“Se está realizando un seguimiento minucioso del aislamiento de todos los casos y contactos, en colaboración con las enfermeras de Vigilancia Epidemiológica y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, ha informado el Ejecutivo regional en nota de prensa.

El brote se inició con cuatro casos, pero este viernes se confirmaron dos casos más y este sábado se elevan a 10 los contactos confirmados.

El brote que inicialmente se enmarcó en ámbito laboral, se considera actualmente de ámbito social. Dos de las personas afectadas están vinculadas a trabajos en el Ayuntamiento, otras siete son amistades y familiares de los casos y el último caso es una trabajadora por cuenta ajena.

Todos los casos permanecen aislados y tres de ellos son asintomáticos. Ninguno ha requerido hospitalización, según la Dirección General de Salud Pública.