logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Ignacio de la Torre: «Para España importa más quién gobernará el BCE que las elecciones»

El economista jefe y socio de la firma de inversión Arcano, Ignacio de la Torre (Madrid, 1974), relata cómo algunos les llamaron locos en el otoño de 2012 por recomendar invertir en España y predecir su recuperación. «Decir eso era una gran herejía, pero sucedió», recuerda ahora en una entrevista con ABC. Siete años más tarde, De la Torre cree que el ciclo de crecimiento aún tiene recorrido aunque no esté exento de peligros, entre los que destaca uno: la reforma de las pensiones y la necesidad de mayor solidaridad generacional a la vista de la ingente deuda pública que acumula España.

¿Cómo ve la economía española?

Se está produciendo una cierta aceleración de la economía en un contexto electoral y de desaceleración global. Todo parece indicar que en el segundo trimestre creceremos un 0,7%, y en anual un 2,9%. Para que se cumpla el 2% que marca el consenso de mercado para todo el año, tienes que irte al 1,5% anual el segundo semestre, lo que sería un bajón sin precedentes. El consenso debe subir sus previsiones sobre España porque ahora son demasiado negativas. Si se desacelera el mundo, a España le afecta menos de lo que pensábamos porque el motor del PIB está siendo la demanda interna por el aumento del empleo, que ha arrancado bien el año. En Europa el empleo crece al 1%, en España al 3%. Ahí tienes una explicación de por qué vamos a crecer más que el resto. Cuando ves los sueldos en España cobramos de media 15 euros la hora, costamos 21 -porque 6 se van a cotizaciones sociales- y producimos 40; los italianos cuestan 30 euros la hora y producen 40; los alemanes te cuestan 40 y te producen 50. Esto explica la revolución exportadora. Además la incipiente subida de sueldos en España (2,2% por hora) fomentará la demanda interna. Ahora que están subiendo los sueldos en Europa (2,4%), España se puede permitir perfectamente subir los sueldos incluso por encima de la inflación si se producen aumentos de productividad, de lo que resultaría que no perdemos competitividad. Mientras, los salarios de nuestros competidores suben más que los nuestros, lo que es bueno.

¿Y la incertidumbre política?

La capacidad de la política para torcer la economía española es muy reducida. Máxime cuando tenemos mucha deuda pública y estamos en una unión monetaria. La capacidad de ciertas políticas para dañar la economía es más limitada de lo que creemos. Incluso con la fragmentación política actual, el escenario es mejor que en el resto de Europa. Frente a lo que se cuece en Alemania, Francia e Italia, España parece un país con partidos razonables. Vox y Podemos son dos fuerzas mucho más centradas de lo que hay en Europa: no están en contra de la UE, aceptan el euro y el plan de Estabilidad y Crecimiento. Y no puedes hacer un giro radical con una deuda pública del 100%; pasa como en Italia, que te sube la prima de riesgo y reculas. Además, el Parlamento solo puede aprobar un presupuesto que haya sido pactado con el Ecofin y el BCE tiene 30 puntos de deuda de España. Si incumpliéramos nuestros compromisos lo sufriríamos con la prima de riesgo, y en última instancia, con el poder del BCE, que al tener nuestros bonos tiene mucho que decir.

Pero España necesita reformas para seguir creciendo.

A medio plazo, sí, pero a corto plazo la inercia es positiva y seguiremos creciendo. Entre las reformas destaca la de las pensiones. Estamos dejando una hipoteca de un billón de euros en forma de deuda pública a nuestros hijos y a los jóvenes, lo que es una inmoralidad. Los salarios de los jóvenes no han subido en veinte años y nos gastamos 11 puntos del PIB en pensiones. ¿Esto va a cambiar? No, porque los nueve millones de pensionistas tienen el voto muy claro y los cuatro millones de jóvenes, además de ser menos, están muy dispersos. El sistema político tiene claro a por quién ir, y eso es una injusticia brutal. En Europa, de media, un trabajo temporal tarda dos años en pasar a indefinido. En España, entre cinco y ocho años. Si eres temporal nadie invierte en tu formación continua y, cuando tienes contrato fijo, ya tienes 32 años y no es fácil tener más de un hijo. Es un suicidio demográfico. Si no hay un contrato único es porque cuentan más los votos de los que ya tienen un contrato fijo, que son más de tres veces que los que tienen un trabajo temporal. Es una lógica inmoral.

¿Hay que subir impuestos?

Sí si se quiere reducir el déficit sin tocar los gastos... No puedes subir pensiones y bajar impuestos. En empleo, no tenemos un paro del 14% como afirman las estadísticas, ya que tienes una economía sumergida de 17 puntos del PIB. Además hay pocos países con tantas diferencias regionales, con Navarra con un 8% de paro y Andalucía con un 21%. ¿Por qué? Porque al tener un grado de propiedad de vivienda tan elevado, que por una parte está muy bien porque te genera clases medias fuertes con un voto más moderado, la movilidad geográfica es reducidísima. Si pierdes tu trabajo en Córdoba no puedes irte a Navarra, ya que tu hipoteca la tienes atada a tu casa.

Si sale Weidmann de presidente del BCE, puede retomar las subidas de tipos. ¿Cómo afecta a España?

Es más importante quién gobierne en el BCE que lo que pase en las elecciones generales. Pero salga quien salga hay 21 personas votando sobre los tipos de interés en Europa, no uno. Dados los datos macro de Europa, con una inflación subyacente del 0.8%, no veo ningún ingrediente para que se produzca una subida de tipos en el corto plazo. El mercado descuenta que no llegará hasta finales de 2020. Y sin «eurobonos» creo que el BCE no reducirá balance, ya que puede provocar un efecto asimétrico que lastrará más a Italia y España.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO