Argentina

Argentina y Nápoles de luto por Maradona; "un Dios que no era un santo"

Pese a que “este es el peor año que podemos imaginar, con la epidemia que ha matado a miles de napolitanos y ahora la muerte de Diego”, el amor unánime de los napolitanos hecho también de agradecimiento hacia la figura de Diego Armando Maradona, “un Dios que no era un santo”, se movilizó este jueves de mil maneras entre lágrimas y silencio en la mayor metrópoli del sur italiano.

El escritor Roberto Saviano, autor de “Gomorra” y bajo custodia policial porque hace una década que la camorra lo condenó a muerte, recordó que su mayor hazaña fue convertir la condición de periferia de Nápoles en centro del fútbol mundial.

Como le ocurrió a millones de napolitanos, “Maradona fue el mito rebelde que donó felicidad a mi infancia”, escribió Saviano. “Yo creí en el culto de su divinidad. Solo ahora me doy cuenta que era mortal. Con sus virtudes y sus vicios ha sido la síntesis de todo lo mejor y lo peor que mi tierra ha generado.”

Los napolitanos de luto por Diego. Foto: Reuters

Los napolitanos de luto por Diego. Foto: Reuters

“Ningún pueblo me ha amado tanto”, reconoció Maradona cuando habló a una multitud de diez mil personas que lo ovacionaban en 2017, cuando le fue conferida la ciudadanía honoraria de Nápoles.

No es la hora del adiós “porque el recuerdo de Diego estará siempre entre nosotros, vivo como ha sido en todos estos años”.

Aquella tarde de 1984

Todo había comenzado aquella tarde de 1984 en que Maradona fue presentado en el estadio de San Paolo, que ahora llevará su nombre, después que Corrado Ferlaíno había comprado a caro precio su pase al Barcelona, que se lo quería sacar de encima. Era lógico: no hay dos talantes más distintos que los de la capital del alma catalana y la volcánica tierra del Vesubio, siempre a la espera de una reivindicación que parecía imposible.

Aquella espera había terminado. Diego Armando Maradona demostró sus dotes de “condottiero” para acaudillar el renacimiento de la ciudad. No era solo fútbol. Lo extraordinario fue la simbiosis entre el pueblo y su líder deportivo. Saviano dijo que le resulta dificil explicar “que como un Dios, los errores, los vicios, eran solo la sombra que hacía al Dios más luminoso todavía”. Como los dioses sucios de la Grecia clásica, su vigencia era el parentesco con los humanos, “tan similares a nosotros”, que exaltaban así su calidad.

Diego hizo ganar al Napoli cinco titulos nacionales y europeos. Foto: AP

Diego hizo ganar al Napoli cinco titulos nacionales y europeos. Foto: AP

Maradona fue el rescate de Nápoles. Diego está todo en aquel chico que juega en el barro en la villa miseria suburbana de Buenos Aires, que cuando le preguntan que quiere hacer responde con la increíble perspectiva de un genio: “Quiero jugar un mundial y ganarlo”.

El rescate, escribe Saviano significa todo porque un equipo del sur no ganó nunca una copa europea, ni un “scudetto” italiano, ni estuvo nunca en el centro de la atención mundial.

"Diego hizo ganar al Napoli cinco titulos nacionales y europeos, mantenía una promesa de felicidad que los demás habían traicionado. Decidió él no jugar en la rica Juventus de Turín, propiedad de la Fiat. Solo esto fue para nosotros el motivo de un vínculo indisoluble. Maradona cumplió la vendetta que los napolitanos habían esperado toda la vida.”

Llorar el paz

He aquí la clave del amor unánime hacia Maradona. El luto se vive hoy en Nápoles en todas las esquinas, en las plazas, en las calles y en las plazas. Pocas ganas de hablar y muchas de llorar. Como Pilar, que se saca el obligatorio tapabocas para enjugarse el rostro. Es una argentina hija de italianos que estudia en la ciudad. “Me siento confortada con el dolor compartido con esta gente maravillosa. Es impresionante el amor que solo pide que los dejen llorar en paz”.

Los homenajes a Maradona de propagan por todo Nápoles. Foto: AP

Los homenajes a Maradona de propagan por todo Nápoles. Foto: AP

En San Gregorio Armenio, la calle de los maestros artesanos que venden en todo el mundo los pesebres animados, que incluyen figuras de la actualidad, ya en la mañana de este jueves apareció Diego joven vestido con la ropa del Nápoles y un hermoso par de alas en la espalda. No será un santo, pero si un ángel.

En los barrios españoles, en San Giovanni a Teduccio, en Posilipo, donde hay murales que exaltan su figura, se propagan los homenajes: flores, dibujos de los chicos, muchas velitas, banderas en los jardines de Santa Barbara en el centro histórico. Frente al estadio que ya la semana próxima se llamará Diego Armando Maradona, son miles los que desdeñan las preocupaciones de evitar los amontonamientos humanos por el mortífero coronavirus, se juntan y cada tanto se calientan, cantan, gritan eslóganes, todos de endiosamiento del crack.

En el barrio español está el más viejo y famoso de los murales que muestra un Diego muy joven. En las callejuelas del más típico barrio de Nápoles se concentra tanta gente que canta presente. Es aquí donde se puede comer una pizza secreta porque se consigue solo en algunos lugares de Nápoles. La pizza frita, que le gustaba mucho a Maradona. Bruno Alcidi, titular del bar Nilo comienza a lagrimear frente a los periodistas que le piden que muestre el famoso sombrero de Diego que custodia como algo sagrado.

La "Diez" de Diego en cada rincón de Nápoles. Foto: Reuters

La "Diez" de Diego en cada rincón de Nápoles. Foto: Reuters

Un estadio con su nombre

Por las calles se difunden los manifiestos fúnebres que anuncian la muerte de Maradona, plenos de frases de admiración y amor hacia el hijo dilecto. “Diego era uno de familia aquí en Nápoles como en Buenos Aires. Aquí venían antes de la epidemia muchos turistas argentinos porque saben que este es el centro del culto a Diego. Y a mi bar vienen a ver el sombrero de Diego, que ya es una reliquia”, cuenta Alcidi.

Después que el alcalde de Nápoles se puso a la cabeza de los que quieren llamar Maradona al legendario estadio San Pablo, la “Operación Clamor” marcha veloz. El lunes se reunirá el comité municipal que debe impulsar el proyecto. En pocos días el cambio de nombre estará decidido y miles de napolitanos asistirán a la ceremonia en que se dará al estadio el nombre de Diego Armando Maradona.

Han pasado 40 años, pero los napolitanos repiten que nunca Diego dejó Nápoles porque quedó en el corazón y el recuerdo del pueblo. Se ha corrido la voz y en los balcones, las ventanas, las paredes, se ponen banderas, camisetas, echarpes del Nápoli. “La ciudad se está tiñendo de azul”. La oleada culminará con la inauguración del estadio con el nombre de Maradona.

Roma, corresponsal

ap

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Inter will change the logo and name for the 113th anniversary of the club in March
Jorge Valdano: With Ronaldo gone, Real Madrid are missing a goal for the match. Now there are no goalscorers
The decision on the period of suspension of Messi will be made on Tuesday
Vidal on the Juve logo kiss: It was a demonstration of love for Chiellini
Jurgen Klopp: The most important thing for Liverpool is to get into the Champions League. This season is a difficult fight for the top 4
Total dominance of Inter over Juve: Conte destroyed Pirlo, and Vidal - Rabiot
Jovic on the double in 28 minutes: Couldn't have imagined a better return. I hope this is just the beginning