logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

La Luna lanza al espacio 200 toneladas de agua cada año

Que la Luna dispone de importantes reservas de agua es algo que los científicos saben desde hace ya varios años. Agua congelada, por supuesto, en forma de hielo extraordinariamente puro en el fondo de profundos cráteres que jamás reciben la luz del Sol, pero también mezclada, aunque en menor cantidad, con el polvo y las rocas de la superficie lunar.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Nature Geoscience acaba de revelar que nuestro aparentemente reseco satélite está perdiendo ese agua, y a un ritmo considerable: cerca de 200 toneladas cada año. La culpa la tienen los meteoritos que caen casi continuamente sobre nuestro satélite.

Según han podido comprobar los científicos planetarios Mehdi Benna, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y Dana Hurley, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, los impactos de pequeños meteoroides impulsan, con frecuencia, polvo y gotas de agua a la tenue atmósfera de nuestro satélite. Y allí, en la atmósfera lunar, es precisamente donde la nave Lunar Atmosphere and Dust Environment Explorer, de la NASA, consiguió verlas.

Los investigadores, en efecto, fueron capaces de detectar con los instrumentos de la sonda hasta 29 liberaciones de agua entre octubre de 2013 y abril de 2014, y justo en los momentos en que la Luna pasaba a través de lluvias de meteoros bien conocidas. Según los científicos, cuanto más fuerte sea la corriente de meteoros, más partículas (y agua) son lanzadas al espacio desde la Luna.

"La Luna es golpeada por diminutas partículas de polvo todos los días -explica Dana Hurley- y, de vez en cuando, vuela a través de corrientes de meteoros, y entonces el bombardeo se vuelve más intenso". De hecho, las mayores detecciones de agua en la atmósfera lunar se detectaron precisamente al mismo tiempo que la Luna pasaba a través de esas corrientes. "Eso nos hizo pensar -prosigue la investigadora- que estábamos presenciando la liberación de agua lunar por los meteoroides".

Más seco que el desierto más seco

En su artículo, los investigadores explican que la cantidad de agua detectada por los sensores de la sonda era demasiado alta para provenir de los propios meteoros. En cambio, proponen que la mayor parte de ese agua probablemente se desprendió de los granos del suelo lunar próximos a los lugares de impacto.

Según los cálculos de Hurley y su equipo, en el transcurso de un año los meteoritos pueden llegar a liberar alrededor de 300 toneladas de agua del suelo de la Luna. Alrededor de un tercio de ese agua vuelve a caer en algún otro lugar del satélite, incluidas las áreas permanentemente en sombra cerca de los polos. Pero el resto, unas 200 toneladas anuales, se pierde para siempre en el espacio.

Los análisis realizados muestran que el agua lunar está oculta bajo una capa de aproximadamente 8 centímetros de suelo completamente seco. Su concentración, sin embargo, apenas es del 0,05%, con lo que ese subsuelo "húmedo" jamás podría llegar a convertirse en un terreno fértil: Según Hurley, a pesar del agua que contiene, ese suelo sigue siendo más seco que el desierto más seco de la Tierra.

Un cometa helado

Los investigadores creen que el agua podría proceder del impacto de un cometa helado hace cientos de millones de años, y que ahora toda ella se está perdiendo (a un ritmo de 200 toneladas al año) por culpa de los meteoritos. Con todo, su presencia en la superficie podría permitir que a partir de 2024 (año en que la NASA quiere volver a enviar hombres a la Luna), toda ese agua fuera extraída tanto para el consumo humano como para obtener combustible.

Themes
ICO