logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Más reproches que propuestas

El debate entre los candidatos al Congreso por la provincia de Las Palmas resultó ayer un réplica de la confrontación celebrada a nivel nacional entre los líderes de los principales partidos en el que una vez más quedó evidenciada la división por bloques, aunque en esta ocasión contó con el dato diferenciador que aportaron las dos formaciones regionales - Nueva Canarias y Coalición Canaria-, cuyos representantes tuvieron, además, su enfrentamiento particular por el voto nacionalista.

El debate que Televisión Española en Canarias emitió anoche a las 23:00 horas entre los candidatos de las seis principales formaciones políticas de Las Palmas se convirtió en un cruce de reproches que se impuso a las propuestas que expusieron someramente.

Desde el primer momento, Guillermo Mariscal (Partido Popular) y Saúl Ramírez (Ciudadanos) enviaron sus dardos a Pedro Sánchez. «Es el momento de que abandone La Moncloa», dijo el popular, y le acusó de «abandonar a Canarias». Por su parte, Ramírez indicó que si el PP había incumplido el REF «el PSOE lo ha ninguneado».

Mañez tuvo que capear los reprechos de PP y PSOE.

La representante del Partido Socialista, Elena Máñez, tuvo que capear los reproches de diferentes frentes, especialmente en materia de empleo, tirando de los datos de la EPA para defender las políticas que en esta materia ha llevado a cabo Pedro Sánchez. No respondió a la pregunta insistente de Ramírez respecto a con quien quiere pactar el PSOE, pero afirmó que «ustedes con la ultraderecha», para advertir que la alianza entre Cs, PP y Vox pone en riesgo los derechos conquistados, especialmente los conseguidos por las mujeres.

La candidata de Unidas Podemos, Victoria Rosell, se expresó «legitimada» para hablar de las «cloacas del Estado» que han sufrido en su partido «porque no nos podían comprar», dijo. Planteó asimismo que se quiten las medallas «de la vergüenza» a la policía patriótica, así como la necesidad de proteger a los denunciantes y testigos de casos de corrupción, -propuestas que compartió Máñez-.

María Fernández, que aspira por primera vez a ocupar un escaño y que practicamente pidió el voto para su compañera de Santa Cruz de Tenerife, Ana Oramas, mantuvo que la presencia nacionalista ha sido fundamental para que Canarias sea escuchada en Madrid y reiteró los incumplimientos del Estado con la Comunidad Autónoma.

En este punto, el aspirante de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, le afeó que se apropiara de los logros de su formación -como los fondos para el plan contra la pobreza o el agua de regadío- y señaló que «para defender Canarias en Madrid hay que ser coherente y serio», algo que a su juicio no fue Ana Oramas cuando cambió su voto en la censura de Sánchez a Rajoy.

También abordaron la posibilidad de reformar la Constitución, asunto en el que Quevedo indicó que le hace falta «un lavado de cara» y afirmó que debe blindar el fuero canario, en lo que coincidió con María Fernández. Además, recordó el representante de NC que la única reforma de la Carta Magna «primó a quienes se han dedicado a hacer cositas raras con las perras sobre los derechos de la gente».

En el minuto de oro que cerró el debate, Guillermo Mariscal volvió a señalar las diferencias entre el modelo de España que representa Sanchez -«paro, dificultades y un estado territorial lamentable»- frente al de crecimiento económico de Pablo Casado, mientras que Victoria Rosell hizo hincapié en la lucha por los derechos constitucionales y el futuro del planeta.

Por su parte, Elena Máñez apeló al «voto sensato» para avanzar en cohesión social y territorial. María Fernández destacó la necesidad de un voto nacionalista en Madrid -«Ani no puede estar sola», dijo-, mientras que Pedro Quevedo mantuvo que «no se trata de ir al Congreso y estar de aquí para allá, sino para defender Canarias de manera insobornable». El candidato de Cs, Saúl Ramírez, se apuntó «a soñar» con las mejoras que llegarán de la mano de Albert Rivera.

Themes
ICO