This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Un grupo de exmilitares entra a la fuerza en el Congreso de Guatemala para exigir una indemnización

Los agentes antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala han retomado este martes el control del Congreso después de que fuera invadido a la fuerza por un grupo de veteranos militares para exigir una compensación económica por sus servicios en el conflicto armado interno (1960-1996).

Los policías han lanzado bombas con gas lacrimógeno a los manifestantes en los sectores aledaños al Congreso, pero el caos continúa reinando en las instalaciones del Parlamento, en el centro de la Ciudad de Guatemala. Los militares han accedido a través del aparcamiento de las instalaciones del Organismo Legislativo, y han llegado a algunas oficinas del lugar.

Según ha constatado la agencia Efe, dentro del hemiciclo también sale humo y fuego, y varias fuentes han confirmado que al menos cinco vehículos han sido quemados en el aparcamiento del Congreso, al igual que varias oficinas.

La Policía Nacional Civil ha logrado que más de 50 trabajadores y diputados del Congreso abandonaran las instalaciones por diferentes salidas, pero varios sectores han criticado en redes sociales el lento actuar de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes.

"La situación es complicada, porque nos tienen retenidos", ha dicho el ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, a medios locales dentro del hemiciclo, donde se encontraba por una citación.

Mientras tanto, el diputado Luis Fernando Pineda ha pedido "ayuda" en sus redes sociales, al señalar que los exmilitares "están con machetes" y han derribado el "portón de ingreso" a las instalaciones del Congreso. Pineda, de la bancada de oposición Semilla, ha añadido que los exmilitares "destruyeron vehículos" y "quemaron oficinas".

La promesa de una indemnización para los veteranos

Los excombatientes del conflicto armado interno se habían manifestado varios días en las últimas dos semanas, con bloqueo de carreteras, y finalmente este martes decidieron tomar acciones contra el Congreso.

La iniciativa solicitada por los veteranos de la guerra interna se encuentra bajo el análisis de las comisiones de Defensa, Finanzas y Derechos Humanos del Congreso y plantea un pago de 120.000 quetzales (13.330 euros aproximadamente) para cada uno de los exmilitares o sus familiares si estos ya murieron, otorgado en cuatro pagos anuales.

La compensación económica a los veteranos de la guerra interna fue una de las promesas de campaña del presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, en su campaña electoral de 2019.

La guerra interna acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la Guerrilla compuesta por la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

El conflicto armado causó más de 250.000 muertos y desaparecidos en los 36 años de enfrentamiento, más del 90 por ciento a manos del Ejército de Guatemala, según informes de organismos internacionales.