logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

La memoria selectiva de Pedro Sánchez con los valencianos

Una frase de cinco segundos sobre el «problema de la financiación autonómica de la Comunidad Valenciana» en un debate electoral de más de dos horas ha servido para que el PSPV-PSOE jalee al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, y para que un puñado de analistas den por sentado que el «problema valenciano» ha entrado en la campaña de las generales.

Nada más lejos que la realidad. La decisión del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, de adelantar los comicios autonómicos para hacerlos coincidir con las generales del 28 de abril ha contribuido a sepultar el debate valenciano. A hacerlo invisible. Más allá de las primeras entrevistas de rigor a los dirigentes políticos autonómicos los días posteriores al anuncio del líder del PSPV-PSOE, las elecciones en la Comunidad Valenciana han quedado eclipsadas por las generales y, con ello, los problemas de los valencianos. Con la financiación, la más injusta de toda España, a la cabeza.

En el guión de Pedro Sánchez en el debate de la noche del martes no parecía figurar el asunto de la financiación. Un tema que le incomoda. Prometió solucionarlo cuando estaba en la oposición y al llegar al Gobierno lo metió en el cajón del olvido. Fue Pablo Iglesias, el candidato de Podemos, quien hizo alusión al déficit de financiación de la Comunidad Valenciana o a los problemas de Extremadura en materia ferroviaria. Y Pedro Sánchez se subió a ese tren. Si Iglesias hubiera mentado la escasez de agua en Murcia da la impresión de que Sánchez lo habría hecho también.

Imagen de Pedro Sánchez tomada este martes en la sede del PSOE
Imagen de Pedro Sánchez tomada este martes en la sede del PSOE - EFE

Lo que sí formaba parte del argumentario leído por el candidato socialista fue la alusión a la Comunidad Valenciana como un «parque temático de la corrupción». Sánchez desgranó un listado de antiguos dirigentes del Partido Popular implicados en causas judiciales o encarcelados. Su memoria, en todo caso, fue selectiva. No hizo mención a la causa que acabó con un presidente de la Diputación socialista detenido hace apenas un año. El sumario de la operación Alquería es demoledor y recoge informes como el de la Fiscalía Anticorrupción que acusa al PSPV-PSOE y a Compromís de crear un gobierno paralelo para enchufar a afines en Valencia.

Si Pedro Sánchez optara el viernes por el AVE para desplazarse a Valencia para cerrar la campaña del PSOE (algo improbable dada su querencia al transporte aéreo) vería frente a la estación Joaquín Sorolla una lona gigante con los detalles del caso.

Themes
ICO