This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La ‘abuela marihuana’ niega que actuara “ilegalmente” plantando y distribuyendo marihuana

Fernanda de la Figuera, conocida como la abuela Marihuana y que ha sido condenada a nueve meses de prisión y al pago de una multa de 10.000 euros por cultivar esta sustancia, todavía recuerda la noche del 2 de julio de 2014, cuando la Policía Local la detuvo por tráfico de drogas. Asegura que uno de los agentes con los que coincidió en la Comisaría llegó a manifestarle que la “conocía”, que sabía que no era “una traficante” y que él nunca la habría arrestado.

La mujer, visiblemente afectada después de que la Audiencia provincial de Málaga haya ratificado su sentencia condenatoria, insiste en que durante el tiempo en el que estuvo al frente de la asociación que había fundado para distribuir marihuana nunca “cometió ninguna ilegalidad” y recalca que contaba con un “permiso de cultivo de plantas”. “Solo eran para los socios –unos 200–. Algunas eran más grandes y pesaban más de lo previsto. Pero cuando uno cultiva no sabe lo que va a pasar”, explica en declaraciones a este periódico.

Fernanda asegura que, con una “pensión de risa”, desconoce de “dónde va a sacar 10.000 euros” para afrontar la sanción que se le ha impuesto. La mujer, que se consideraba la activista más veterana de España por la legalización del cannabis, se siente “harta de todo”. No le sorprende el fallo judicial, que recoge que fomentó la posible legalización del uso terapéutico de la marihuana, pese a que en España no se permite el “favorecimiento o distribución de la droga”. “Sabía que iba a ser así. Cuando salimos del juicio, en 2020, mi abogado me dijo que me hiciera a la idea de que me iban a condenar”, sostiene Fernanda, que ve que la Justicia es “relativa”.

Aunque hasta hace un año estaba dispuesta a llegar hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para defender su inocencia, ahora afirma que, “cerca de cumplir los 80”, ya ha llegado el momento de tomarse la vida con más “tranquilidad”.