Argentina

El velorio de Maradona: la ilusión del adiós se frustró entre el descontrol, las balas de goma y las corridas

"Salimos de La Plata a las 7 para despedir al número 1. Lo que hoy sucedió fue una falta de respeto al pueblo. Arruinaron una fiesta popular. Solo queríamos despedirlo", dice Martín, de 42 años. "Vinimos desde San Isidro. Viajamos ilusionados por autopista 25 de mayo. En avenida Belgrano empezaron a reprimir con balas de goma y gases lacrimógenos. La gente retrocedió. No nos gustó la situación y decidinos volvernos", cuenta Germán, que tiene 26 y llegó con su novia Camila, de 22. Estaban entre los últimos de la fila para despedir a Diego Maradona en la Casa Rosada. Se quedaron la frustración y el enojo, entre las corridas, las balas de goma y los gases de la Policía.

Sobre la 9 de Julio, a metros de la Avenida de Mayo, la extensa fila para ingresar a la Casa Rosada y despedir a Diego Maradona empezó a desarmarse. Fue cuando muchos se dieron cuenta que pese a la distancia que recorrieron, a las más de seis horas que pasaron esperando, no iban a poder acercarse al féretro con el cuerpo del Diez.

Como Pablo, de 52 años, que con sus hijos de 9, 10 y 15 años llegó desde el interior. "Viajamos 8 horas para tocar el cielo con las manos, pero se rompieron en mil pedazos porque una valla nos separó del encuentro tan esperado", se lamentó en diálogo con Clarín.

La fila, que llegó a tener 20 cuadras, se desarmó entre las 14 y las 15, cuando la gente levantó las vallas y se produjeron enfrentamientos con la policía, que incluyeron balazos de goma, gases y corridas. El descontrol se repitió después de las 16, cuando la Policía de la Ciudad dispersó con balazos de goma a la gente y armó un vallado humano sobre toda la 9 de Julio.

Velorio de Maradona. Descontrol, corridas y gasese en la 9 de Julio y la Avenida de Mayo.

Velorio de Maradona. Descontrol, corridas y gasese en la 9 de Julio y la Avenida de Mayo.

"La mayoría venimos a despedir al Diego bien, pero hubo unos pocos que empezaron a robar celulares y a tirar botellas. Pero no somos todos, y la Policía reprimió a todos", dijeron varias personas, ya resignadas.

"Vamos a pelear con las manos. Disparás y te vas corriendo, cobarde", les gritaban otros a los policías. 

El operativo de seguridad del velorio de Maradona fue dispuesto por un comando unificado manejado por el Gobierno nacional, del que participaron la Federal, la Policía de la Ciudad, Gendarmería Nacional y la PSA.

"Salí de trabajar y venir corriendo. Pero tuve que tragar un nudo de dolor. Me quedo con la alegría de ver cómo la mano de Dios juntó en un lugar a las camisetas de todos los equipos", dijo Ariel, de 41 años. Fue otro de los miles que no pudieron pasar la valla que se armó en Avenida de Mayo y 9 de Julio. Después de las 15, ya nadie pudo avanzar hacia la plaza.

Velorio de Maradona. Descontrol, corridas y gases de la policía de la Ciudad en la 9 de Julio y la Avenida de Mayo.

Velorio de Maradona. Descontrol, corridas y gases de la policía de la Ciudad en la 9 de Julio y la Avenida de Mayo.

Entre los últimos de la fila estaban quienes fueron por la admiración al ídolo. Y también los que llegaron para pedirle algo más. Era el caso de Maricel, de 38 años, de Lanús. Llegó desde Lanús junto a Víctor, de 32. "Siento mucha bronca porque quería pedirle justicia al Diego por la muerte impune de mi abuela. Él es un Dios", dijo.

Después de las corridas y los gases, en la 9 de Julio la situación comenzó a calmarse, pero la gente no se fue. De pronto apareció una gran bandera argentina y de las gargantas de la multitud salieron las estrofas del Himno Nacional.

A las estrofas de la canción patria les sumaron otras de canchas. En todas, Maradona era el protagonista.

"Este ramo de flores quería dejárselo como gratitud por todo lo que nos regaló. Vine desde General Madariaga en representación de toda mi familia", contó Pía, que comenzó a hacer la fila a las 10 y cerca de las 16 estaba resignada a no poder entrar.

Detrás de ella seguían las canciones. "Y Diego no se va, Diego no se va", fue uno de los gritos que más adhesiones cosechó en la tarde. 

Cerca de las 16 volvió la tensión. "Abrí la puerta la p... que te parió" empezó a gritar la gente frente a un vallado de la policía de la Ciudad. Volaron botellas y algunos vidrios. Por momentos, en el enojo se mezclaba el clásico "Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego..."

"Queremos entrar a ver al Diego y no podemos. De acá no me mueve nadie", dijo Alberto, y expresó el sentimiento de las miles de personas que no se movían de la 9 de Julio y la avenida de Mayo.

SC

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Pedri about Barca: I got where I wanted to go. Learning is easier when there are good players around
Rangnick refused to take charge of Chelsea on an Interim basis
Bruno on van de Beke: I would not be happy if I was in Donny's position
Another quarter of an inch and I'd have lost an eye. Middlesbrough player Fry was kicked in the face, the referee did not give a penalty
Mueller congratulated Brady, who reached his 10th Super Bowl at the age of 43: You are a hero and an inspiration!
Neville compared Liverpool to Coventry after Manchester United's win. Probably because of the color of the uniform
Vladimir Gazzaev held the first training session with Siena