logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Hallan el arma homicida del 'carnicero' de Valdemoro

En el segundo registro a su domicilio

La Guardia Civil encuentra una cuerda con la que pudo asfixiar a su víctima, de 18 años, en el interior del chalé en el que vivía

A la izqda., Leonardo, el carnicero de Valdemoro. E.M.

La Guardia Civil ha encontrado en el chalé del carnicero de Valdemoro una cuerda con la que supuestamente asfixió a la joven de 18 años en el interior del domicilio. Tras el crimen, el arrestado, Leonardo V. J., de 27 años, descuartizó el cuerpo y avisó a una ex novia para que le ayudase a deshacerse de los restos.

Los agentes encontraron la cuerda en un registro reciente y creen que fue la que utilizó para acabar con su vida, ya que el informe forense ha determinado que la víctima presentaba unas marcas en el cuello similares a la de la soga hallada dentro de la vivienda unifamiliar que okupó hace cinco años y que empleaba para su negocio clandestino de tatuajes. Este objeto además era usado por el supuesto criminal para realizar juegos sexuales en la casa, según declararon varias de sus conocidas.

Aunque el carnicero de Valdemoro se negó a declarar ante el juez, sí explicó a los agentes tras su arresto que había asfixiado a la joven tras forcejear con ella porque se había reído de su acento. También llegó a decir en una de las conducciones a otro detenido la siguiente frase: «Tenía ganas de experimentar una muerte y ahora que lo he hecho no he sentido nada», según fuentes jurídicas.

El pasado jueves, agentes de criminalística de la Guardia Civil estuvieron de nuevo en la casa del criminal en la calle Francia de Valdemoro. Fuentes próximas a la investigación indicaron que el registro duró alrededor de dos horas y que el investigado estuvo presente en la inspección del domicilio, donde supuestamente habría matado a la joven.

Se trata del segundo registro que los agentes del Instituto Armado practican en la vivienda. Dentro, los especialistas de la Guardia Civil han encontrado también trazas de sangre que tratan ahora de analizar para ver si corresponden a las víctima mortal o a otras personas que pudieron pasar por la vivienda.

En el interior del chalé, y según fotografías que Leonardo había distribuido en redes sociales, había numerosos objetos de temática satánica y de terror, como calaveras y caretas de Hannibal Lecter, carteles relacionados con el nazismo y armas como cuchillos, catanas y pistolas. En sus perfiles se apodaba así mismo como el carnicero tatuador.

Así fue la detención

Leonardo, de nacionalidad colombiana, fue detenido el pasado 16 de octubre tras confesar el crimen a su ex pareja, que denunció los hechos ante la Guardia Civil. El juzgado de instrucción número 3 de Valdemoro decretó su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza por un presunto delito de asesinato. Permanece ingresado en la enfermería de la cárcel de Valdemoro. En el centro penitenciario está acompañado por presos de confianza y no tiene contacto con ningún otro interno.

Fuentes jurídicas indicaron que a Leonardo se le ha tomado una muestra de cabello para averiguar si en los últimos meses había consumido algún tipo de estupefaciente o si se medicaba por una supuesta enfermedad mental de la que, según explicó, estaba diagnosticado.

El homicida habría aportado en el juzgado un documento médico que revela que había pasado por una clínica hace tiempo para ser tratado de una supuesta esquizofrenia, una enfermedad mental que ya dijo que padecía a los agentes que le detuvieron.

Con todo, el juez ha ordenado a un perito psiquiatra que evalúe al detenido para confirmar que sufre una enfermedad mental. El mismo día de su detención, los agentes no hallaron en la casa ningún medicamento para ese trastorno. En cambio, sí había en el domicilio restos de cocaína, ya que el detenido podría dedicarse al menudeo, según las primeras averiguaciones policiales.

Su ex pareja, en libertad

Su ex pareja, Celia, fue encarcelada por un delito de encubrimiento, si bien el 30 de octubre el juzgado acordó su puesta en libertad ya que considera que no participó en el crimen. Esta mujer admitió que ayudó a Leonardo a comprar algunos artículos de limpieza como lejía para quitar los restos de sangre en el domicilio.

Celia volvió a reiterar que al llegar a la casa de Leonardo y ver el crimen que acababa de cometer se quedó bloqueada. Pensó que si no le hacía caso su vida corría peligro, ya que dos días antes le había denunciado por amenazarla de muerte. Hizo varias fotos del cadáver desmembrado y horas después, acudió a un cuartel de la Guardia Civil para delatarle. Los agentes llegaron a la casa de inmediato y se lo encontraron en la puerta del chalé empujando un carrito. «Sé por lo que estáis aquí», les dijo.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
Themes
ICO