This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Una empresa de Cartagena desguazará avionetas de AENA

Avioneta modelo HR20, en el aeropuesto de Manises, en Valencia, días antes de ser subastada. / LV

La firma Konyxagui prevé desmontar 17 naves del aeropuerto valenciano de Manises y venderlas por piezas para centros de formación en mecánica

Después de hacerse en una subasta, hace ahora justo un año, con el submarino 'Siroco', perteneciente a la clase S-70, la empresa Konyxagui SL, ubicada en el polígono Cabezo Beaza, ha logrado la adjudicación de diecisiete avionetas abandonadas en el aeropuerto de Manises (Valencia). Son apartos que AENA, la compañía que gestiona los aeropuertos públicos, entre ellos el de Murcia, sacó a subasta pública en verano.

La intención de la firma de Cartagena, dirigida por la empresaria Josefa Conesa, es desmontarlas y venderlas por piezas, desguazarlas y venderlas en su totalidad a centro de formación en mecánica, según indicó a LA VERDAD la compañía.

La mayoría son naves de particulares que quedaron en desuso y de las que, al estar abandonadas en el aeropuerto, se hizo cargo AENA. Los cierres empresariales y la imposibilidad de recuperarlas para el vuelo, son otras de las causas de su estado.

La compañía de Josefa Conesa se hizo con el submarino de la Armada 'Siroco' y está troceándolo en Escombreras

Se trata de pequeñas aeronaves con capacidad para entre dos y una veintena de pasajeros, que han sido utilizadas en su vida útil de manera comercial o personal por los dueños.

Coleccionistas

Es la primera vez que Konyxagui logra en un concurso público la propiedad de avionetas de estas características. «Hay que evolucionar en el sector y, para hacerlo, hay que entrar en este tipo de negocios», explicó Conesa. Y añadió que los aeroplanos tienen diferentes tamaños.

La mayoría oscilan entre 8 metros de longitud y 16 de superficie alar, hasta más del doble. Los precios con los que salieron para la puja en la primera convocatoria estaban entre los 2.000 euros los más pequeños y 5.000 los más grandes.

La empresa especializada en el desguace y la chatarra también ha planeado sacarle beneficio a las naves de diferentes formas. Entre ellas, a través de la venta de piezas a coleccionistas y a otras personas para su reutilización. En este caso, necesitaría, detalló Conesa, un certificado de un ente organismo oficial que cerciore su buen estado.

«También se pueden vender íntegramente a centros de formación para que los alumnos practiquen y aprendan desmontándolas y montándolas otra vez», señaló la empresaria. Otra de las opciones es venderla a empresas u otros organismos para ser reutilizadas en simuladores. Y está la alternativa de desguazarlas y venderlas como chatarra, como está haciendo estos días la compañía con el 'Siroco' en el muelle polivalente de Escombreras. Estos trabajos se encuentran ahora al 70% de su ejecución.

Conesa valora traer las naves a Cartagena y realizar los trabajos en sus intalaciones o en otras que sea adecuadas. De no ser posible, los haría en el propio aeropuerto de Valencia.