Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cómo puede impactar el debate en las elecciones y en la intención de voto de Milei, Massa y Bullrich

En esta noticia

Los próximos dos debates presidenciales son tomados por los diferentes equipos de campaña como sucesos decisivos que pueden definir el desempeño de sus candidatos de cara a las elecciones de las semanas venideras, y cada uno de ellos va hacia estos encuentros desde posiciones diferentes, con estrategias que se amoldan a sus necesidades.

El escenario dista de ser similar al debate de 2019. Esta vez, el panorama no está fraccionado en dos sino en tres. Tampoco hay un claro vencedor como lo había en aquel entonces: aún con sus matices, tanto Javier Milei, Sergio Massa como Patricia Bullrich son competitivos en términos electorales.

"El debate presidencial es el evento de más impacto que hay de cara a la votación", indica en diálogo con El Cronista el director de la consultora Pulsar.UBA y coautor del libro Debatir Para Presidir, Augusto Reina.

No es para menos: según datos que recuerda su consultora, los debates de hace cuatro años atrás fueron el evento con mayor rating del año junto a la llave entre Boca y River por Copa Libertadores. Ante la imprevisibilidad que ronda en torno al futuro de los comicios y del estado de la economía, la audiencia podría ser aún mayor.

Los puntos claves del próximo debate presidencial

La duda que surge en las últimas horas es acerca de cuál es el impacto que puede llegar a tener estos dos debates en la variación de la intención de voto. ¿Una pésima performance de Milei puede provocar un decline significativo de su electorado, o viceversa? ¿Pueden Massa y Bullrich sobresalir y recuperar terreno frente al fenómeno libertario?

Puestos estos términos, Reina resalta que, en primer lugar, el debate adquiere una vital centralidad en términos informativos: "Son una forma de que los votantes puedan incrementar el umbral de conocimiento e información sobre los candidatos y sus diferencias políticas".

Ese punto es olvidado frecuentemente, dado que la contienda de estos eventos se plantea en términos de vencedores y vencidos. Pero para las campañas todo lo que suceda en el debate es clave: el electorado posará parte de su criterio sobre lo que vea en la pantalla, y esa instancia puede ser una de las pocas para personas de bajo grado de politización.

Es así que estos eventos "generan cíclicos de alta tensión temática (...) en el cual puede no cambiar el contenido de la decisión de un votante, pero sí los criterios usados para tomarla". Los debates tienen impacto en el mismo momento que se llevan a cabo, pero este es aún mayor en las repercusiones que tiene a posteriori en el debate mediático y en redes.

Los candidatos deben tener como condición casi indispensable la clara expresión de sus ideas y propuestas; el discurso sobre el cual cada equipo de campaña trabaja para moldear en torno a sus necesidades electorales: contra quién polarizar, sobre qué áreas enfatizar y cómo confrontar contra cada uno de los oponentes.

Se deja muy poco librado al azar, y los equipos de campaña piensan antes y en el mismo momento del debate de qué manera incidir con frases o gestualidades claves que puedan trascender al debate mismo y tener una amplia repercusión en la discusión pública posterior.

El consultor Lucas Sebastián Raffo y colaborador en el libro Debatir para presidir detalla sobre este tema e indica: "Lo que más se busca es tratar de generar top moments. Hay cosas premeditadas, como el beso de Juliana Awada a Mauricio Macri, y hay otras surgidas en el momento, como cuando Hernán Iglesias Illia [consultor de Macri] fue quien le aconsejó en una de las pausas del debate de 2019 que lo critique a Alberto Fernández por el uso del 'dedito'".

Cuál es el impacto electoral del debate presidencial

Con sus diversos elementos, el debate comprende un evento que ya comienza a jugarse en la previa, tiene impacto en el momento con sus elementos planeados y azarosos, y se termina del moldear en los días siguientes.

¿Cómo es entonces el impacto en la imagen y la intención de voto? En su libro Augusto Reina y la socióloga Daniela Barbieri concluyen que sí hay variaciones significativas en cuanto a la imagen positiva y negativa de los candidatos; pero que las migraciones de la intención de voto se dan en los márgenes, con baja estabilidad.

Sergio Massa será uno de los que busque una mayor incidencia a partir del debate.

A modo de ejemplo, Sergio Massa puede tener un excelente desempeño que lo promueva como un candidato más viable para una porción más grande del electorado, pero si en los días anteriores a las elecciones el dólar continúa con una fuerte disparada o sucede un hecho de inseguridad como el que pasó antes de las primarias, es difícil que las consideraciones del debate primen sobre la coyuntura.

De cualquier manera, es un hecho que en este año el debate puede tener una mayor incidencia en el voto respecto de 2019, en donde el escenario electoral estaba clarificado de cara a las elecciones generales. En la previa, una de las principales claves es cómo puede actuar en el debate Javier Milei, quien lidera las mediciones de intención de voto de manera casi general.

 "El equipo de La Libertad Avanza seguramente apuntará a una estrategia conservadora, al igual que hizo Jorge Macri en el debate de la Ciudad, quien evitó exponerse y salió casi indemne", indica Reina. Por su parte, Raffo afirma que Milei "no puede darse el lujo de tener un mal debate, por lo que es posible que de cara al primer debate lo veamos más cauteloso y sin tratar de confrontar, con miras a ajustar al debate de la semana próxima".

En cuanto a los otros dos candidatos, tanto Raffo como Reina suscribieron a que Patricia Bullrich debe mejorar en su oralidad para tratar de sobresalir en el debate y mostrarse como la alternativa racional de la oposición. Los debates son claves para procurar un ejercicio de argumentación diferenciadora, indican, por lo que, en el caso de la candidata de Juntos por el Cambio, será clave para poder mostrarle al electorado cuál es su propia esencia y qué tiene para ofrecerle al electorado luego de la posición incómoda en la que quedó luego de las primarias de agosto.

Por último, Sergio Massa, considera Raffo, "es probablemente el candidato que mejor puede llegar a desempeñarse en el debate mismo. Tanto porque tiene un bagaje de ejercicio mediático como porque es mejor que sus pares en la comunicación gestual".