Spain

Una noche de tensión en el hotel del PP por la encuesta de la TVG

Hacía tiempo que el PP gallego no sufría tanto en una noche electoral de autonómicas. Ni siquiera en 2012, cuando se defendían los 38 diputados de una pírrica mayoría absoluta en un contexto de brutal crisis económica, en el ya lejano 2009, en el que no contaban con derrocar al bipartito de PSOE y BNG porque ese escenario no lo arrojaba ninguna encuesta. Fueron precisamente los sondeos los que mantuvieron en vilo a Alberto Núñez Feijóo y su equipo. La consulta a pie de urna encargada por la Televisión de Galicia arrojaba una horquilla de 37-40, con una franja inferior que hacía perder la mayoría absoluta, una posibilidad que ninguna de las encuestas publicadas en el último mes y medio contemplaba.

De inmediato, entre la cúpula del PP gallego empezaron a tomarse en consideración algunas señales de los últimos días como posibles causas de la hipotética debacle que se anunciaba. Por ejemplo, la campaña en redes sociales que animaba a los mayores de 60 años o las embarazadas a no ir a votar por riesgo de contagio del Covid-19, movida desde espacios próximos al nacionalismo. «Piénsalo bien antes de jugar con tu vida» o «Votar no es seguro» fueron algunos de los mensajes difundidos. El PP creyó que los tenía desactivados. ¿Y si se equivocaba?

A pesar de que los expertos en demoscopia del partido aseguraban que la encuesta de la TVG «estaba mal cocinada», el susto en el cuartel general del PPdeG duró hasta bien avanzado el recuento. No fue hasta alcanzado el 60 por ciento cuando empezaron los suspiros de alivio. Con el extraordinario comportamiento de las provincias de Lugo y La Coruña, era prácticamente imposible que el vaticinio demoscópico se cumpliera. Así fue.

Como buena gente de costumbres, Feijóo y su equipo repiten las rutinas que precedieron a la victoria de 2009. El recuento se siguió en la sede y se celebró en el mismo hotel de siempre. Solo una novedad: el catering vino en cajitas individuales, por aquello del Covid. El presidente gallego estuvo acompañado, una noche más, por su madre, doña Sira, su hermana Micaela, su sobrina Berta, y su pareja, Eva Cárdenas. En su discurso de agradecimiento tuvo un cariñoso recuerdo para su padre, Saturnino, que falleció pocos meses antes de que Feijóo lo hubiera hecho abuelo. «En 2009 lo llamé para comentarle que había ganado las elecciones, y él me respondió que el Deportivo también había ganado esa tarde». Y como en el PP nada se deja al azar, la banda sonora fue el «One more time» de Daft Punk, elegida desde hacía días.

Football news:

Bueno, bueno, sobre el 0-1 con el Sevilla: Decepción. Wolverhampton se perdió demasiado a menudo en los últimos minutos
Immobile sobre Newcastle: llamaron a mi agente cuando los Jeques compraron el Club
Liverpool confía en fichar a Thiago. El jugador ya ha acordado un contrato y presiona al Bayern
Nuestro juicio = miedo e impotencia. En lugar de kaloshin y Kashshai – un sistema sin alma al que no le importa
Lothar Matthäus: Messi no será suficiente para pasar por un Bayern como este. No le tengo miedo al Barça
Thomas Tuchel: Mbappé jugará con Atalanta si no pasa nada
Lille adquirió a David, un delantero de 20 años, de Gante. Es el mejor francotirador de la Copa de la CONCACAF