El presidente Alberto Fernández encabezó a través de una videoconferencia, la puesta en marcha del Hospital del Bicentenario en el partido bonaerense de Ituzaingó.

“Es una extraña sensación, porque la metáfora del olvido de cuatro años me da mucha pena”, dijo Fernández, pero agregó: “Me da mucha alegría de estar yo inaugurando algo que pensó Néstor, que ejecutó Cristina y que me toca a mi terminar”. “Me hace pensar: que buena idea que tuvimos cuando nos volvimos a unir, pensando en esos argentinos que en cuatro años de olvido se quedaron sin salud”, agregó.

Fernández se refirió al acuerdo por el canje de la deuda y dijo: "Si no hubiéramos corregido la deuda, deberíamos haber pagado 45 mil millones de dólares a nuestros acreedores. Eso hoy ya no existe". En esa línea planteó que "esos recurso que no estamos derivando al pago de la deuda son recursos que debemos dedicar a los olvidados de la Argentina". 

Incluyó en esa lista a los adultos mayores, que "parecen haberse convertido en una carga de la sociedad argentina y no lo son". "Una sociedad que se olvida de sus mayores es una sociedad espantosa", definió.

El mandatario estuvo acompañado por la directora Ejecutiva del PAMI, Luana Volnovich y el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, mientras que participaron desde Ituzaingó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el intendente local, Alberto Descalzo.

El hospital es el primero de la red pública en esa ciudad del conurbano oeste y sumará al sistema de salud 52 camas de internación. Además, contará con 21 respiradores e iniciará sus actividades como un centro sanitario cerrado para personas con covid-19.