Argentina

El “auto fantasma”, un invento revolucionario que sorprendió al mundo hace 80 años

En una exposición de 1940 en Nueva York apareció un Pontiac (de General Motors) Six DeLuxe con carrocería transparente. Lo habían fabricado con un nuevo material denominado Plexiglas. Fue sensación y la prensa rápidamente lo apodó “The Ghost Car”

El revolucionario Plexiglas había sido desarrollado por una compañía química, era liviano y resistente.
El revolucionario Plexiglas había sido desarrollado por una compañía química, era liviano y resistente.

Futurama fue, a partir de 1939, una ventana al mundo del mañana. Con formato de mega muestra, tuvo espacio durante varios años en la Exposición Universal de Nueva York. Allí, las distintas compañías buscaban aventurarse en inéditas soluciones para los siguientes 30 años y millones de personas observaban atónitas los adelantos que les iban a cambiar sus vidas. Desde el sector automotor, General Motors auspiciaba el espacio Motorama, por donde desfilaron los desarrollos más importantes de la compañía por aquellos años. No había límites para la imaginación y tampoco para los recursos en materia de investigación. El gigante de Detroit, entonces, se floreaba año tras año con distintos prototipos que quedaron en la historia de la industria automotriz.

La producción del Six DeLuxe demandó un costo de 25 mil dólares, una fortuna para aquella época.
La producción del Six DeLuxe demandó un costo de 25 mil dólares, una fortuna para aquella época.

En pleno furor de aquella expo, en 1940, apareció uno de los inventos más desfachatados de la historia: un ampuloso Pontiac Six DeLuxe de 1939 con carrocería transparente. Por primera vez, en el planeta se fabricaba un prototipo de esas características, para el cual se había empleado un material denominado Plexiglas, que además era muy robusto. Por supuesto, el Pontiac (marca perteneciente a General Motors) no tardó en popularizarse como el “auto fantasma”.

El revolucionario Plexiglas había sido desarrollado por una compañía química, denominada Rohm & Haas, e incluso por su fortaleza luego resultó de utilidad para proteger a los pilotos de cazas y bombarderos en la Segunda Guerra Mundial. Las molduras de goma y los neumáticos se hicieron especialmente en color blanco, mientras que el chasis recibió tuvo un lavado de cobre. Para ponerlo a tono, por su parte, el tablero de instrumentos se bañó con una capa cromada. La producción del Six DeLuxe demandó un costo de 25 mil dólares, una fortuna para aquella época.

Las molduras de goma y los neumáticos se hicieron especialmente en color blanco, mientras que el chasis recibió tuvo un lavado de cobre.
Las molduras de goma y los neumáticos se hicieron especialmente en color blanco, mientras que el chasis recibió tuvo un lavado de cobre.

“Un automóvil transparente, el primero construido en Estados Unidos, es la más sorprendente de las exhibiciones de Fisher Body Division en el edificio de autopistas y horizontes de General Motors en la feria mundial de Nueva York. Creado para mostrar el refuerzo interior rígido y otras características completas con ventanas que se pueden subir y bajar, puertas que se pueden abrir y cerrar. El único material que falta es el aislamiento que normalmente se aplica a la superficie interior trabajando con un nuevo material, un plástico sintético transparente”. Así describió el comunicado de la compañía la presentación del exótico modelo. Tamaño prólogo convocó a cientos de miles de personas en la ya famosa muestra.

El Plexiglas era liviano y resistente, pero no podía aislar el calor del motor.
El Plexiglas era liviano y resistente, pero no podía aislar el calor del motor.

Tras la exitosa irrupción del Pontiac en Nueva York, y la repercusión en la prensa como “The Ghost Car”, General Motors decidió construir una segunda unidad para exponer en la Golden Gate Exposition, en San Francisco. Ese ejemplar se basó en el Pontiac Torpedo, pero fue destruido años más tarde. El Pontiac Plexiglas, por su parte, fue exhibido en Washington y se mantuvo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Perteneció a la marca hasta que en 1973 lo compró el multimillonario Don Barlup.

El Pontiac permanece en manos de un coleccionista: tiene sólo 138 kilómetros en su odómetro.
El Pontiac permanece en manos de un coleccionista: tiene sólo 138 kilómetros en su odómetro.

Aquel año volvió a aparecer en público en una reunión del Pontiac Oakland Club International. Tras una restauración parcial, Barlup vendió el Pontiac en 1979 a un coleccionista llamado Leo Gephart. Estuvo bajo la tutela de su familia hasta 2011, cuando lo subastaron con apenas 138 kilómetros en su odómetro. El Plexiglas había causado sensación porque era un material liviano y resistente, pero no podía aislar el calor del motor. Ese defecto atentó contra la idea, en algún momento concreta, de fabricar el Plexiglas Six DeLuxe. Tan efímero como revolucionario, se mantiene como un hito por haber sido el primer “auto fantasma” de la historia.

Para ponerlo a tono, el interior del Pontiac recibió un baño de cromo.
Para ponerlo a tono, el interior del Pontiac recibió un baño de cromo.

SEGUÍ LEYENDO:

El auto del futuro que asomó hace 60 años: estaba hecho de titanio, tenía turbina y se manejaba solo

Las tres Ferrari que escondían un homenaje a una sex symbol del siglo 20

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos

Football news:

Hans-Dieter flick: I Hope Alaba will sign a contract with Bayern. Our club is one of the best in the world
Diego Maradona: Messi gave Barca everything, brought them to the top. He was not treated the way he deserved
Federico Chiesa: I hope to leave my mark in Juve. We will achieve great results
The Coach Of Benfica: I don't want us to look like the current Barcelona, it has nothing
Guardiola on returning to Barca: I'm happy at Manchester City. I hope to stay here
Fabinho will not play with West ham due to injury
Ronald Koeman: Maradona was the best in his time. Now the best Messi