This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Si hay caudalímetros y vigilancia, habrá termas

La Xunta pide también seguro de responsabilidad civil y analíticas

El termalismo ourensano vive ahora pendiente de cuándo se reabrirán las termas públicas, tanto la piscina de As Burgas como las pozas termales de la ribera del Miño. Mientras los turistas, como ayer una amplia expedición de 50 personas, observa con desagrado el vaciado termal, el delegado de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén,  no ve tan difcíl la reapertura, con unos requisitos imprescindibles pero “sinxelos”, con lo que garantiza que se abrirán. Alén dice que el Concello tiene aprobado “desde hai catro meses” un protocolo sobre cómo realizar limpiezas o analíticas. “Agora falta cumprilo e poderán abrir”, explica. Deben instalar caudalímetros para garantizar la renovación del agua cada cuatro horas, contratar servicios de vigilancia, hacer analíticas continuas y tener seguro de responsabilidad civil. Así se podría abrir, dejando para adelante obras como los cierres perimetrales o de accesibilidad, que “se poderían ir facendo paulatinamente”. 

 “Agora depende deles. Teñen que ter un caudalímetro e estar vixiadas, algo aparentemente sinxelo, e garantir as analíticas e un seguro de responsabilidade civil”, incidió. Además, defendió la ley termal, “en contra do que di a oposición na cidade, xa que é algo esencial”. Así, defiende que “temos que ser coidadosos co noso potencial termal e garantir que está nas mellores condicións. Non podemos permitir que non se controlen as instalacións. Hai que dotalas dun mínimo e non permitir que se convirtan en botellódromos ou estean en mal estado”, añadió Alén. 

Por último, defendió que tanto Minas como Sanidade de la Xunta llevan “durante un ano traballando tódalas semanas co Concello”, ya que, “se está preocupado o alcalde, eu e a Xunta aínda máis”.