Argentina

Biden y la reinserción de los EE.UU. en el mundo bilateral

Si algo caracteriza a Joe Biden es la velocidad que le imprime a su gestión. En muy poco tiempo sustituyó la diplomacia de Donald Trump y definió una nueva agenda externa, donde el Departamento de Estado recuperó sus atribuciones. Del “América First” pasó a la “América volvió” y ese cambio quedó registrado en una nueva política exterior.

Regresó al Acuerdo Climático de París; prolongó con Rusia el Tratado misilístico START; en el sistema multilateral intenta revitalizar la Organ ización Mundial de Comercio y participa nuevamente en la Organización Mundial de la Salud; rescata el clásico discurso demócrata en materia de Derechos Humanos; endureció la política hacia Rusia, acusando a Putin de querer desestabilizar la democracia americana, vía el ciber espionaje, y buscar debilitar la relación atlántica EE.UU/Europa; ratificó a China como enemigo principal, apelando a un nuevo enfoque que va más allá de la artillería arancelaria de Trump.

Sin duda, por China pasa la contradicción fundamental y esto supone una verdadera competencia estratégica y lleva, por ejemplo, a los EE.UU a no depender de las cadenas de valor chinas.

En Washington las fechas que los demócratas hoy demonizan son: el apoyo al ingreso chino a la OMC (2001) y la dependencia de las “tierras raras” chinas (2002). Se trata 17 minerales vitales para la industria automotriz; telefonía; economía numérica, turbinas eólicas y particularmente la industria militar. Trump había detectado ese peligro, por eso quiso “comprar Groenlandia”, ahora Biden analiza la reapertura de esa minería en los EE.UU.

En lo que hace a los enfoques regionales. Europa incrementó relevancia, quedaron atrás los reproches y desplantes trumpistas y existe un discurso amistoso definido en la reciente Conferencia de Seguridad de Munich, pero atención, no es fácil coordinar agendas.

Alemania, básicamente el empresariado germano, depende del mercado chino y tampoco es partidario de romper con Putin, lo mismo sucede con Macron. Es más sencillo aplicar sanciones a los jerarcas moscovitas que dejar de comprarle gas a Moscú. El “alma rusa” casi siempre habitó en Berlín y París. Sí se registraron cambios en el Medio Oriente. Irán constituye la principal pulseada, ni Teherán ni Washington quieren retroceder.

La Teocracia iraní necesita negociar para sortear las sanciones económicas pero las elecciones están a la vista y los “duros” pretenden que Washington regrese al Tratado Nuclear sin condiciones. Los americanos ponen como condición el control de la Agencia de Energía Atómica sobre las cantidades de uranio enriquecido iraní e incluir en el Tratado a los misiles. Mientras tanto la Administración Biden, inéditamente, acusó a un aliado: el Príncipe heredero saudí Bin Salman, involucrado en el asesinato del periodista opositor Khashoggi.

En esa geografía todo hace pensar que las alianzas están mutando. Finalmente, en nuestra región la diplomacia americana mantiene la política hacia Venezuela y Cuba, define una nueva política migratoria que estará centrada en la ayuda a América Central y con gestos perceptibles tomó distancias de los dos “amigos” de Trump: Bolsonaro y López Obrador.

Ahora bien, este análisis “clásico” ¿es suficiente? Decididamente no. La dinámica y la velocidad de los cambios dependen de un dato no menor: la política interna. Para Biden su Presidencia se juega en las elecciones legislativas del 2022. Si los republicanos ganaran, liderados por Trump, el poder americano flotará en una ruleta, ignorándose en qué casillero se detendrá la bola. Por esa razón importa conjeturar en torno al escenario electoral del 2022.

Días pasados Trump lanzó su campaña como Jefe partidario en la Conferencia de Acción Política Conservadora, un espacio donde los republicanos entronizaron a Ronald Reagan luego del Watergate.

El discurso refleja sus ejes y la primera referencia estuvo dirigida contra la nueva política migratoria: sabe que su clientela teme las evoluciones demográficas y culturales. El rol de pre-candidato 2024 ya parece consagrado en un Partido donde los pocos que lo cuestionan lo hacen en off. Recordemos que sólo siete Senadores votaron contra Trump. En el Partido los sectores conservadores no-trumpistas tienen algún peso en la Cámara de Representantes, donde dos mujeres lideran las facciones: la anti-Trump, L. Cheney, y la pro-Trump, M. Taylor, defensora de la secta QAnon.

Potencian este escenario 2022/24, las conclusiones del estudio del American Enterprise “After the ballots are counted”. Tres cifras impactan: a) el 79% de los votantes republicanos creen que el sistema político está concebido contra ellos; b) 55% están dispuestos a usar las armas para defender el “America Way of Life” , c) el 33% cree en QAnon y dos tercios piensan que Trump ganó. Ese Informe también destaca el rol de las “milicias republicanas”, integradas por ex combatientes en Irak y Afganistán.

En este contexto el paquete económico pro-reactivación es clave. Los republicanos lo torpedean: rechazaron el aumento del salario de 7 dólares por hora a 15 dólares. Biden no puede cambiar su rumbo, a pesar de críticas como las de L. Summers centradas en los peligros inflacionistas.

Del mismo modo los demócratas necesitan aprobar leyes que faciliten el acceso al voto, los republicanos se oponen. Decididamente, el regreso al mundo que Biden postula depende de las elecciones legislativas del 2022.

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Contrast before the whistle in Prague: Slavia players lined up in front of a kneeling Arsenal
Unai Emery: I am used to matches against my former clubs, so the games with Arsenal are not something new
I drink beer, champagne, red wine. I eat cheese and caviar. Figo about watching football
Figo about Messi and Ronaldo: Truffles with caviar is difficult to compare
Pogba on the substitution at half-time: They tried to provoke me for the 2nd yellow card. The coach decided that it would be better if I left the field before the red
Ole Gunnar Solskjaer: Manchester United are in for a real European battle with Roma. We are good against the Italians
Mikel Arteta: An important victory at a crucial moment, but it will be difficult for Arsenal. Emery is the most successful coach in the history of the Europa League