Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cuáles son las 15 medidas del “Plan Platita” y su impacto en la inflación

El último informe económico que Abeceb les envió a sus clientes describe al paquete de medidas de Sergio Massa como “la desesperación por el balotaje”. La consultora dice que se trata de “Un Plan Platita de apuro”, que complica el futuro programa de estabilización y que se caracteriza por su inconsistencia, improvisación y falta de fondos para financiarlo. En realidad, aclaran que la única forma de financiarlo es con emisión.

Después de la devaluación post- PASO, el ministro-candidato ametralló con los anuncios de mejoras económicas. Fueron un total de 15 medidas, que implica un costo para el Estado de casi $2,5 billones, lo que representa el 1,3% del PBI. El “Plan Platita” (término acuñado por el diputado kirchnerista y exministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán) incluye bonos a jubilados y desocupados, reintegro del IVA en las compras con débito y sumas fijas para empleados.

“Es mucha plata. Es un paquete muy ambicioso para los próximos 3 meses, lo que equivale a acelerar al borde del precipicio”, interpreta Lorenzo Sigaut Gravigna, de Equilibra. Este economista sostiene que la jugada de poner plata para sostener el consumo (y compensar el salto inflacionario de la devaluación) sin dólares es muy riesgosa. “Se está armando una olla a presión, con mucha más inflación y con una brecha cambiaria en niveles inéditos”, dice. Y recuerda que por esto, “el riesgo país saltó de 2.915 a 2.400 en los últimos días”.

El problema, completa el economista de Eco Go Sebastián Menescaldi, es que esta reacción política de Massa “genera más desequilibrios a la economía” y complica la herencia al futuro gobierno. Menescaldi comenta que hay otro problema: que la plata que pone el Gobierno incentiva la inflación. “Sin instrumentos para quedarse en pesos, la reacción es volcarlo al consumo. Ya estamos con una inflación de dos dígitos, aunque no haya otra devaluación”, dice.

Massa lanzó el “Plan Platita” apenas terminó de cerrar el acuerdo con el FMI, con el objetivo de destrabar desembolsos por US$7.500 millones. El último compromiso fue devaluar 22% el dólar oficial, que se fijó en $350. El organismo esperaba otras medidas para ajustar el gasto, cosa que no ocurrió. El jueves pasado, el Fondo se pronunció al respecto y advirtió que no eso no fue lo que se acordó.

El “Plan Platita” incluye la suba del piso en el pago de Ganancias, préstamos subsidiados, topes a los aumentos de precios, pagos de sumas fijas a empleados privados y públicos, Previaje, refuerzos para desocupados y aumentos a jubilados. “Estamos trabajando para entender y evaluar mejor el impacto de las medidas más recientes”, señalaron desde el Fondo, pero advirtieron que “suman nuevos desafíos” a la Argentina, que ya afronta “una situación compleja”.

Más leña al fuego

“Esto es echar más leña al fuego. Es un parche sobre otro y se espera una emisión fenomenal hacia fin de año”, comentó Gustavo Neffa, de Research for Traders. De todos modos, el analista cree que hay que esperar para ver el real impacto de los anuncios de las mejoras. “La devolución del IVA, por ejemplo, no cubre a toda la población, porque mucha gente no cumple con los requisitos, como inscribir el CBU en la AFIP”, dijo.

Fernando Marengo, de BlackTORO Global Investments, interpreta que con el “Plan Platita” Massa intenta recomponer el poder de compra de la población, pero que eso “terminará provocando una aceleración inflacionaria, que terminará pagando especialmente los trabajadores informales, los tenedores de pesos y los estratos de menores ingresos”.

Este economista coincide en que la última devaluación del dólar oficial “en 5 semanas se trasladó a precios” y hoy el tipo de cambio real está casi al mismo nivel de antes de las PASO. “Pero con una aceleración mayor de la inflación”, puntualiza Marengo. Parte de esto se reflejó en la inflación de agosto que trepó al 12,4%, esto es casi el doble del mes anterior (6,3%). La mayoría de las consultoras prevé un piso del 11% para setiembre.

Neffa se pregunta quién paga la fiesta del “Plan Platita” y si habrá una nueva devaluación tras las elecciones de octubre. “Si el Gobierno pierde, puede que no tenga motivos para mantener el dólar fijo”. Igual, sostiene que el impacto de volcar dinero en tan poco tiempo se verá hacia fines de año, principios del que viene.

“Los efectos de corto y mediano plazo (alude al Plan Platita) es una aceleración inflacionaria entre fines de noviembre y enero. Esto anticipa un verano caliente y el nuevo gobierno se encontrará con el exceso de pesos, justo cuando la demanda cae”, detalla Juan Luis Bour, economista jefe de Fiel. El especialista calcula un déficit fiscal más alto (entre 3,5% y 4%), con condiciones mucho más volátiles e inestables.Bour sostiene que “un fogonazo más fuerte o más débil” es inevitable, pero “una cosa es lograr que no supere el 15% mensual, y otra muy distinta si es mayor”.

Herencia complicada

Menescaldi entiende que “forzar el terreno fiscal y forzar la economía es acumular más desequilibrios e implica en última instancia mayor emisión e inflación”, lo que aumenta a su vez el desafío de estabilizar la macro para el próximo gobierno. “La herencia será una inflación en niveles muy elevados, en una economía indexada, sin reservas propias y con más del 40% de la población en situación de pobreza”, remata Marengo.

Las proyecciones de Abeceb van en ese mismo sentido. Sobre el Plan Platita, la consultora evaluó que “luego de devaluar, el Gobierno actuó como si se hubiera arrepentido y se dedicó a tratar de amortiguar el efecto recurriendo a congelamientos de tarifas, controles de precios, bonos diversos y alivios tributarios”. Es decir, lo que se busca es compensar la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos y mejorar el humor social con miras a las elecciones del 22 de octubre.

“Se está jugando al margen con el Plan Platita. La jugada de Massa fue sacar al FMI del medio para tratar de ganar las elecciones. Lo que quiso evitar es profundizar la recesión después de la devaluación post- PASO, pero el problema es que estás sin dólares”, explica Sigaut Gravigna.

“El cuadro, hoy, es que hay más inflación, sin reservas, con deuda comercial, sin financiamiento externo, todo es mucho más complejo y atado con alambre”, concluye.

Damián Kantor
Damián Kantor

Periodista especializado en Economía y negocios

Recibí en tu email todas las noticias, coberturas, historias y análisis de la mano de nuestros periodistas especializados

QUIERO RECIBIRLO
Newsletter Clarin