logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Los cuatro puntos del "plan de choque" de Casado

Ni Cataluña, ni el aborto, ni la inmigración. Pablo Casado hizo de la economía el centro de su discurso en el Foro de EL MUNDO y lo justificó él mismo invocando el eslogan exitoso de la campaña de Bill Clinton en 1992. Lo acuñó entonces su estratega James Carville, al marcar como mensaje central "la economía, estúpido". Es siempre una baza para sumar votantes, sobre todo si, como plantea el líder del PP, incluye la mayor bajada de impuestos desde 1998.

Realmente es estúpido que en la cuarta economía de la Eurozona no estén en lo más alto de la campaña los planes para frenar la desaceleración, reactivar la creación de empleo y sanear las cuentas públicas. Sin embargo, los partidos no se mojan apenas por ahora y Casado quiere marcar terreno con lo que llama "plan de choque reformista". Se compone de cuatro puntos: "la austeridad y la eficiencia en el gasto público", que no detalla; "eliminar trabas burocráticas a las empresas"; "la unidad de mercado para que cualquier persona o empresa desempeñe su actividad profesional en todo el territorio nacional"; y, la estrella, "la revolución fiscal". Esta última implica bajar el IRPF por debajo del 40%, Sociedades por debajo del 20% y la eliminación de los impuestos de Sucesiones, Donaciones, Patrimonio y Actos Jurídicos Documentados para la compra de viviendas.

Todo ello unido al "blindaje fiscal" que exime de impuestos el rescate de ahorros en la jubilación y se amplía la desgravación actual de hasta 8.000 euros a todo tipo de productos de ahorro. Supone a corto plazo un coste al erario de hasta ¡12.000 millones al año! en un momento de déficit desviado y de deuda peligrosamente alta. Ni el Banco de España ni la Comisión Europea aplaudirán tal propuesta por temeraria. Casado -que ha sustituido al antaño número cuatro por Madrid Cristóbal Montoro, por el radical defensor de bajadas fiscales Daniel Lacalle- ha decidido jugar fuerte, pero para que funcione tiene que ser creíble y debe explicar a fondo con qué recorte de gastos lo compensa y cómo hace las cuentas.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO