Spain

Se cumplen 20 años del visto bueno de don Rafael a la Magna

El pasado martes se cumplían veinte años de un acontecimiento histórico en las cofradías jerezanas. El pleno de hermanos mayores se reunía de forma extraordinaria bajo la presidencia de José Alfonso Reímondez ‘Lete’ para aprobar lo que sería la Procesión Magna que tuvo lugar el Sábado Santo del año 2000.

Se trataba de celebrar los dos milenios del nacimiento del Mesías. El recordado don Rafael Bellido Caro, primer obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, daba el visto bueno y, al día siguiente, el sábado veintidós de enero, ‘Lete’, junto con Manolo Serrano, que oficiaba de portavoz del consejo, daban a conocer a los periodistas la gran noticia.

De la hemeroteca se puede deducir que fue una rueda de prensa también histórica, en la que el presidente del consejo trasladó la alegría de todos los cofrades por llevar a cabo un magno acontecimiento que hacía ya muchos años que no se celebrada en Jerez. Pero también fue un encuentro con la prensa con pocas respuestas. No se sabía si habría túnicas, cortejos largos, música en los pasos o el itinerario que se iba a tomar para la procesión.

Fueron treinta y un pasos de misterio –no hubo palios– los que salieron el sábado veintidós de abril. Tres de ellos de misterio pero con la Santísima Virgen como fueron Loreto, Amor y Sacrificio y las Angustias. Aquel día se levantó muy lluvioso pero, casi como un milagro, se despejó la tarde y con dos horas de retraso salieron los pasos a las calles. Sin túnicas, con una presidencia, y unas pocas parejas de cirio junto a los estandartes de cada cofradía. Fueron días históricos que muchos aún recuerdan. Ahora solo le falta a Jerez una Magna pero con palios. Veinte años después sería una fecha ideal.