This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Imanol Arias visita ‘El Hormiguero’ junto a su hijo, Jon: «Ya tengo mis deudas liquidadas con Hacienda»

De tal palo tal astilla es un refrán que a Imanol Arias le viene al pelo: Jon, el hijo mayor del actor, ha seguido los pasos de su padre en el mundo de la interpretación. Y también ha heredado de él la labia, como ha demostrado esta noche en su debut en ‘El Hormiguero’. Arias & Arias comparten el escenario del Teatro Infanta Isabel de Madrid con el clásico de Arthur Miller ‘Muerte de un viajante’ y juntos la han presentado en el programa de Pablo Motos.

Sincerándose, el menor de los Arias ha confesado que fue su padre el que le propuso trabajar con él y que tuvo reticencias al principio.«Pero era teatro, un gran texto, y con el director, Rubén Szuchmacher tenemos una historia desde hace muchos años. Se daban todos los ingredientes para hacer esto sin el morbo y el ruido que podría haber alrededor al currar juntos».

El veterano actor, por su parte, se ha ido un poco por las ramas describiendo la obra. «El montaje parece que lo hubiera dirigido un creador de Netflix, pero sin ser televisión; hay un ‘flashback’ dentro de una escena y otro ‘flashback’ dentro del ‘flashback’. Es muy tremenda en la forma, y la gente cree que la obra está escrita ayer. Y no, es de 1949». En resumen, que «habla de muchas cosas». Para Willy Loman, su personaje, lo importante son los contactos, como ahora. «Eso es lo maravilloso de este país, que uno puede terminar lleno de oro si le cae bien a la gente», enfatiza el actor.

El menor de los Arias también se ha mojado sobre si su padre se pone en modo padre al trabajar con él. «Me ha sorprendido mucho eso, porque era en el único aspecto de la vida en el que no habíamos coincidido. La gente nos pregunta si cuando trabajamos dejamos a un lado nuestra relación personal. Nosotros nos llevamos como si estuviéramos viendo un partido en casa o cenando juntos. Él me da consejos pero no desde un sitio paternal. Además es recíproco». A lo que ha añadido su progenitor que «Jon no ve mucha diferencia porque yo siempre he sido actor con él, aparte de padre. Nunca he sido un padre ausente, pero he sido un actor que tenía un personaje de padre también».

La buena sintonía de ambos la han demostrado incluso hablando de las collejas (ficticias) que Imanol Arias le tiene que propinar a su hijo en la obra. Aunque ya ha ganado experiencia con los 20 años que lleva interpretando a Antonio Alcántara, confiesa que un día le dio mal y del bofetón casi tira a su retoño del escenario. «Él estaba preocupado, porque como hizo ‘Anacleto’, dar mal una hostia en el cine o en el teatro es un fracaso para él. Estaba hundido por eso». Al menos se lo toma con humor.

La cosa se ha puesto más seria en los últimos minutos de la entrevista. Pablo Motos le ha preguntado a Imanol Arias sobre un episodio crítico que vivió al finalizar su andadura con ‘El coronel no tiene quien le escriba’ y comenzar el de ‘Muerte de un viajante’.«Peté», ha admitido. «Estaba muy cansado, no me entraba bien el texto, me desconcertaban los cambios. Hubo días en los que me quedé paralizado. Fui al médico y me dijo que no sabia a quien tendría que fastidiar, pero debía retirarme unos días a dormir por un pico de estrés. Medí mal. Y esta obra es para entregarte entera, para no improvisar sobre ella. Es muy fuerte. Además, tenía muchas ganas». «Se puso malísimo y estuvo una hora vomitando en el baño y yo con él pensando que vaya tela que no nos pasara esto de fiesta y sí ensayando», ha apostillado su hijo, que tiene muy claras sus prioridades.

Y la bomba definitiva ha saltado al final con el tema más incómodo de la noche: el juicio pendiente del actor con la Audiencia Nacional por presuntos delitos contra la Hacienda Pública, por el que le han llegado a pedir hasta 30 años de cárcel. Sabiendo por dónde iban los tiros, el invitado ha respondido rápidamente que está esperando que lo llamen y «muy tranquilo, porque alguna vez tendrá que salir». Y ha concluido muy seguro de que saldrá bien parado de esta. «Ya tengo con mis deudas liquidadas con Hacienda. Por lo tanto, no debo nada de dinero. Solamente me van a castigar como un niño malo, no sé si me van a dar con una regla, un tortazo o me van a meter en la cárcel. No creo, porque no hay material. El único problema de esto es que es muy largo y que hasta que no sale la gente tiene la sensación de que algo no va bien».

Ver los comentarios