This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Podemos confía en Yolanda Díaz para liderar la izquierda y que el PSOE no le ponga "límites" en el Gobierno

Podemos quiere ser "brújula" en el "horizonte de país" trazado por Yolanda Díaz. El papel que jugará el partido morado en los nuevos esquemas de la vicepresidenta segunda del Gobierno sigue siendo una incógnita, pero desde la formación ya concretan cuál es su objetivo para el medio plazo: aprovechar el empuje de Díaz para convertirse en primera fuerza progresista.

La teoría del sorpasso al PSOE -que cogió fuerza en 2016- ha estado en boca de Ione Belarra desde que fue elegida secretaria general de Podemos en junio. Pero ahora se adapta a la forma y tiempo que pide Díaz, que reclama crear "un horizonte de país" para "la próxima década". Con estos mismos términos, parafraseando a la vicepresidenta, se expresan en Podemos para desarrollar la idea del adelanto al PSOE. Lo hacen en su nueva hoja de ruta, salida del manifiesto de conclusiones redactado tras la Uni del partido, al que ha accedido EL MUNDO.

Un escrito extenso, de 34 páginas, que revela la "utopía posible" que manejan en Podemos: no tener los "límites" que les ha puesto el PSOE por ser el socio minoritario del Ejecutivo. "Venimos de ver cómo se permitió la fuga del emérito corrupto a una dictadura teocrática", acusan los morados a su socio de Gobierno, al que responsabilizan de los problemas que ha vivido la coalición estos dos años de legislatura.

También critican "cómo se impuso un diseño burocrático al ingreso mínimo vital que amenaza con hacerlo descarrilar" o "cómo se intentaron parar la ley trans, la reducción de los beneficios caídos del cielo de las eléctricas o la regulación de los alquileres", y culpan a los socialistas de "cómo se pospuso ocho largos meses la subida del salario mínimo interprofesional en 2021", entre otros reproches. "En nuestro país, solo habrá cambios profundos cuando encabecemos el Gobierno como la parte mayoritaria", zanjan.

¿Cuáles son estos "límites" que no quiere Podemos que le ponga el PSOE? Algunas de sus grandes reivindicaciones históricas: Un "cambio de rumbo" en materia fiscal, transitar hacia un modelo de cuidados de larga duración en el domicilio para reducir al mínimo las residencias, "eliminar la vergüenza antidemocrática del voto rogado", alcanzar la "laicidad del Estado" para ser, dicen, "un país decente" o defender los servicios públicos de las "garras de los fondos buitre".

"Punto de inflexión histórico"

Con este documento queda trazado el camino que Podemos pretende seguir en lo que resta de legislatura y en un momento que ellos consideran "un punto de inflexión histórico". Se ha especulado con el apoyo que los morados brindarían al "frente amplio" que está diseñando Díaz, más si cabe cuando en el encuentro de la vicepresidenta con Mónica Oltra y Ada Colau en Valencia -todavía sin fecha, y al que está invitada también la líder de Más Madrid, Mónica García- no se contara con la esperada presencia de Podemos. Un evento, no obstante, en el que no se lanzará ningún proyecto, como han avisado Oltra y Colau, y que servirá para seguir desarrollando el proceso de diálogo que pide Díaz. Con esta declaración de intenciones, Podemos cierra filas en torno al proyecto de la ministra de Trabajo, aun sin saber el rol que la marca morada jugará en esta nueva plataforma. "Podemos es una herramienta", cuenta al respecto una fuente morada.

"Debemos trabajar para ampliar nuestro propio espacio político a nuevos sectores sociales, referentes de la sociedad civil y otras fuerzas que quieran trabajar de la mano en un horizonte de país ilusionante", reclaman en el manifiesto los morados, en términos muy similares a los que está utilizando la ministra de Trabajo sobre su plan, del que apenas se conocen datos. De hecho, no está confirmado siquiera si ella se presentará como candidata en las próximas elecciones generales.

Podemos se ha entregado a Díaz como posible solución a la pérdida de adeptos y confianza que vive el partido prácticamente de manera progresiva desde 2015. La vicepresidenta es una de las dirigentes mejor valoradas, según el último barómetro del CIS. Por el contrario, los otros cuatro miembros de Unidas Podemos en el Gobierno -Ione Belarra, Irene Montero, Alberto Garzón y Manuel Castells- ocupan las últimas posiciones en cuanto a valoración de líderes. Díaz, además, despierta cada vez más simpatía entre los votantes socialistas, lo cual puede acabar siendo una amenaza en la lucha por el liderazgo de la izquierda.

No obstante, tanto el objetivo de Díaz -ensanchar la izquierda- como el de Belarra -liderar la izquierda- apenas tienen recorrido sin un buen sustento de las bases. Podemos sufre desde hace un lustro un fuerte problema de progresiva desconexión territorial. Los círculos, agrupaciones y movimientos sociales han ido desactivándose y, si bien hoy Unidas Podemos forma parte del Gobierno, no cuenta con el empuje y la movilización con la que nació en 2014, como eco del 15-M. Además, las guerras internas en varias autonomías, como Andalucía o Comunidad Valenciana, han evidenciado el desmembramiento sin freno que acusa Podemos.

Los "aliados estratégicos"

"La tarea más importante es fortalecer el proyecto político y su organización en cada rincón de nuestro país", piden los morados en su manifiesto. Ione Belarra encargó a Lilith Verstrynge la labor de rearticular el partido y ramificarlo de nuevo a nivel estatal en su búsqueda de la coralidad. También dotó de mayor peso en la ejecutiva del partido a diversos líderes regionales. Ahora, además, el partido quiere conseguir "aumentar la representación institucional territorial". Es decir, volver a tejer la acción del partido desde cada junta de barrio o ayuntamiento.

Por otro lado, Podemos recalca y recuerda al PSOE cuál debe ser siempre su equipo de socios y en quién debe apoyarse. Según se detalla en el escrito saliente de la Uni de Otoño, Podemos ve como "aliados estratégicos" del bloque de Gobierno a las "fuerzas políticas catalanas y vascas", como ERC o EH Bildu, que han sido fundamentales para que la coalición que forma el Ejecutivo articulara una mayoría en numerosos asuntos parlamentarios, como la anterior aprobación presupuestaria.

"Debemos cuidar esa mayoría progresista y plurinacional", advierten desde Podemos al PSOE, al que piden respetar y dialogar pese a las diferencias existentes con algunas de estas formaciones. "Son independentistas y nosotros no lo somos", del mismo modo, dicen, que "el PSOE es monárquico y nosotros no lo somos".

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más