logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Los años dorados

Hubo un tiempo en que La Patrulla-X molaba. Mejor dicho, hubo un tiempo en que La Patrulla-X era el cómic de superhéroes que más molaba, el que había que comprar sí o sí. Cosa curiosa, pues en sus primeros años había sido (casi siempre) un tebeo del montón. El milagro lo obró un cambio radical en la formación del supergrupo, operado en el inolvidable primer Giant-Size X-Men (1975), escrito por Len Wein y dibujado por Dave Cockrum, pero, sobre todo, el denso culebrón posterior ideado por Chris Claremont con artistas como el propio Cockrum, John Byrne, Paul Smith o John Romita Jr. Con la marginación social y la angustia adolescente como banderas, Claremont tomó una cabecera modesta y la convirtió en todo un universo dentro del Universo Marvel, transformando a los mutantes en la auténtica gallina de los huevos de oro de la editorial. Pero esto no sucedió de la noche a la mañana, fue tejiéndose mes a mes, durante década y media, en numerosos arcos argumentales, una red narrativa cada vez más intrincada.

Después de narrar los inicios del cosmos mutante en el primer volumen de La gran novela de la Patrulla-X, un inspirado Ed Piskor avanza hasta el meollo del asunto en este segundo tomo, titulado, cómo no, Segunda génesis. Con un ritmo endiablado, Piskor construye una especie de biblia mutante, repasando exhaustivamente los años dorados de la franquicia, desde la presentación del nuevo grupo hasta el encuentro entre Forja y Tormenta, saltando de escena a escena en un viaje hipnótico que transmite la energía de aquellos cómics y la fascinación que suscitaba entonces su lectura. Y lo hace con una estética personalísima, impregnada de sensibilidad indie, con el descaro de un artista al que no le pesa confesar su amor por los tebeos que le hicieron gozar y le marcaron en su día. El resultado es bonito y electrizante, potenciado como está por el peculiar coloreado de la obra, un coloreado que incluso nos hace apreciar de otro modo la reedición del mítico Giant-Size con el que se rematan estas páginas.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO