Spain

La vida más familiar y desconocida de Franco antes de llegar al poder

Francisco Franco era un niño enclenque, introvertido y de voz aflautada. Así lo define al menos la nueva serie documental de DMax, que disecciona la figura del dictador con parte de material inédito y con muchas imágenes restauradas en color. Franco. La vida del dictador en color, que consta de dos capítulos y el primero se emitió el pasado lunes 18 de noviembre, documenta con archivos documentales, pictográficos y fílmicos los aspectos clave en la biografía del hombre que estuvo al frente del país durante casi 40 años. Desde su papel en la Guerra Civil —que causó más de medio millón de muertos y decenas de miles de fusilados en los años posteriores—, su ascenso al poder y sus relaciones con el resto de las potencias occidentales; hasta aspectos más privados como su faceta como patriarca del clan, sus primeras novias, sus apodos durante la instrucción militar, su pasión por el cine y la escritura o o su afición a la caza y a la pesca y a los baños de masas para ensalzar el régimen.

Una familia rota

El segundo de cuatro hermanos, Francisco Franco nació el 4 de diciembre de 1892 en Ferrol. Su madre, Pilar, una mujer tradicional, religiosa y de talante dulce se encargó de su educación después de que su padre, intendente general de la Armada de Ferrol y con fama de mal carácter, les abandonara para irse a vivir con su amante a Madrid. Nicolás Franco era liberal y masón, uno de los motivos por los que el dictador siempre tuvo en su objetivo a ambos colectivos. Pese a no tener ningún tipo de contacto con su progenitor, Franco, ya como generalísimo, se encargó de organizar y presidir su funeral, prohibiendo la entrada a su viuda, Agustina Aldana, a quien siempre culpó de la huida de su padre.

Escasas relaciones amorosas

La vida sentimental de Franco no fue fácil. Tuvo una novia en su Ferrol natal y después un amor no correspondido, el de Sofía Subirán, hija de un militar a la que Franco carteaba sin obtener respuesta. En el primer capítulo de la miniserie se pueden ver fotografías de ella, que guarda un ligero parecido con Carmen Polo, la joven asturiana de familia adinerada que se convertiría en la esposa del dictador en 1923. El padre de la novia se opuso a esa boda, pero el tesón y cabezonería de Carmen Polo logró su propósito, con el rey Alfonso XIII como padrino.

Franco, junto a su esposa Carmen Polo y su hija Carmen Franco, en Salamanca, en 1936. ampliar foto
Franco, junto a su esposa Carmen Polo y su hija Carmen Franco, en Salamanca, en 1936.

Apodos en sus inicios militares

En Ferrol, la vida giraba entorno a la base militar naval, pero Franco vio frustrada su entrada a la marina y con 14 años se inscribe en la Infantería de Toledo. Su baja estatura y complexión débil hace que en sus inicios militares le llamen con apodos como Cerillita y Franquito. No fue un estudiante brillante, pues en su promoción ocupó el puesto 251 de 310.

Franco llega a África en 1912, con 20 años. Las crónicas de entonces destacan de él su valor y capacidad de liderazgo, lo que allí se conoce como Baraka, que es una especie de gracia divina. En batalla, solo es herido en una ocasión, durante un asalto en 1916. Una grave herida en el abdomen que, pese a su fatal pronóstico, se recupera sin secuelas, lo que hace aumentar su fama de ser una especie de protegido de Dios. También es considerado una persona dura y austera, rasgos que se incrementan en su personalidad cuando en 1923 lo colocan al frente de la Legión, donde se formó y creció como militar. Durante ese servicio, Franco ordenó matar a uno de sus hombres porque este le había tirado el plato de comida a uno de los militares al mando.

Francisco Franco.rn
Francisco Franco.

Pasión por el cine y la escritura

Aficionado a la escritura, Franco escribió Diario de una bandera, publicado en 1923, como una loa a la Legión. Pero no será su primer trabajo como autor. Famosa es la película Raza, escrita por Jaime de Andrade, que no era más que su seudónimo. Algo que no se supo hasta 1964, cuando el dictador pidió su entrada en la SGAE como autor. El documental también recupera imágenes de la película La Malcasada (1926), en la que el entonces general Franco aparecía interpretándose a sí mismo, un militar de prestigio que se codea con la alta sociedad.

Carmen Franco, la imagen de una infancia feliz

Franco y Carmen Polo en el Pazo de Meirás, en La Coruña.
Franco y Carmen Polo en el Pazo de Meirás, en La Coruña.

A lo largo de todo el primer capítulo del documental, la imagen del dictador como un tipo vengativo, acomplejado y cruel, se trufa con su faceta de hombre familiar, íntimo y cariñoso gracias a las escenas de Franco con su mujer y su única hija, Carmen Franco, grabadas la mayoría de ellas en el Pazo de Meirás. La pequeña, que luce el mismo peinado de pelo corto y ondulado que su madre, aparece en contadas ocasiones pero siempre se le ve sonriendo, dando saltos y besando a su padre, ajena completamente a la situación que vive el país.

Franco. La vida del dictador en color arranca con la última aparición pública del dictador durante un baño de masas en la madrileña plaza de Oriente, en octubre de 1975, un mes antes de morir. Su aspecto deteriorado, con voz y manos temblorosas, hizo que el NODO descartara las imágenes en su noticiero propagandístico, y han salido a la luz por primera vez y coloreadas, gracias a esta nueva serie documental. La muerte del dictador en su propia cama se espera que sea el final del segundo y último capítulo de la miniserie, que se emite el próximo 25 de noviembre.