Argentina
This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Casas para mudarse sin pasar por la obra

Como se viene observando desde mediados del año pasado, hay una migración hacia las zonas suburbanas que ha generado un boom en el mercado country. Primero fueron los alquileres de casas y departamentos, luego la venta de lotes y ahora le toca el turno a las casas llave en mano.

El crecimiento de la demanda no es casual, sino que fundamentalmente se debe al aumento en el costo de la construcción. Además, estos productos ofrecen la ventaja de ingresar a la casa sin tener que pasar por el proceso de obra.

“A partir de los cambios que originó la pandemia, como por ejemplo la virtualidad en los colegios y universidades y los cambios en lo laboral con la implementación del home office, la gente elige mudarse a un barrio cerrado o club de campo, con espacios abiertos y contacto con el verde”, explica Néstor Ruiz.

En Estancia Villa Maria hay casas que cotizan desde los US$ 160 mil, de 120 m2 con piscina.

En Estancia Villa Maria hay casas que cotizan desde los US$ 160 mil, de 120 m2 con piscina.

El director general del Grupo Dinal, que desarrolla el mega Comarcas de Luján, agrega que “quienes eligen una casa llave en mano lo hacen por dos cuestiones: urgencia y practicidad. Suele ser gente que quiere mudarse a la brevedad y también ahorrarse las preocupaciones de la construcción”.

Hoy la gran ventaja de las casas llave en mano es que en la mayoría de los casos incluyen diseños personalizados. “Se elige el lote, la tipología, la superficie y los detalles”, comenta Mariano Saleh, presidente de ESV Propiedades.

El broker de la desarrolladora de El Lauquén y Principado de San Vicente, en Canning, recuerda que “el auge que se registró en los 90, cuando a diferencia de hoy se ofrecían tres o cuatro modelos preestablecidos”.

Espacios integrados y flexibles

En cuanto a los diseños, en la actualidad la tendencia es proyectar espacios más integrados y flexibles. Los compradores buscan fundamentalmente conexión con la naturaleza, ambientes amplios y luminosos. En su mayoría son viviendas distribuidas en dos plantas con tres dormitorios, dos o tres baños, una amplia cocina comedor, una gran galería con quincho y pileta de natación.

Casas boutique en el barrio La Magdalena, en Canning.

Casas boutique en el barrio La Magdalena, en Canning.

El estilo contemporáneo con amplias aberturas es el gran protagonista. “Las superficies de las viviendas rondan entre los 170 y 250 m2”, sostiene Ignacio O’Keefe, director de la inmobiliaria homónima.

En muchos barrios, tanto la superficie como el estilo arquitectónico varía según el tipo de emprendimiento.

“En el country Medal, en Pilar, no se pueden repetir los diseños de las casas, es por eso que ofrecemos diferentes propuestas que van desde lo clásico a lo contemporáneo, moderno o afrancesado, para abarcar todos los estilos y que la gente pueda decidir con cual se siente más identificado”, relata Daniela Pérez de Graffe, directora comercial de Grupo Coria.

El abanico de precios es bastante amplio. Hay opciones a US$ 250 mil promedio, con el valor del lote incluido. También hay emprendimientos que ofrecen casas a construir a US$ 900/m2, a lo que hay que sumar el lote, desde US$ 40 mil.

En el country Medal, en Pilar, no se pueden repetir diseños de casas.

En el country Medal, en Pilar, no se pueden repetir diseños de casas.

En todas las propuestas la financiación es clave, ya que va más allá de los tiempos de obra. En general, se requiere de un anticipo del 30 o 40 por ciento y el saldo se abona entre 24 y 60 cuotas en pesos ajustables por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción.

Si bien las opciones se concentran en la Zona Sur, dentro del corredor Canning y Hudson, también hay opciones en Pilar y en Luján.

Las expensas son un elemento clave a la hora de decidir y un dato para tener en cuenta es que el cliente tiene acceso al uso de los amenities del barrio mientras se construye la casa.

Si bien el 80 % de las viviendas se realiza con el sistema de construcción tradicional, hay otras propuestas como el hormigón proyectado o steel frame, que han ganado adeptos de la mano del ahorro de tiempo, aunque no tanto desde el precio. En el primer caso, el tiempo de obra de una casa promedio oscila entre los 12 y 18 meses; mientras que en el segundo se acorta a tres o seis meses.

En Villalobos, en Hudson, las propiedades se financian en 12 cuotas.

En Villalobos, en Hudson, las propiedades se financian en 12 cuotas.

“En Estancia Villa María estamos ofreciendo dos opciones: una con sistema tradicional con diseños campestres, que se entrega a los 10 meses; y otra de construcción rápida con estilos modernos, con entrega a los 90 días.

Se realizan en hormigón y con un gran aislante térmico que genera ahorro energético. Vienen equipadas con aire acondicionado, paneles solares e iluminación de led”, comenta Damián Lopo, director de La Esperanza Polo Club, uno de los siete barrios del complejo.

En tanto, Leonardo Rocco, CEO de Sat Group, desarrolladora de La Magdalena, en Canning, describe las ventajas del sistema de hormigón premoldeado y acero. “Posee mayor sustentabilidad durante la construcción y el paso del tiempo, tiene menor impacto ambiental, reduce el tiempo de obra y la generación de desperdicios materiales”.

Sobre el perfil del comprador, O’Keefe dice que “en general está formado por parejas de aproximadamente 35 años con dos hijos, que viven en un departamento y lo venden para mudarse al verde. Esta familia suele vender el departamento o entregarlo en forma de pago al constructor, o bien posee ahorros para mantener su actual vivienda y construir una segunda”.

GB

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.