, uno de los asaltantes se  asomó y apuntó. Mi compañero lo vio y me empujó para que me cayera al suelo. Así pude esquivar los disparos que nos pasaron rozando”, relata.
No fue el único episodio arriesgado. Un secuestro en un piso de A Ferrería le quedó marcado en su memoria. “Un joven pedía auxilio  en una vivienda, tiramos la puerta y estaba allí, sangrando. Le habían cortado parte de la cabeza con una sierra. Llegamos a tiempo para evitar que muriera. En la intervención llegué a lesionarme el pie pero continué hasta el final”, cuenta.  Este agente jubilado no tuvo reparos en entrar en un edificio en llamas en la calle Oporto para salvar a un anciano y en tirarse al agua con uniforme y pistola para  recoger un cadáver que había aparecido en Bouzas. “Me acuerdo que llegó el juez y yo estaba totalmente empapado”, recuerda con una sonrisa. A su lado, su mujer, corrobora el estado en el que le llegaban los uniformes y “los tuvo todos”. “He sido gris, marrón y azul”, confirma Horacio . “Es una vida complicada también para la familia,  aunque te acabas adaptando”, añade su mujer quien a partir de ahora, “es cuando disfrutaremos del tiempo juntos, aprovecharemos para viajar”.n