Argentina

El albañil que fue con su hijo Diego Armando al velorio de Maradona: "Nunca se olvidó de nosotros, los humildes"

Lo que había pensado hacer era llorar y eso hace. El hombre de remera de Boca se desarma enfrente del cajón de Maradona. Se atraganta con los espasmos de tristeza y toma aire agitado. Su hijo Diego Armando lo acompaña de cerca, pero el momento de estar frente al féretro es individual. Y la soledad es enorme. A unos metros, está la familia del ídolo y allegados. Más allá, las cámaras de televisión y los periodistas. Detrás, la fila de quienes lo van a despedir, que sigue por cuadras. Y, sin embargo, por un momento, lo único que resuena bajo los techos altos de la Rosada es el llanto de un albañil del Conurbano que por primera vez puede acercarse a la Mano de Dios.

"El sueño de mi vida era partirle la boca de un beso. Me lo prometí de joven. Nunca, pero nunca, pensé que ese día iba a ser con Diego ya muerto”, dice.

Juan Jorgensen tiene 40 años y el camino a la despedida comenzó al salir el sol, cerca de las 5. Padre e hijo viven en Rincón de Milberg, Tigre, y tardaron dos horas arriba de los colectivos 60 y 152.

Muchos salieron temprano para llegar a la fila vallada que avanza por Avenida de Mayo y poder despedir a su ídolo. Una chica, que concurrió sola, agita una bandera mientras sostiene una rosa roja en la otra mano. Darío Dawlowski (29) vino desde Parque Chacabuco y camina con sus botines al cuello. Los dejará al pie del cajón, dice. Norma, de 74 años, llegó desde Florencio Varela con su hija, y avanza lento cerca de la Pirámide de Mayo. Se ató un pañuelo celeste con la imagen de Maradona en la cabeza.

La gente salió muy temprano de su casa para sumarse a la fila para despedir a Diego Armando Maradona. Foto Juan Manuel Foglia

La gente salió muy temprano de su casa para sumarse a la fila para despedir a Diego Armando Maradona. Foto Juan Manuel Foglia

"¿Qué era para vos Maradona?", le pregunta este diario a Juan Jorgensen. "Lo quiero tanto a Maradona que le puse su nombre a mi primer hijo. Es más, le dije a mi señora que no me hacía cargo de él si no me dejaba llamarlo así", explica..

Su hijo Diego Armando nació en 2000. Ese año, 198 bebés fueron inscriptos con ese nombre. Los picos habían sido en 1981 (1.703 personas), año en que Boca salió campeón, y 1986 (1.501 personas), en coincidencia con el Mundial de Fútbol en México. No era un nombre popular. En 1960, cuando nacía el ídolo, sólo siete bebés fueron llamados así.

“Es demasiado llevar este nombre, tenés una responsabilidad cuando te llamás como él y sinceramente soy malísimo con la pelota”, dice el joven de 20 años, que aclara que en el arco se defiende. “Fútbol 24x7, me llevaban de chico a jugar y ahora sigo con los pibes del barrio, que alquilamos cancha, y no me pierdo un solo partido de Boca y me vi todos los del Diego”, asegura.

La devoción popular por Diego Armando Maradona,a fuera de la Casa Rosada. Foto Luciano Thieberger

La devoción popular por Diego Armando Maradona,a fuera de la Casa Rosada. Foto Luciano Thieberger

Sobre Avenida de Mayo, un hombre abre las puertas de su auto y transmite a todo volumen el relato de Víctor Hugo del gol con la mano que consagró a la Argentina como campeón mundial frente a Inglaterra. La gente aplaude y corea el “ta-ta-ta-ta-ta-ta, barrilete cósmico” con la vista empañada. “A mí lo que más me flashea es la gambeta desde atrás de mitad de cancha (1992). Es la gambeta que me trae loco. Es inigualable. Único”, define Diego Armando Jorgensen.

El primer recuerdo que tiene de haber visto a Maradona es de en 2010, cuando era DT del Seleccionado Nacional, haciendo “patito” y el abrazo “infinito” con la abuela de Plaza de Mayo Estela de Carlotto. “Tenemos que estar con ellas”, había dicho el director técnico del equipo, donde la 10 la llevaba Lionel Messi. Juan interviene: “Cuando mi hijo crecía, el veía de Maradona lo peor, todos los quilombos familiares, y yo le decía que no era por eso que llevaba su nombre, sino sólo por lo futbolístico”.

En la fila no hay noción de pandemia. Los hinchas llevan barbijos, algunos corridos, pero en un metro cuadrado hay hasta siete personas. "Esta es la barra de Maradona, está bailando de la cabeza, se mueve para acá, se mueve para allá", arranca un pogo y hay que saltar. La Policía Federal mira de lejos a las 9.30. Alguien prende mecha y uno pide “una seca”.

Juan adquirió la pasión por Maradona de su papá, que lo veía cuando era el “Pelusa” haciendo jueguitos en los entretiempos en la Bombonera. “Yo soy hincha de Boca, como casi todos mis 15 hermanos, pero nunca fui a la cancha. Soy padre de chicos chicos y mis prioridades son el pan y la leche”, aclara.

Diego y su papá, Juan Jorgensen a punto de ingresar al velorio de Maradona en la Casa Rosada. Foto Luciano Thieberger

Diego y su papá, Juan Jorgensen a punto de ingresar al velorio de Maradona en la Casa Rosada. Foto Luciano Thieberger

Sólo una vez en su vida había estado cerca del 10. Fue hace unos diez años, asegura. Andaba en bicicleta por el Tigre, cuando sintió un revuelo en la calle y alguien le dijo que estaba Maradona saludando gente desde el auto, camino al Parque de la Costa. “Solté todo, dejé tirada la bici y me fui corriendo tres cuadras entre los autos”, cuenta. El astro del fútbol ya había puesto tercera y se alejaba.

De camino de salida de la Rosada, Juan llora sin pausa por Diagonal Norte: “Le cumplí y me cumplí la promesa que me hice de chico. Estoy feliz de estar con mi hijo acá. Mi pésame a su familia. Ojalá sean más unidos ahora. El país perdió su voz, a su ídolo. En su locura era el más coherente e inculcaba valores de verdad. Nunca se olvidó de los humildes como nosotros”.

Padre e hijo se van. “Nos duelen el pecho, el corazón y el alma”, se despide el hombre de 40 años.

NS

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Inter will change the logo and name for the 113th anniversary of the club in March
Jorge Valdano: With Ronaldo gone, Real Madrid are missing a goal for the match. Now there are no goalscorers
The decision on the period of suspension of Messi will be made on Tuesday
Vidal on the Juve logo kiss: It was a demonstration of love for Chiellini
Jurgen Klopp: The most important thing for Liverpool is to get into the Champions League. This season is a difficult fight for the top 4
Total dominance of Inter over Juve: Conte destroyed Pirlo, and Vidal - Rabiot
Jovic on the double in 28 minutes: Couldn't have imagined a better return. I hope this is just the beginning