Spain

La primera vacunación de policías y bomberos en la Región arranca con 850 efectivos en Cartagena

Cartagena destacó la semana pasada por acoger la primera vacunación multitudinaria de mayores de 80 años contra la Covid -19 en la Región de Murcia y acoge este martes la primera administración masiva a policías locales y nacionales, bomberos y voluntarios de Protección Civil, por parte de sanitarios del Área II de Salud de la Comunidad Autónoma. «Recibir la inyección es un motivo de tranquilidad. A nivel profesional es importante, porque mi trabajo implica cercanía con el ciudadano y eso siempre es un riesgo de contagio. Y, a nivel personal, es muy buena noticia, porque tengo dos hijas y siempre te preocupas por la familia», resumía a LA VERDAD sus sensaciones nada más vacunarse el agente de la Policía Local de Cartagena Borja Meca, de 37 años, a las puertas del pabellón Cabezo Beaza.

Por esta instalación municipal pasan hoy 850 funcionarios públicos de varios municipios de la comarca, entre ellos La Unión y Fuente Álamo. Como Borja, su compañero de la unidad motorizada Antonio, de 38 años, agradecía también el haber recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca, aunque no ocultaba cierta inquietud: «Cuando hace unos días nos dijeron que iban a vacunarnos, me puse contento. Pero siempre te crea un poco de desconcierto el pensar en los efectos secundarios», confesó. Y contó que la cita para el siguiente pinchazo de la vacuna asociada a la británica Universidad de Oxford será el 6 de mayo.

Grupos prioritarios

Por ahora, España ha vetado estos viales para las personas mayores de 55 hasta disponer de más datos científicos sobre la incidencia en este grupo de población. De ahí que decenas de policías y miembros de los equipos de extinción de incendios, entre otros servicios públicos, tengan aún que aguardar aún su turno.

Durante toda la mañana de este martes, el trasiego fue constante en el polideportivo del polígono industrial y comercial Cabezo Beaza, donde el personal del Servicio Murciano de Salud estuvo apoyado por miembros de Protección Civil de Cartagena. También custodiaron la entrada al recinto efectivos de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de la ciudad.

A este cuerpo pertenece un agente que, si bien prefirió mantener en el anonimato su identidad, sí que accedió a contar que tiene 43 años y que estaba satisfecho de ver al fin llegado el momento de la inyección. «Llevábamos mucho tiempo reclamando que nos consideraran como grupo prioritario para las vacunas, porque estamos muy expuestos al virus. Pero en la plantilla estamos contentos, sobre todo porque tenemos familia y llevamos casi un año muy duro», comentó este agente.

Hacia mediodía se incorporaron a la fila, donde la organización repartió gel hidroalcohólico y recordaba la necesidad de mantener «la distancia de seguridad» (el uso de la mascarilla fue escrupuloso), los marineros de Salvamento Marítimo Luis Segarde y Antón del Río. Estos coruñeses, destinados en el buque Clara Campoamor, relataban su trabajo en primerísima línea en el rescate de inmigrantes llegados en pateras. «Tenemos un contacto muy estrecho con las personas que navegan en las pateras, porque lo que venir hoy a que nos vacunen nos da una tranquilidad. No te digo que en algunas situaciones en la mar sintamos miedo al virus, pero sí respeto», dijo Luis Segade, de 47 años. Y Antón, de 31, no ocultó su especial alegría por haber entrado en este cupo de vacunados: «A decir verdad, pensé que tardarían más en llamarnos. Ojalá esta pandemia pase pronto».

En casa con tres hijos y tres nietos

A punto de entrar al pabellón, en sus críos de 6 y 9 años ponía primero la mente Toñi Méndez, que reparte sus horas entre las tareas del hogar, el estudio de oposiciones para ser policía y la ayuda en la agrupación de Protección Civil de La Unión. «Vacunarte supone estar en mucho menos riesgo de sufrir problemas graves si coges el virus, pero no hay que confiarse», decía en alusión a las variantes británica, sudafricana, brasileña... De hecho, «gracias a haber seguido todas las medidas de prevención y a haber hecho turnos ninguno nos hemos contagiado en la agrupación», apuntó. Y demostró su compromiso con los demás, el mismo empuje que no le detuvo durante el primer y más duro confinamiento, en 2020: «Nosotros trabajamos para ayudar a las personas que están en peores condiciones, por ejemplo, llevamos alimentos a las viviendas. Lo primero es ayudar».

Y de las ocho personas que conviven en su domicilio se acordaba el policía local cartagenero Juan Jesús Moreno, quien a sus 40 años tiene ya tres nietos y una sensación de «alivio» por la vacuna. «Vivimos un bebé de seis meses, niños de cuatro años, seis, once y dieciséis, un chaval de 26, mi mujer y yo. Y la verdad es que se vive con preocupación, porque yo tengo que salir a la calle obligatoriamente y mi mujer trabaja en un supermercado», comentó. Y le vino a la cabeza «los días de finales de julio en los que me pusieron en cuarentena por haber tenido contacto con un positivo detectado en una patera. Estaba a punto de ser abuelo y ahí me tenían, aislado. Afortunadamente, mis dos PCR salieron negativas», narró. Y concluyó con optimismo: «Yo prefería la vacuna de Pfizer por la efectividad, pero miro atrás y vacunarme es un alivio».

Football news:

Los Rangers de Gerrard ganaron el Campeonato de Escocia antes de tiempo. Este es su primer título en 10 años
Pep Guardiola: sulscher es un excelente entrenador, el Manchester United es cada año más difícil de vencer
Fowler sobre Salah: Quiere irse, vale la pena vender. Como Coutinho. Con ese dinero tomaron van Dyck y Alisson
Más que una foto! Hoy se decide el futuro de Messi en las elecciones presidenciales del Barcelona
Sulscher sobre el partido con el City: en el estómago de la mariposa, la sangre hierve, preparándose con el pensamiento: este es un desafío para mí
Si Lukaku ganara el balón de Oro, no me sorprendería. Hace cosas increíbles. Dzackeroni sobre el delantero
Busquets, Alba, Roberto, Puig y Luis Enrique votan Hoy, 7 de marzo, en las elecciones presidenciales del Barça