Tras distintos intentos oficiales frustrados para subastar inmuebles linderos a un jardín maternal de Almagro, la comunidad educativa de ese barrio presentará este jueves dos mil firmas para que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires construya en las viviendas abandonadas "una gran escuela infantil". Es que la Comuna N°5, donde se encuentra el jardín, registra una de los mayores faltantes de vacantes en la Ciudad, un déficit que se profundiza en el nivel inicial. Por este motivo, la Comisión de Educación del Consejo Consultivo comunal pedirá también que "se cubran las más de 500 vacantes que hacen falta" y que "se amplíe y se mejoren las condiciones edilicias de la Escuela de Cerámica N°1".

Las subastas de dos de las tres unidades funcionales linderas al Centro de Desarrollo Infantil (CEDI) ubicado en la calle Pringles 344 quedaron desiertas el 31 de agosto. Era la quinta vez que el GCBA intentaba rematar las viviendas abandonadas que están a su disposición desde que la Legislatura votara en 2009 una ley que las declaró "innecesarios para la gestión". En tanto, en 2019 se incluyó en ese listado al tercer lote lindero al CEDI, por lo que al día de hoy todos sus inmuebles vecinos están a disposición para ser vendidos. 

Sin embargo, la comunidad educativa del barrio tiene otra propuesta, que formalizará este jueves a las 10 de la mañana mediante la presentación de firmas en la sede de la Comuna N°5. "Tenemos alrededor de dos mil firmas. Estamos planteando que allí se haga una Escuela Infantil más grande que pueda dar lugar a más chicos en el contexto de falta de vacantes que tenemos", señaló a Página/12 Pablo Cesaroni, integrante de la Comisión de Educación comunal.

La escuela infantil que falta en el barrio

La propuesta de la Comisión es que los dos lotes que se iban a subastar el 31 de agosto, que en total constituyen 471 metros cuadrados, sean utilizados para ampliar el jardín y recibir a todavía más niños y niñas.  "Realizar un nuevo proyecto para la construcción de una Escuela Infantil, para niñas y niños desde los 45 días hasta los 5 años" es lo que vecinos y vecinas propusieron en una carta a Horacio Rodríguez Larreta. 

Actualmente, los CEDI funcionan en la Ciudad como establecimientos a los que asisten niños y niñas de entre 45 días y 3 años durante todo el ciclo lectivo. No dependen del Ministerio de Educación sino de la cartera de Desarrollo Humano y Hábitat, ya que están destinados a "familias en situación de vulnerabilidad social", según informa oficialmente ese Ministerio. "El lugar está en malas condiciones edilicias, no reúne condiciones de seguridad y solo tiene 40 lugares ocupados cuando podría tener 80", precisó Cesaroni. 

Además de ampliar las vacantes y mejorar las condiciones, el cambio a "Escuela Infantil" implicaría el traspaso de la órbita de la cartera de Desarrollo a la de Educación. "En Almagro hay dos jardines maternales que ni remotamente llegan a cubrir la demanda de vacantes, y en Boedo no hay ninguno. En la Comuna tenemos un faltante de vacantes de entre 500 y 550, alrededor del 80 por ciento es en nivel inicial", indicó Cesaroni. "En 14 años no se construyó ninguna escuela nueva en la comuna", añadió el también integrante de la organización Cooperadoras en Movimiento.

Pedido de amparo para frenar la venta

A fines de agosto, durante el proceso de subasta, tras reunirse con los integrantes de la comunidad educativa de, las legisladoras Lorena Pokoik, María Bielli y Lucía Cámpora (Frente de Todos) presentaron junto a tres comuneros una acción de amparo para detener el remate y declarar su inconstitucionalidad

También el Observatorio del Derecho a la Ciudad había presentado una acción en ese sentido. "La Justicia todavía no respondió, pero confiamos en que mientras esté judicializado difícilmente se pueda vender", consideró Cesaroni.  

Una escuela sin comedor ni espacio para actividad física

Además de los reclamos por el jardín y la falta de vacantes, la comunidad educativa reclamará este jueves por la Escuela de Cerámica N° 1. "Los alumnos y docentes vienen pidiendo hace años mejoras edilicias y la ampliación porque el espacio no les alcanza para cubrir la demanda de matrícula. Tiene aulas muy pequeñas, no tienen comedor, ni mucho menos espacio para realizar actividad física", indicó el integrante de la Comisión de Educación comunal. 

Junto al edificio de la Escuela, ubicado en Bulnes 45 hay un lote abandonado donde antes funcionaba una concesionaria. Por ese terreno existe un proyecto de ley presentado en la Legislatura que prevé que el GCBA compre el lugar para utilizarlo en la ampliación de la sede educativa. Cesaroni afirmó que se trata de "un lugar inmenso en la esquina de Bulnes y Rivadavia, con ese espacio se podría tener comedor y más aulas, pero el proyecto nunca fue tratado".