logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

¿Qué ha sido de Hillary Duff, la actriz que se convirtió enicono adolescente con «Lizzie McGuire»?

Hillary Duff (Houston, 1987) fue una de las primeras estrellas creadas por lafactoría Disney Channel, y una de las pocas que ha sido capaz de evitar las desgracias en las que cayeron algunas de sus compañeras: drogas, excesos, escándalos, desórdenes mentales...Cabe recordar aquí las extravagancias de Lindsay Lohan, los intentos de suicidio de Demi Lovato, los desnudos públicos de Miley Cirus o las tormentosas relaciones de Selena Gómez. Duff coqueteó con el lado oscuro y salvaje de la vida, pero tuvo la

suficiente cabeza para salir del pozo y salvarse del abismo.

Ya desde niña demostró tener un carácter carismático y con apenas diez años tenía claro que quería dedicarse a la interpretación. Sus padres, intuyendo el talento de la pequeña, la apuntaron a clases de teatro y poco después se diero cuenta de que habían acertado. Con solo diez años Hillary acudió a un casting para conseguir el papel de Wendy, la inseparable amiga del fantasma Casper, y consiguió el papel. Pero además dio la casualidad de que en el estudio de grabación estaba un productor que buscaba a una niña para actuar junto a Angelina Jolie, en «True Woman» y decidió fichar a Hillary, que en un solo día consiguió los dos primeros papeles de su carrera.

Pero aunque pueda parecer lo contrario, esa no es la mejor forma de iniciarse en el mundo del cine. Tras atragantarse de éxito al primer intento pasó una época difícil, en la que los castings no salían y ningún productor llamaba a su puerta. Hillary y su familia ya estaban resignándose a abandonar Hollywood y volver a la vida cuando a la actriz le llegó la oferta que la catapultaría a la fama: el papel protagonista en la serie para adolescentes «Lizzie McGuire».

La serie contaba la historia de una chica de 13 años que, junto a sus dos amigos y a su conciencia encarnada en un dibujo animada, vive las aventuras propias de la pubertad. «Lizzie McGuire» fue un pelotazo internacional y Duff empezó entonces, con solo 14 años, a catar las mieles del éxito y se convirtió en un ídolo adolescente de la época. Alguien, intuyendo la mina de oro que era Duff, pensó que era una fantástica idea convertirla en estrella del pop. Su primer disco, «Metamorphosis», consiguió el certificado triple platino y la llevó de gira por todo Estados Unidos.

Llegan turbulencias

Todo parecía ir bien en la vida de Hillary, pero ni todo el dinero y la fama del mundo pueden detener la llegada de la adolescencia. Cuando cumplió 16 años las cosas empezaron a desestabilizarse en la vida de la actriz: conoció el amor, el alcohol, la inseguridad, los rumores sobre su vida...En aquella época conoció al cantante Aaron Carter, con quien comenzó una relación tierna y discreta. No obstante, otra de las divas adolescentes de la época, Lindsay Lohan, se metió de por medio y ahí comenzó su enemistad con Duff.

El odio entre ellas fue creciendo y llegó también al terreno profesional, donde ambas acumulaban fama y muchos millones. De todos modos, Lohan siempre fue un poco por delante de Duff y confirmó su ventaja cuando se convirtió en la protagonista de «Confessions of a Teenager Drama Queen», un papel que originamente había sido escrito para que lo interpretara Duff.

Esto supuso un duro golpe para la actriz, que cayó en una profunda depresión cuando terminó su relación con Aaron Carter. «Sentía que me moría, comencé a comer un poco más y de pronto, me vi con algunos kilos extras. Me obsesioné con mi peso», explicó años después. En 2005 Duff cayó en las garras de la anorexia: perdió peso, se desmayaba y se enfermaba constantemente. Los paparazzis estaban al tanto para fotografiar cualquier cambio en su aspecto físico, que copaba titulares en revistas.

En esa época la actriz conoció a uno de los músicos más populares del momento, Joel Madden, el vocalista de Good Charlotte. Su relación no duró mucho y no le sirvió a Duff para superar su anorexia, cada vez mñas patente. En 2006 la pareja se rompió y Duff cayó de nuevo en depresión y volvió a los excesos. Pero no le duró mucho la recaída, porque en 2007 empezó a salir con Mike Comrie, un famoso jugador de hockey.

Una nueva vida

«Ahí cogí las riendas de mi vida», contaría Duff más tarde «si a los 16 había vendido siete millones de discos, pensé que también podría librarme de la anorexia fácilmente». La actriz recuperó su vida normal y empezó a hacer cosas nuevas: «Diseñaba ropa para DNKY, tengo varias Barbies en mi honor, mi perrita Lola y yo aparecimos el videojuego "The Sims" y tenía un esposo guapo y cariñoso. Entonces, ¿por qué no ser yo misma?».

Al cabo de dos años de matrimonio Duff se quedó embarazada de Luca, nacido en 2012. «Soy fuerte, estoy en forma y me siento bien conmigo después de haber tenido a mi bebé», contó la actriz. Su idilio con Comrie terminó en 2014 y Duff se convirtió desde entonces en una madre soltera responsable y luchadora.

«Algunos amigos me dicen, ‘Dios, debe ser maravilloso, puedes descansar de tu hijo porque lo compartes», contó a la revista Redbook, «estoy divorciada, eso apesta. Bueno, al principio apestaba bastante más, ahora es algo normal. Pero es verdad, puedo descansar». En aquella entrevista reconocía que, pese a estar familiarizada con la aplicación de citas Tinder como dejó claro en el videoclip de «Sparks», no estaba siendo fácil encontrar pareja: «Salgo con mis amigas y veo que todas las opciones son terribles ¡Atraigo a los señores mayores!».

Tras una época de sequía en 2017 empezó a salir con el músico Matthew Koma, de cuya unión nació el pasado 25 de octubre una niña llamada Banks Violet. Ahora, a punto de cumplir 32 años, Duff lleva una vida tranquila aunque no tan exitosa como en su época juvenil. Tiene uno de los papeles protagonistas en la serie «Younger» y este mismo año, tras casi una década sin premios, ganó el galardón a mejor actriz de «Hollywood Reel Independent Film Festival» por su papel en «The Haunting of Sharon Tate». Atrás quedaron los años difíciles y alocados de la adolescente que creció demasiado rápido y antes de cumplir los 20 ya estaba en la cumbre de la fama mundial.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO