Argentina

Furia y asedio en Los Abrojos: Macri desconfía de la Casa Rosada

El ex presidente Mauricio Macri está furioso. Así describen su estado de ánimo quienes hablaron con él en los últimos días. Siempre en charlas privadas con diferentes interlocutores, repite que no tiene dudas que la denuncia de la Justicia que busca determinar si rompió la cuarentena que debería haber cumplido confinado tras volver de viaje por Europa, el 3 de septiembre, es una acción más de varias, hasta ahora desconocidas, organizadas según él por la vicepresidente Cristina Fernández para perjudicarlo. El jueves pasado, la Justicia allanó “Los Abrojos”, propiedad desde hace décadas de la familia Macri, en busca de filmaciones que ayuden a dilucidar en un expediente, instruido por un fiscal de San Martín, si el ex presidente cometió una infracción.

El caso escaló. La oposición denunció que esas medidas eran un atropello institucional. La vicepresidenta Fernández acusó a Macri de haber montado un “fake allanamiento”, es decir, “trucho”, para capitalizar políticamente un hecho que ella denunció como falso: lo hizo basándose en un comunicado del PJ bonaerense donde se desligaba a la dirigencia peronista de haber impulsado la denuncia contra el ex presidente. El periodista Rodrigo Alegre, de TN, difundió después un documento oficial donde quedó asentado que fue el secretario de Seguridad del partido de “Malvinas Argentinas”, donde se encuentra la quinta “Los Abrojos”, el que efectivamente inició el caso en la Justicia. Eso pasó el 11 de septiembre pasado.

El 10 de septiembre Macri se había reunido en su quinta con tres intendentes de su partido. La reunión fue difundida en las redes por uno de los propios protagonistas, el intendente de Pinamar, Martín Yeza. El ex presidente niega haber cometido infracción alguna y se queja porque considera inaceptable el allanamiento, al que le suma otros hechos que enumera como parte de una especie de complot K en su contra. Algo así como si estuviera viviendo como si “Los Abrojos” estuviera bajo “asedio”. Por ejemplo: Macri dejó trascender que no es la primera vez que desde el municipio de Malvinas Argentinas lo controlan de modo tal vez excesivo para conocer si cumpliría o no con una cuarentena tras volver desde el exterior. Además agrega otras “discusiones” que mantuvo con la Casa Rosada vinculadas a su propia seguridad. Antes de que se imponga el confinamiento por el Covid, el Gobierno intentó reducirle la custodia personal que le corresponde como ex presidente, e incluso desde su entorno aseguran que su esposa, la ex primera dama Juliana Awada, quedó desprotegida durante un largo rato en el que quienes debían cuidarla partieron a una dependencia presidencial.

Por supuesto, Macri también está seguro que el Frente de Todos trabaja de modo reservado en los tribunales para complicarlo en expedientes más complejos que el “affaire cuarentena”, como el caso que estudia posibles desmanejos en la administración del Correo Argentino, un negocio que su familia explotó comercialmente gracias a una concesión estatal.

A eso se suman las posibles pruebas de un peritaje al teléfono de su secretario privado, Darío Nieto, que demostrarían que su teléfono fue manipulado después de ser secuestrado por la Justicia en una causa de supuesto espionaje ilegal: los análisis demostrarían que aparecieron de golpe en ese aparato mensajes y datos que lo comprometerían a su dueño, aunque quedaría probado que fueron incluidos cuando el celular estaba en posesión del Poder Judicial. Podría confirmarse entonces un vuelco en ese expediente.

Siempre según la versión que Macri le contó a diversos interlocutores, ya en un viaje anterior que realizó a Paraguay el lunes 14 de julio pasado. Cuando aterrizó en el aeropuerto de San Fernando, se fue a “Los Abrojos” a cumplir con la cuarentena que se les exigía en aquel momento a todos los ciudadanos que volvían del exterior para evitar posibles contagios de Covid-19. Desde ese día, y durante varios más, una camioneta de “Malvinas Argentinas” se habría apostado frente a la entrada de la quinta “Los Abrojos” para controlar si el ex presidente respetaba el confinamiento. El municipio de Malvinas Argentinas, bajo mando de Leandro Nardini, parecería ser muy efectivo respecto al celo sanitario al respecto.

Durante el transcurso de su cuarentena, Macri logró un permiso para trasladarse desde “Los Abrojos” a su casa en la localidad de Acassuso sin romper con los cuidados médicos, según afirman quienes lo tratan a diario. Desde ese momento y durante varios días más, una médica identificada como representante de la salud de Malvinas Argentinas llamó al ex presidente y a su esposa, Awada, a diario para saber si el aislamiento de Macri era estricto. El ex presidente, contaron a Clarín fuentes indubitables, le explicó varias veces a la especialista que médicos de la municipalidad de San Isidro ya lo revisaban y controlaban su cuarentena.

La médica fue insistente.

Es por eso que a Macri no lo sorprendió del todo la denuncia de “Malvinas Argentinas” sobre su nueva cuarentena tras su vuelta de Europa.

Pero sí enfureció cuando supo que la denuncia judicial avanzaba hasta un allanamiento ordenado por el fiscal Jorge Sica, que le pidió al juez Juan Manuel Culotta las filmaciones de las cámaras de “Los Abrojos” desde el día 3 de septiembre, cuando el ex presidente volvió al país, hasta el 10 de ese mismo mes, cuando se reunió con los jefes comunales de su partido. El magistrado no hizo lugar al pedido del fiscal respecto a las fechas de grabaciones de las cámaras.

Macri dejó trascender a través de varias fuentes que puede demostrarle a la Justicia que desde que volvió de Europa se realizó dos hisopados para saber si se había contagiado de Covid. Uno fue el mismo jueves 3 de septiembre, ni bien volvió a “Los Abrojos” desde el aeropuerto de Ezeiza. Y el otro se lo habría realizado a los siete días. La defensa de Macri podría presentar esas pruebas.

¿Para qué quería el fiscal Sica las grabaciones de “Los Abrojos” de una semana para atrás de la supuesta reunión “clandestina” que tuvo el ex presidente con los intendentes del PRO? Sus asesores creen, porque es realmente un hecho fáctico, que así se podría obtener la información sobre quiénes y cuándo visitaron a Macri en su quinta alejada de posibles indiscretos.

A eso le suman que en otra causa judicial que investiga la Justicia federal aun avanza el entrecruzamiento de 1.388 llamados que se hicieron desde el teléfono que usó siendo Presidente de la Nación. Esa medida intentó ser frenada por sus abogados varias veces.

Macri dejó trascender ahora otros hechos desconocidos que minaron su desconfianza con la Casa Rosada. Entre enero y marzo pasado, recibió varias alertas desde el Gobierno respecto a su custodia como ex mandatario.

Según el entorno de Macri, el número de agentes que lo cuidan a él y a su familia son de una cantidad moderada. Primero lo exaltó un hecho inesperado: su esposa Awada salió de una restaurante y se encontró de golpe con que la camioneta de su custodia ya no estaba. La habrían dejado entonces desprotegida. El propio Macri habría llamado a los policías que lo custodian (trabajadores que cumplen órdenes de superiores) que vuelvan de inmediato a buscar y custodiar a Awada, cosa que ocurrió.

La versión del entorno de Macri es que desde la Quinta de Olivos le insistían a la Policía Federal para quitarle alguna o las dos camionetas blindadas asignadas a su cuidado policial. Incluso Macri deja trascender una anécdota: una noche, enterado de que el Gobierno repetía que debía devolver al Estado esos vehículos, les pidió a sus custodias las llaves de las camionetas, y se fue a dormir con ellas para que no pudieran quitarle desde el Gobierno la movilidad de sus guardaespaldas. La ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, debió llamar a su sucesora en el cargo, Sabina Frederic, para pedirle que esos desacuerdos dejen de alterar el orden de la custodia de Macri. La versión oficial sobre el tema es que el ex presidente contaba con más cantidad de vehículos que el propio Presidente en ejercicio y por se buscó un equilibrio sobre esos móviles especialmente equipados para cuidados extremos de atacantes.

El asedio a “Los Abrojos”, para Macri, empezó hace varios meses. Y está seguro de que continuará por varios más.

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Ronaldo violated the coronavirus Protocol. An investigation is underway. Italian sports Minister on the departure of the player from Turin
Sports Director of Khimki about 2:0 with Rostov: We proved that we are a team and can win on the road
Jaka defeated Arsenal and Leicester did not create anything except the goal. We will try to take points from Manchester United
Pirlo about 1:1 with Verona: Juve do not need a slap in the face to Wake up and play intensely
Everton and Liverpool in the top 2 at the end of the round in the Premier League for the first time in 27 years
Arteta about 0:1 with Leicester: I Don't know why the hell our goal was canceled. It is difficult to create space when 10 people are sitting behind the ball line
Rodgers on 1-0 with Arsenal: Leicester deserved to win. Vardy is a world-class player