La “tragedia de los Andes” inspira a superar la “nueva normalidad” que trae el coronavirus

La cuarentena, en la mayoría de los países y ciudades, cambió la forma de relacionarse, pasando por momentos de mayor energía, esperanza o aburrimiento. El covid-19 aún no tiene cura, no hay vacuna e impone una “nueva normalidad”: cambiaron las costumbres, los vínculos, las dinámicas de trabajo, la vida cotidiana.

Cuando el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en el que viajaba un grupo de jugadores de rugby se estrelló en la Cordillera de los Andes en octubre de 1972, el panorama para ellos cambió por completo, su cotidianidad tal como la conocían dejó de existir. No sólo porque para sobrevivir de aquella situación inhóspita tuvieron que hacer sacrificios que nunca creyeron realizar, sino porque a partir de entonces sus vidas tampoco volvieron a ser las mismas.

Carlos Páez, uno de los sobrevivientes de la recordada
Carlos Páez, uno de los sobrevivientes de la recordada "Tragedia de Los Andes", echó luz sobre la situación en una charla privada para F5 Latam

Hacía mucho frío, estaban perdidos, sin comida ni agua, sin mayor refugio que un avión despedazado y habiendo perdido a muchos de sus compañeros. Carlos Páez, uno de los sobrevivientes del recordado accidente aéreo echó luz sobre la situación en una charla privada para F5 Latam (que se puede ver en el siguiente enlace): “Es una historia de 70 largos días”, caracterizó. 

“Recién a partir del día 10 salimos a buscar la vida. Después de esta cuarentena tenemos que salir mejor, fortalecidos, es nuestra obligación porque a pesar que no lo sabemos, el ser humano tiene los recursos para salir adelante”, aseguró el sobreviviente ante un auditorio virtual.