Argentina
This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El enojo de Darío Barassi contra la producción de 100 argentinos dicen: “¡Qué depresiva es esta imagen!”

Con música bien movida y la energía por las nubes, Darío Barassi entró al estudio de 100 argentinos dicen (eltrece). Pero su sonrisa fue desapareciendo cuando se dio cuenta que algo muy importante faltaba entre la decoración.

A medida que se prendían las luces y los aplausos de los presentes iban disminuyendo, cada vez era más evidente la cara de sorpresa del conductor. Con las cejas levantadas y los dedos apuntando a su alrededor, Barassi recorrió el estudio con la mirada como quien busca algo importante.

“¿Y el globo con el trescientos? ¿Y el confetti?”, preguntó con tono de indignación. Y agregó, fingiendo estar enojado con los responsables del error: “¿Nada va a pasar hoy?”. Sin recibir respuesta, Barassi continuó y se dirigió hacia el detrás de cámara, en donde se encuentra “La Colo” una de las integrantes de la producción más famosas del programa. “¡Mirá qué depresiva es la imagen!. Del lugar y de las personas”, lanzó entre risas, chicaneando a sus compañeros.

El enojo de Barassi se debía a que100 argentinos dicen cumplió 300 programas al aire y, por este motivo, él esperaba tener algún recibimiento especial.

“Inentendible que esta basura esté cumpliendo 300″, agregó. Rápidamente, para evitar el enojo de sus productores, aclaró que la “basura” a la que se refería era él mismo y no el programa. Con la intención de ponerle un poco de alegría al evento, pidió un aplauso y comenzó a bailar mientras sonaba de fondo “Fiesta” de Rafaella Carrá.

Pero el reclamo no terminó ahí y el conductor de eltrece siguió con la espina clavada y a lo largo de todo el programa reprochó la ausencia de una celebración como quería. “¿A cuántos programas hay que llegar para una torta?”, cuestionó enojándose cuando le dijeron que solo organizarían algo cuando se cumplan los mil episodios.

Para alegría de los presentes, la situación terminó con un final feliz ya que el conductor logró negociar con la producción que compraran sanguchitos de miga y así terminar la jornada con un detalle especial.

Esta no es la primera vez que el conductor desquita sus enojos con la producción y en repetidas ocasiones usa este recurso para “zafar” de errores propios.

En una oportunidad, Barassi piropeó a uno de los participantes haciendo referencia a uno de sus lunares. Pero el cumplido le salió mal ya que el joven admitió que se había sometido a una operación para removerlo por una cuestión de salud. Para remediar su equivocación, el conductor se tapó la cara y comenzó a “hablar” con la producción retándolos por no haberle avisado ese pequeño detalle.