Argentina

EE.UU versus China: ¿nueva Guerra Fría?

La confrontación comenzó por comercio; continúa con la agenda política y de seguridad. El supuesto robo de propiedad intelectual y un comercio bilateral extremadamente favorable para Beijing están en el centro de la agenda tecno-económica. La seguridad de Taiwán, libertad del Tíbet, los derechos humanos de la minoría musulmana en Xinjiang y el origen chino del Covid-19 son la parte política de la agenda.

Otras reclamaciones norteamericanas deterioran más las relaciones: las libertades en Hong-Kong, acusaciones a Huawei de espionaje y manipulación del Covid-19 por parte del gobierno chino.

El fortalecimiento de la alianza Estados Unidos-Reino Unido y el desplazamiento conjunto de portaaviones y fuerzas navales hacia el Mar del Sur de China y otras medidas de represalia impuestas por Washington, con el cierre mutuamente forzado de los consulados chino en Houston y norteamericano en Chengdu, conforman un panorama en el cual estas dos potencias están evolucionando hacia una guerra fría. La pregunta es si podemos identificarla como una Segunda Guerra Fría.

La Guerra Fría entre los EE. UU. y la URSS fue una lucha por el dominio mundial tras el vacío de poder al final de la guerra y un conflicto ideológico entre dos modelos de política y economía. El conflicto entre Estados Unidos y China es una rivalidad intra-capitalista, consecuencia de la acumulación de poder y el éxito económico de China.

Aunque ambas economías son parte de la economía mundial capitalista impulsada por el mercado y el capital, se diferencian por sus sistemas de gobierno y las relaciones Estado-mercado-sociedad. La interdependencia entre Estados Unidos y China aumenta las áreas de conflicto en las agendas que comparten. También aumentan las posibilidades de llegar a un acuerdo que diluya las posibilidades de conflicto.

No hay una división clara entre un bloque con sede en Estados Unidos y otro con sede en China. Pero China es el mayor socio comercial para la mayoría de los aliados de Estados Unidos en Asia, Europa y América Latina. La UE, los EE.UU., China y Rusia, están entrelazados en una lucha para dar forma al orden mundial. Si bien la brecha entre Estados Unidos y la UE se amplía debido al unilateralismo global de Washington y su retiro de las organizaciones y obligaciones internacionales, China y la UE están tratando de establecer una cooperación estratégica que experimentará dificultades debido a los diferentes valores politicos.

El choque entre Estados Unidos y China se basa en la continuidad del orden mundial fundado y moldeado por los regímenes internacionales liderados por EE.UU., frente al reordenamiento mundial que China quiere impulsar.

Desde el final de la Guerra Fría, la hegemonía de los Estados Unidos se ha negado a aceptar las “esferas de interés” geopolítica de las grandes potencias. Lo intentó en Georgia y Ucrania, pero fracasó. Hoy intenta bloquear el dominio de China en Asia.

Académicos estadounidenses abogan por el reconocimiento de “esferas de interés” para evitar el costo del conflicto entre grandes potencias. Es una lucha entre las visiones neorrealistas y clásicas, que busca recrear el clima del antiguo conflicto Este-Oeste.

También hay un papel subyacente de la ideología. En esencia, China es un país capitalista, aunque está gobernado por un partido comunista. Contrariamente al pensamiento dominante de las potencias occidentales, que creen que la democracia liberal conduce al progreso permanente y el desarrollo socioeconómico conduce a la democracia, el desarrollo económico chino no ha llevado al país a una democracia multipartidaria.

El éxito económico chino refuta la teoría de la modernización occidental que busca explicar la fragilidad o inexistencia de sistemas políticos democráticos como razones del fracaso del desarrollo económico latinoamericano.

Las economías china y estadounidense ocupan diferentes posiciones dentro de la economía capitalista mientras compiten en las mismas divisiones tecnológicas y manufactureras del trabajo. El endurecimiento de la cooperación estadounidense en alta tecnología empuja a China a desarrollar sus propios sectores, lo que crea una realidad virtual de “esferas de interés” tecnológicas que está dividiendo al mundo. A largo plazo esta situación no es conveniente para Estados Unidos que podría perder la primacía y el mercado en áreas tecnológicas clave.

Según la teoría de la transición del poder, la posibilidad de un conflicto violento entre Estados Unidos y China surge del intento de Washington -como potencia en declinación- de promover guerras de poder en Asia (Taiwán, Mar de China Meridional, China-India, Corea del Norte), obligando a China a distraerse.

Pero estas áreas problemáticas están en el patio trasero de China y ella tiene una ventaja comparativa de maniobra militar. Según simulaciones de guerra en los Estados Unidos, el porcentaje de victoria para Washington es muy bajo.

Para el sur global, la creciente competencia entre las dos potencias, que podría aumentar la movilidad ascendente y el margen de maniobra de algunos países, debilita el multilateralismo y afecta los intereses de los países en desarrollo en general. Desafortunadamente, el sur global no tiene capacidad de influir en el destino de la rivalidad entre las superpotencias.

Raúl Bernal-Meza y Li Xing son profesores de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional del Centro y Aalborg University. Editores de “China-Latin America Relations in the 21st Century. The Dual Complexities of Opportunities and Challenges”. New York, Palgrave Macmillan, 2020.

Football news:

Dest said goodbye to the Ajax players and will fly to Barcelona today (Gerard Romero)
Vidal made his debut for Inter in the match against Fiorentina
Barcelona will only consider Zinchenko if Firpo leaves
The referee after VAR for a foul on Jovic removed defender Betis Emerson
Lampard replaced Kepu, but got 0-3 from West Brom in the first half. Then Chelsea got together and gave a comeback of the weekend: only the pupils scored
Arsenal are ready to offer 40+10 million euros to Lyon for Aouar
Ribery provided two assists in the Inter game