Spain

Rafael Reig, relatar la vida propia con humor e ironía

La trayectoria literaria de Rafael Reig (Cangas de Onís, Asturias,1961) es una de las más prolíficas e interesantes de su generación, la llamada de los ochenta, y que en esta última novela, Amor intempestivo, se constituye como juzgada y parte en una narración que tiene todo de indagación personal, dolorosa, triste y sujeta a una confesión que se busca en cierta manera redentora, por lo menos de sí misma.

Comencé a leer a Rafael Reig cuando reseñé Sangre a borbotones, en el 2002, y desde entonces sigo su obra con cierto goce, el que procura saber que te encontrarás con una narración que se quiere transgresora, más como marca de la casa que por tremenda convicción (ha pasado ya mucho tiempo desde aquel Manual de literatura para caníbales, publicada en 2006, cuya relevancia se me ocurre estribó por lo menos en llamar la atención sobre la obsolescencia de un canon) y, desde luego, porque es una de las literaturas más coherentes en sus planteamientos y mejor estructuradas de la narrativa española de los últimos años.

La suya es una de las literaturas más coherentes de la narrativa española de los últimos años

Así, Todo está perdonado, un thriller que pone en solfa los años de la Transición a través de la investigación de la muerte de Laura Gamazo el día de su boda por el agente retirado Antonio Menéndez Vigil, cuyo interés en dilucidar el caso y estar pendientes de los Mundiales de fútbol de 2008 van parejos, y Lo que no está escrito, otro thriller de inquietante trama donde un novelista despistado abandona un manuscrito que termina leyendo su exesposa, que de este modo se entera de las intenciones del que fue su marido.

Dimes y diretes

En esa novela se lee, «Al vivir con alguien, como al escribir, uno se delata», frase que nos parece idónea para encabezar esta última narración porque está claro que de un modo u otro Reig terminaría escribiendo sobre su generación y, de paso, sobre él mismo con los mismos ingredientes que emplea en sus thrillers y donde no está ausente la ironía e incluso la farsa. El autor se incorpora así, a esta corriente que está pidiendo a gritos convertirse en género y que consiste en transmutar los personajes por uno mismo y la trama tradicional por narrar partes de la propia vida, topándonos de este modo con una especie de autobiografía cuyo único requisito para ser sujeto de interés consiste en que el autor sea ya lo suficientemente conocido como para que el lector sea movido a curiosidad.

Andrés Cabanillas quiere escribir una tesis doctoral en una universidad americana sobre un autor preterido de la generación de los ochenta como excusa para malparar a la generación de los ochenta, a la que perteneció su padre. Uno de los escritores que entra en palestra es el propio Rafael Reig, que cuenta dimes y diretes sobre la generación y, de paso, sobre él mismo. La intención de Andrés, que era presentar tres bloques, la del estudiante, la del autor maldito y la del propio Reig, se transmuta en una confesión tremenda donde se reúnen los tres bloques, y donde mediante el humor y la ironía se da paso a momentos de enorme carga emocional. Amor intempestivo es, por ahora, la novela más inquietante que ha escrito su autor. Es el relato de su propia vida.

Football news:

Thomas Tuchel: Si ambas piernas estuvieran intactas, podrías ver mi carrera de 40 metros
El PSG salvó al favorito de Tuchel: Shupo-moting lo consiguió todo gratis, logró no anotar desde un centímetro, y ahora arrastró a París a las semifinales de la liga de Campeones
Gian Piero Gasperini: lo más Ofensivo es que estábamos tan cerca. Solo puedo agradecer a los chicos
Neymar se convirtió en jugador del partido Atalanta – PSG. Dio el pase de gol
El PSG agonizó todos los cuartos de final y lo dio la vuelta en 149 segundos. Quitaron la maldición italiana y llegaron tan lejos en la liga de Campeones por primera vez en 25 años
😫 🔜 😅 El dolor del PSG se transformó en felicidad: en tres minutos, las estrellas que sufrían se convirtieron en reyes que celebraban
El Club de Italia no ganará la liga de Campeones por décimo año consecutivo. Esto es anti-registro